Literatura

De Amor y desamor en la mitad del mundo

Laidi Fernández de Juan • La Habana, Cuba

La muestra del cuento ecuatoriano contemporáneo que la Editorial  Arte y Literatura pone a disposición del público en su colección Orbis, resalta entre otras publicaciones que vieron la luz en la Feria del Libro 2014. Con un atractivo diseño de cubierta a cargo de Lisvette Monnar, una alta calidad de papel, y un excelente trabajo de selección realizado por el escritor Raúl Vallejo, de Ecuador, Amor y desamor en la mitad del mundo es mucho más que una antología.

Imagen: La Jiribilla

Estamos en presencia de dos ejemplos literarios en uno, de dos tipos de trabajos reunidos entre dos solapas, lo cual enriquece mucho el valor del objeto-libro que ilustra, más allá de su aprendizaje elemental, cómo se está escribiendo lejos de nuestras fronteras, y sobre todo, cuál es la forma más didáctica de asumir la difícil tarea de seleccionar unos cuantos textos de entre muchos otros. La primera parte del trabajo (la más ardua) la lleva a cabo, con envidiable tino y criterio de selección, el escritor Raúl Vallejo, merecedor de importantes premios en su país y en el extranjero, quien  actualmente cumple funciones diplomáticas en Colombia.

Los cuentos, divididos en cuatro secciones llamadas Sonrisas después del festín; Obstinación de piel; Corazones de extraños designios; y Fiesta encendida de cuerpos, son presentados no solo por la insinuación de los  títulos de cada subdivisión, sino a través de la sapiencia y del exhaustivo análisis que de ellos realiza el antologador. Salvo destacar alguna que otra narración, poco queda por decir, gracias al estudio del que disfrutamos al leer el prefacio de este libro ejemplar. Aunque las edades de los autores y autoras de los 27 cuentos reunidos oscilan entre 22 y 88 años, la muestra seleccionada fue publicada entre el último cuarto de siglo pasado hasta años recientes, y es de destacar la altísima calidad literaria que muestran todos, tanto en temática como en limpieza narrativa; en economía de recursos y en el lenguaje utilizado.

Varios otros hilos conectan un cuento con otro, de modo que no se trata de un azaroso abanico muestrario, sino de una pensada selección. Así, abundan alusiones a otras manifestaciones artísticas como la música y el cine; en la inmensa mayoría se refleja muy poco del amor en su concepción más convencional y sí mucho de  su ¿contraparte?: la desdicha, la miseria humana, la traición, el desamor en fin, y casi todos los cuentos están narrados en primera persona. El lirismo, casi siempre desgarrador, abunda en las más de 200 páginas de Amor y desamor en la mitad del mundo, impregnándolo del tono de confesión que exige el tratamiento de estos temas. 

No comparto la opinión de que “la literatura erótica en la cuentística ecuatoriana de estos tiempos se presenta en toda su plenitud en este libro”, como se expresa en la nota de contraportada. No hay descripciones sexuales ni queda explícito el acto amatorio en estas narraciones espléndidas, y casi habría que añadir “por suerte”. Lejos de recrearse en la anatomía humana, en el camino de sus fluidos viscerales o en las pasiones que desata la desnudez más burda, esta selección muestra una exquisita y subliminal aproximación al amor y al desamor desde la delicadeza y el pudor; desde la finura y la elegancia: desde la Literatura con mayúscula. Tanto para el disfrute de una buena obra de arte como para aprender las distintas maneras de acercarse a sentimientos humanos que son imperecederos, Amor y desamor en la mitad del mundo es de una valía considerable, que no pasará inadvertida entre nuestro público lector.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato