Los rostros de La Edad de Oro

Martha Fuentes Lavaut • La Habana, Cuba

Algunos intelectuales de la época criticaron a Martí por emprender la publicación de La Edad de Oro, pues no entendían que a uno de los más notables escritores de Hispanoamérica le fuera posible derivarse hacia las necesidades de una obra para niños. Después de leer la revista tuvieron que reconocer el valor de la propuesta. Muchos elogios recibió, entre estos de Manuel Gutiérrez Nájera, Francisco Sellén, Enrique José Varona, quien escribe al respecto en el número dos de Revista Cubana, en agosto de 1889:

Es un periódico para los pequeños, que merece toda la atención de los grandes. Está muy bien impreso, muy bien escrito y mejor sentido. Lo redacta José Martí, que, en este primer número que tenemos a la vista, ha sabido adaptar maravillosamente su estilo vibrante y rico de color a la capacidad de los niños, y derramar los tesoros acumulados en sus vastas lecturas con abundancia y parsimonia a la vez. Será un periódico, instructivo, útil y ameno, provechoso a la par para la inteligencia y el corazón. No quisiéramos que faltase en ningún hogar cubano.[1]

La siguiente interrogante es: ¿Por qué con tan buen inicio sólo salieron publicados cuatro números, y sin embargo aún hoy la revista tiene actualidad? En carta a su amigo Manuel Mercado, del 26 de noviembre del propio año 1889, le confiesa respecto al rumbo que ha tomado La Edad de Oro que había salido de sus manos: ”a pesar del amor con que la comencé, porque, por creencia o por miedo de comercio, quería el editor que yo hablase del “temor de Dios”, y que el nombre de Dios, y no la tolerancia y el espíritu divino, estuvieran en todos los artículos e historias”[2]. Esto se contraponía con el conocimiento histórico que ya tenía Martí de la América y con su concepción de formación que se necesitaba lograr, por eso expone su preocupación en la misiva de referencia “¿Qué se ha de fundar así en tierras tan trabajadas por la intransigencia religiosa como las nuestras?”[3], finalmente se duele de lo ocurrido y le dice a su hermano Mercado: “Es la primera vez, a pesar de lo penoso de mi vida, que abandono lo que de veras emprendo”[4].

Imagen: La Jiribilla

El Apóstol es fiel a defender los principios con que había declarado se iba a desarrollar la entrega a los niños y que plantea concretamente en el último número redactado:

A los niños no se les ha de decir más que la verdad, y nadie debe decirles lo que no sepa que es como se lo está diciendo, porque luego los niños viven creyendo lo que les dijo el libro o el profesor, y trabajan y piensan como si eso fuera verdad, de modo que si sucede que era falso lo que les decían, ya les sale la vida equivocada, y no pueden ser felices con ese modo de pensar, ni saben como son las cosas de veras, ni pueden volver a ser niños, y empezar a aprenderlo todo de nuevo.[5]

Así deja de salir la revista en el propio año de su aparición 1889, tan escaso tiempo, tan pocos números y sin embargo ha arribado a nuestros días, pero más que eso, ha llegado a muchísimos lugares.

Casi podríamos asegurar que ha tenido el récord en publicaciones, reimpresiones, con ilustraciones originales, en blanco y negro, a color, sin ilustraciones, o con la presencia de la obra artística de nuevos creadores. Ha sido traducida a más de 13 idiomas, en cuentos sueltos, en selecciones, o en toda su extensión, con ediciones facsimilares o no, o sea que la variedad de la forma de presentación le ha permitido trascender y ser leída por un amplio espectro de público, no sólo el infantil al que también se le han ofertado versiones para colorear o versiones en miniatura.

A esta variedad de presentación dedicaremos el trabajo, pues consideramos es una de las vías que ha propiciado su trascendencia y actualidad.

Primeramente debemos analizar las ilustraciones de la salida original, pues fue con ellas que se publicó el número V de las Obras de Martí con una nota introductoria y edición de Gonzalo de Quesada y Aróstegui (1905).

Recordemos que la selección del color para la revista fue el azul pastel, con una misma portada para los diferentes números y en la portada trasera aparecían anuncios comerciales, que según varios investigadores también influyó en la determinación de Martí de no continuar la revista.

El sumario de cada número, además de informar lo que contiene, anuncia lo más importante y atractivo que se publicará en el próximo, la contraportada posterior mantiene en los cuatro números lo que pudiéramos llamar declaración de principios de la publicación de la revista de Recreo e instrucción dedicada a los niños de América.

Las ilustraciones originales seleccionadas por José Martí, en algunos casos, eran grabados que partían de obras pictóricas de autores destacados, como es el caso de la obra que se tituló así “La edad de oro” de Edward Magnus. O la reproducción del cuadro de Luis Bechi “Las hermanas floristas” que aparece en la página de presentación del segundo número.

También se emplearon grabados con composiciones inéditas de Adrien Marie, publicados en Nueva York, el primero en 1884, llevados al grabado por Dujardin y el segundo en París en 1889, éste, por libros artísticos de la compañía de editores H. Launette. Ambos fueron muy difundidos.

Ilustraciones divulgadas en publicaciones de la época, como es el caso de las realizadas por el también pintor Emile Bayard, catalogado por Martí de pintor “de orgullosa fuerza”[6], como por ejemplo su grabado “La danza del palo en Nueva Zelandia” que aparece en un artículo titulado “Viaje a Nueva Zelanda de Ferdinand de Hochstetter”, publicado en el libro Le tour du monde, presumiblemente de esta serie tomó otras ilustraciones. O de Alphonse de Neuville, a quien menciona en varios textos por la fuerza de sus representaciones en el tema de batallas militares fundamentalmente, también había ilustrado en 1870 la obra de Julio Verne Veinte mil leguas de viaje submarino.

No podía faltar la representación de artistas americanos como es el caso del mexicano Félix Parra que Martí elogia en reiteradas oportunidades, selecciona un cuadro que fue celebrado en la Exposición de Filadelfia y sobre él dice después de describir la obra: “La luz del alma y la luz de la naturaleza se unieron para hacer una maravilla de aquel cuadro. Esto lo hizo Parra, no ahora, que está en Europa, sino cuando no había salido de México, ni visto más que su cuarto de estudiante y los salones del museo”[7]

En la carta a Gonzalo de Quesada y Aróstegui de abril de 1895, considerada su testamento literario, él le da indicaciones a su amigo acerca del destino de su papelería. Respecto a su universal libro para niños le indica:”La Edad de Oro, o algo de ella sufriría reimpresión”[8], le organiza en lo fundamental seis volúmenes principales. Ante su desaparición física, Gonzalo de Quesada y Aróstegui, que había sido designado por el Apóstol como su albacea literario, tiene la tarea de publicar algunos textos que el propio Martí consideró importantes, entre ellos estaba La Edad de Oro, aunque no en su totalidad. Quesada, conociendo del significado e importancia de la obra martiana, recopiló la papelería del Maestro y se encomendó la tarea de publicar las Obras de Martí.

En 1905 gestiona en diversas editoriales varios volúmenes de las Obras de Martí[9] (será el antecedente de lo que posteriormente se publicaría como Obras Completas), el número V contiene íntegramente los cuatro números de la revista La Edad de Oro, con las ilustraciones originales, y con la edición y palabras introductorias de Gonzalo de Quesada se publica por la Casa Editrize Nazionale Roux e Viarengo, Roma,Torino. Es entonces la primera vez que se publica en formato de libro la revista ilustrada La Edad de Oro.

En distintos momentos posteriores la revista se publicó, ya sea íntegramente o en cuentos aislados, con ilustraciones en blanco y negro o sin ellas o con ilustraciones a color por diversas editoriales, en diferentes partes de América Latina: San José de Costa Rica, México, Montevideo, Buenos Aires, El Salvador. En Cuba La Edad de Oro tuvo en Gonzalo de Quesada y Miranda y Emilio Roig de Leuchsenring unos importantes impulsores para su publicación. A partir de 1959 se realizarán un gran número de publicaciones de esta revista en Cuba y el resto del mundo, la creación de nuevas editoriales, como Gente Nueva, la José Martí, el Centro de Estudios Martianos y la Oficina del Programa Martiano, le dan un nuevo impulso a la reimpresión de esta revista: edición facsimilar, en Braille y en otros idiomas, con nuevos artistas que se incorporan al empeño de la ilustración con nuevos aires.

La Edad de Oro se ha traducido íntegramente a cinco idiomas: búlgaro (1965, ilustraciones a color), Mongol (1982), rumano (1989, ilustración a color), portugués (2006, y en 2012 con por la Universidad de Bahía) y húngaro (edición bilingüe en el 2008), en inglés en 1988 se ilustraron 11 volúmenes, presentados en un cofre de cartón de 7,2x 8,3 cm

Diferentes cuentos en distintos formatos y en forma de folletos separados por lo general, se han traducido a más de 12 idiomas (italiano, guaraní, inglés, alemán, estoniano, holandés, ucraniano, portugués, ruso, francés, griego, gallego), de ellos, haciendo un rápido conteo, los cuentos más traducidos han sido: “Bebé y el Sr. Don Pomposo”, “Nené Traviesa” y “Meñique” (siete veces), “La muñeca negra”, y “El camarón encantado” (seis veces), “Tres Héroes”, “Historia de la cuchara y el tenedor” y “La  historia del hombre contada por sus casas” (cinco veces). “Las ruinas indias”, “Los dos ruiseñores” y “Cuentos de elefantes” han sido traducidos a cuatro idiomas, mientras que el  “El padre Las Casas” y “Un paseo por la tierra de los anamitas” se ha vertido al holandés.

Detengámonos en las ilustraciones realizadas a partir de 1959, para el disfrute de grandes y chicos en diferentes latitudes:

En 1962 se publica completa La Edad de Oro en La Habana, por la Editora Juvenil de la Editorial Nacional de Cuba con ilustraciones a todo color, que difieren notablemente de las anteriores, con formato de un libro convencional más grande, de carátula dura, ilustra escenas que se relatan en las historias contadas, la técnica de la aguada y gran colorido le dan frescura al texto casi centenario. El ilustrador es Alberto Mestre.

Aparecen en 1984 por la editorial José Martí, para ediciones en Lengua Extranjera libros para colorear con textos en inglés e italiano, son finos folletos de cuentos individuales, con un formato más grande que el original que se retomará posteriormente en la traducción en ruso de 1986, pero ya con las ilustraciones interiores a color, con brillantes colores trabajados a planos, más cercanas a dibujos infantiles y se incorporan elementos simbólicos de la cultura que representan. Marcan el sello editorial de esa colección en los tres casos una cubierta a color, con un elemento de diseño único, al que se le aplican variantes, ya sea incorporando en el diseño matriz alguna ilustración referida al cuento trabajado o manteniendo el diseño que identifica esta colección. En estos casos las ilustraciones y diseño se los debemos a Modesto Braulio.

En inglés hay una reimpresión en 1994, de la casa editora José Martí y el Instituto Cubano del Libro para publicaciones en lenguas extranjeras, un fondo azul pastel identifica la cubierta en la que se respeta la ilustración de la primera página del número en que se encuentra el cuento publicado en algunas ocasiones, pero en los interiores las ilustraciones son más afines a las de los cuentos infantiles contemporáneos y con colores planos retomando las ilustraciones de la edición de 1984, pero recordando el tamaño de la revista original, también las ilustraciones y diseño son de Modesto Braulio.

La casa editorial José Martí debido al empeño de Edizione Symergon, Bologna y en coordinación con el Instituto Cubano del Libro en La Habana (1993) traduce al italiano varios textos de esta revista infantil que se publican en folletos apartes, con ilustraciones a color. La traducción estuvo a cargo de Laura Grange. Fueron traducidas las poesías, los cuentos originales de Martí: “La muñeca negra”, “Bebé y el Sr. Don Pomposo”, “Nené traviesa”, la versión martiana del cuento francés: “Meñique” y su artículo: “Tres Héroes”. Esta colección tiene un nuevo formato más pequeño, en su cubierta se tiene en cuenta la simbología del pensamiento martiano con mucho colorido y movimiento en una composición de arte contemporáneo.

La Editorial Gente Nueva, dedicada a jóvenes y niños, desempeñó un importante papel en la divulgación de la revista centenaria, presenta varios formatos editoriales como plaquets, en cuentos individuales, una selección de relatos, o poesías con nuevas ilustraciones tanto en la portada como en el interior. En el centenario de la revista hace una edición facsimilar, por primera vez en sus cuatro números por separados, con nota introductoria de Luis Toledo Sande, en la que agradece la estrecha colaboración brindada por la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado y el Centro de Estudios Martianos.

En el 2001 publica Los dos príncipes, con nuevo diseño de cubierta a color y las ilustraciones que enriquecen el texto poético en blanco y negro de Yonniel Suárez y diseño de María Elena Cicard. Relatos de La Edad de Oro en el 2003, con la misma diseñadora y las ilustraciones de Alberto Figueroa Travieso es una selección de cuentos con cubierta y contracubierta a color y una nueva composición con elementos referenciales de los temas de los cuentos tratados. Cuentos independientes también son ilustrados en la cubierta y contracubierta a tenor de la narración con colorido y las ilustraciones interiores en blanco y negro, como es el caso por ejemplo de “Las ruinas indias”. De la sexta edición completa (2006) de La Edad de Oro realizada por Gente Nueva, se nutrió la Editorial Pueblo y Educación en el 2009 para la publicación del texto con las ilustraciones originales, en el interior, incluye una portada y portadilla nueva, pues la cubierta es sencilla, en blanco y negro con una imagen de Nené traviesa que ha caracterizado los eventos internacionales del Ministerio de Educación, con un formato más pequeño que el formato original de la revista. Este es el libro que se les entregaba a los niños al culminar la enseñanza primaria con una dedicatoria de nuestro Comandante Fidel Castro.

Las editoriales provinciales también hicieron lo suyo: La Editorial Oriente publicó una serie de cuentos independientes en la que el diseño y la composición estuvo a cargo de la laureada artista santiaguera Martha Mosquera, en el que las ilustraciones adquieren mayor importancia ocupando gran parte de la página y rompe con la concepción tradicional de ilustración colateral, el texto forma parte integrante de la composición, la cubierta es a color también.

Ediciones Mecenas de Cienfuegos, en el 2000, publica las poesías de la revista en su colección Meñique, ilustrada por Alberto García y la edición y el diseño de Isel Romero y René Coyra. En la cubierta presenta una nueva composición con elementos de la original: angelitos, pergamino, cortina, guirnaldas con nuevo diseño. Los poemas tienen las ilustraciones en blanco y negro como apoyo visual al texto.

El Centro de Estudios Martianos nos ha hecho entregas diversas: por contenido, información añadida, formato, e ilustraciones:

En 1997, con una segunda edición en 1989, con las ilustraciones originales, cambiándole la cubierta el Centro de Estudios Martianos y Letras Cubanas editan un lujoso libro con diseño de Humberto Peña con La Edad de Oro en su totalidad. En la portadilla a color se hace una composición usando el marco de la revista original y en el centro se le añade la foto de Martí con María Mantilla en blanco y negro. Así el referente de la niña María forma parte de una visión y memoria histórica conocida por el lector cubano y refuerza el sentido del texto.

Inició la serie de Edición Crítica de los cuentos con estudios valorativos y notas. En el 2001 se publicaron: La exposición de Paris con un estudio y valoración de Salvador Arias y El padre Las Casas con igual procedimiento de Ana Cairo, en el 2004 se publica con el estudio realizado por Elina Miranda Cancela La Ilíada, de Homero. En las mismas, a excepción de “El padre Las Casas” en la que se emplea la reproducción a color del cuadro original del artista mexicano Parra, tanto La Exposición de París como La Ilíada, de Homero, componen un nuevo diseño a partir del uso de imagen visual referente al tema. Marca visualmente esta edición crítica el encuadre de la ilustración de cubierta en un marco a color para reforzar el contraste cromático.

En el 2003, junto con la Casa Editorial Imágenes, presenta dos títulos, que por sus cubiertas, parecen formar parte de una colección, pequeño formato, ambos son a partir de una selección de cuentos, la edición corre a cargo de Imeldo Álvarez y las ilustraciones y cubierta de Blanquito: el primero bajo el título de Cuentos para niños, y la otra selección de cuentos titulada Contar la Historia, ambas con un nuevo diseño de cubierta que se componen con elementos representativos de los cuentos seleccionados y la figura de José Martí, se ilustra la portada, la portadilla y el índice. Se destaca el uso de una letra capitular, una tipografía que destaca el título de los cuentos con una pequeña viñeta representativa de los elementos culturales presentes en la selección de cuentos publicada, las ilustraciones interiores son en blanco y negro con gran preponderancia del trabajo a líneas.

Cuentos o relatos independientes aparecerán con nuevas ilustraciones, generalmente a color, en la portadilla se recompone la cubierta original de la revista a color y una foto de José Martí en el centro. En el 2005  Músicos, poetas y pintores, en la que se emplean las ilustraciones originales a color, y La Ilíada, de Homero con diseño y cubierta de Ernesto Joan, ilustraciones a color y la realización y composición de Eduardo A. González y Luisa Ma. González, como parte de las ilustraciones se seleccionan algunas de las originales, se llevan al color y se recomponen en una nueva composición que dinamiza la historia contada, la cubierta también es a color con la recreación de un tema griego.

Una edición de lujo lleva a cabo el Centro de Estudios Martianos en el 2010, con la colección Corcel, toda a color, como primera reimpresión de la realizada en el 2002 retomando la composición del texto a dos columnas como en el original, en formato más grande al igual que la tipografía que tiene un puntaje superior, las ilustraciones originales a color, iluminadas al igual que las viñetas, letras capitulares coloreadas y el reforzamiento de algunos textos con un recuadro que le aporta colorido y elegancia a esta edición. Se le incorporaron además las cubiertas y contraportadas con sus correspondientes reversos de cada número, una concepción con criterios modernos de manera que como dice en la presentación que le incorpora el Centro de Estudios Martianos a esta edición: “Se pone así en manos de los lectores, fundamentalmente de niñas, niños y jóvenes, una forma funcional que dinamice la lectura, sin prescindir de elementos esenciales de los cuatro números de La Edad de Oro”. La edición estuvo a cargo de Imeldo Álvarez, el diseño y cubierta de Ernesto Joan y la realización y composición de Eduardo A. González Hernández.

La Oficina del Programa Martiano, con “Nota a la presente edición” del Centro de Estudios Martianos en el 2000, tuvo como primera publicación realizada en la imprenta de la Oficina del Programa Martiano el juego de los cuatro números, sin llegar a ser una edición facsimilar, sino más pequeñas que el formato original. Se matizó con cubiertas de diferentes colores: blanco, verde y azul en los tonos pastel y amarillo para el cuarto número, que se presentaron en un estuche con la cubierta original a color. Se utilizan las ilustraciones originales en blanco y negro. Quizá la intención consistía en la idea de un estuche que llamara la atención al lector y provocara placer al ponerse en contacto con el formato original de la revista.

En general, La Edad de Oro se ha ido enriqueciendo poco a poco con las concepciones de los ilustradores, por mencionar a algunos: Raúl Martínez y Yamil Suárez, los estilos propios de cada uno de ellos y las posibilidades editoriales en distintos lugares que han contribuido a mantener esta revista tan fresca y juvenil como el primer día.

La colección Los grandes para los chicos, de las Ediciones Colihue SRL, en Buenos Aires, Argentina, 2004, incorpora nueva ilustración a color en la cubierta y dibujos en blanco y negro en el interior con un curioso uso de la línea, que permite a los lectores hacer ejercicio de completamiento visual de la figura, y los motiva a la actividad creadora y reflexiva. Son libros de pequeño formato que atraen con la ilustración infantil de la cubierta. Su ilustrador es el artista Sanyú, y al inicio del primer cuento aparece una pequeña caricatura de José Martí de la autoría de Rep.

Igual que Martí en su momento de creación seleccionó las ilustraciones que completaban su intención de aportar conocimiento y entretenimiento a los niños de América, las nuevas editoriales que la han asumido han incorporado con nuevos estilos artísticos su aporte a esta concepción.

Si bien el contenido expresado a través de mensajes intencionados es el mismo, ya sea en la presentación del texto íntegro o alguna parte de él y mantiene su formidable tratamiento lingüístico-literario e imaginativo apropiado para el propósito esencial formativo de La Edad de Oro. El movimiento de ilustraciones y formatos ha desempeñado un rol importante para la decodificación atractiva del texto.

Sea La Edad de Oro un continium para los lectores en su enriquecimiento espiritual personal, tanto en Cuba como en otros países. La intencionalidad del Apóstol mantiene una vigencia extraordinaria en los momentos actuales. Globalizarla es la recomendación del presente texto, siempre bajo la consideración de tener en cuenta los necesarios cambios de formato y actualización de imágenes y diseño en su recorrido por el mundo.


Bibliografía:
Almendro, Herminio: A propósito de La Edad de Oro. Notas sobre literatura infantil, Instituto Cubano del Libro, La Habana, 1972.
Arias, Salvador: Un proyecto martiano esencial: La Edad de Oro, Centro de Estudios Martianos, La Habana, 2012.
__________Selección y prólogo: Acerca de La Edad de Oro, Centro de Estudios Martianos, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 1980.
Escobar Valenzuela, Gustavo: Reflexiones sobre La Edad de Oro, de José Martí. Anuario del Centro de Estudios Martianos, La Habana No 13/ 1990, p. 32-47.
Fernández Retamar, Roberto: Introducción a José Martí, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 2006.
Gallego Alfonso, Emilia: Por qué y para quién se escribe La Edad de Oro. Editorial Academia, La Habana, 1999.
García  Ronda, Denia : Acerca  de  La  Edad  de  Oro, un  buen  regalo  por  el  centenario, Anuario del Centro de Estudios Martianos, La Habana, No 13/ 1990, p. 417-420
Herrera Moreno, Alejandro: Análisis comparativo entre “Niños famosos” y “Músicos, poetas y pintores’ Anuario del Centro de Estudios Martianos, La Habana No. 12/1989, p. 235-247.
Martí, José: La Edad de Oro, edición facsimilar, Editorial Abril, La Habana, 1899.
________: Madrazo, en Obras Completas, Editorial Nacional de Cuba, La Habana, t 15,1964    
________: Sección Constante, en Obras Completas, Editorial Nacional de Cuba, La Habana, t. 23, 1965
Serra, Mariana: La esperanza del mundo La Edad de Oro y la construcción de una ética y una cultura ambiental, Publicaciones Acuario, Centro Félix Varela, La Habana, 2007.
Vitier Cintio: Vida y obra del Apóstol José Martí, Edición Especial, Centro de Estudios Martianos, La Habana, 2004.
 
ANEXO:
Publicaciones consultadas por fecha de publicación:
José Martí: Obras de Martí, Introducción y edición de Gonzalo de Quesada de Aróstegui, Volumen V, Casa Editrize Nazionale, Roux e Viarengo, Roma- Torino, 1905.
______: Obras Completas, edición conmemorativa del cincuentenario de su muerte, Volumen II, Editorial Lex, La Habana, 1946.
______: La Edad de Oro, Editora Juvenil, Editorial Nacional de Cuba, La Habana, 1962.
______: La Edad de Oro, Edición Facsimilar, Editorial Gente Nueva, La Habana, 1989.
______: HISTÓRIA DA COLHER E DO GARFO, livros para colorir, Editorial José Martí, Publicación en Lenguas Extranjeras, La Habana, 1984.
______: BÉBÉ E O SENHOR DOM POMPOSO, livros para colorir, Editorial José Martí, Publicación en Lenguas Extranjeras, La Habana, 1984.
______: A HISTÓRIA DO HOMEM, CONTADA PELA SUAS CASAS, livros para colorir, Editorial José Martí, Publicación en Lenguas Extranjeras, La Habana, 1984.
_______: THE TWO NIGHTINGALES, José Martí Publishing House, Foreing Language, La Habana, 1984.
______: THREE HEROES, José Martí Publishing House, Foreing Language, La Habana, 1984.
______: THE MAGIC SHIRMP, José Martí Publishing House, Foreing Language, La Habana, 1984.
______: THE STORY OF SPOOMS AND FORKS, José Martí Publishing House, Foreing Language, La Habana, 1984.
______: NAUGHTY NENÉ, José Martí Publishing House, Foreing Language, La Habana, 1984.
______: THE INDIAN RUINS, José Martí Publishing House, Foreing Language, La Habana, 1984.
______: Los dos ruiseñores (en ruso) Editorial José Martí, Instituto Cubano del Libro, Publicaciones en Lenguas Extranjeras, La Habana, 1986.
______: La historia del hombre, contada por sus casas (en ruso), Editorial José Martí, Instituto Cubano del Libro, Publicaciones en Lenguas Extranjeras, La Habana, 1986.
______: Meñique (en ruso), Editorial José Martí, Instituto Cubano del Libro, Publicaciones en Lenguas Extranjeras, La Habana, 1986.
______: Historia de elefantes (en ruso), Editorial José Martí, Instituto Cubano del Libro, Publicaciones en Lenguas Extranjeras, La Habana, 1986.
______: Tres Héroes (en ruso), Editorial José Martí, Instituto Cubano del Libro, Publicaciones en Lenguas Extranjeras, La Habana, 1986.
______: El camarón encantado (en ruso), Editorial José Martí, Instituto Cubano del Libro, Publicaciones en Lenguas Extranjeras, La Habana, 1986.
______: La muñeca negra (en ruso), Editorial José Martí, Instituto Cubano del Libro, Publicaciones en Lenguas Extranjeras, La Habana, 1986.
______: Las ruinas indias (en ruso), Editorial José Martí, Instituto Cubano del Libro, Publicaciones en Lenguas Extranjeras, La Habana, 1986.
______: Poesia, serie L´ Etá D´ Oro, Instituto Cubano del Libro y Edizione Symergon, Bologna, 1993.
______: The Two Nightingales, Editorial José Martí, Instituto Cubano del Libro, Publicaciones en Lenguas Extranjeras, La Habana, 1994.
_____: Three Heroes, Editorial José Martí, Instituto Cubano del Libro, Publicaciones en Lenguas Extranjeras, La Habana, 1994.
_____: The Magic Shirmp, Editorial José Martí, Instituto Cubano del Libro, Publicaciones en Lenguas Extranjeras, La Habana, 1994.
______: The Story of Spooms and Forks, Editorial José Martí, Instituto Cubano del Libro, Publicaciones en Lenguas Extranjeras, La Habana, 1994.
______: Naughty Nené, Editorial José Martí, Instituto Cubano del Libro, Publicaciones en Lenguas Extranjeras, La Habana, 1994.
______: Stories About Elephants, Editorial José Martí, Instituto Cubano del Libro, Publicaciones en Lenguas Extranjeras, La Habana, 1994.
______: The History of Man Told by Way of His House, Editorial José Martí, Instituto Cubano del Libro, Publicaciones en Lenguas Extranjeras, La Habana, 1994.
______: Little Finger, Editorial José Martí, Instituto Cubano del Libro, Publicaciones en Lenguas Extranjeras, La Habana, 1994.
______ :The Indian Ruins, Editorial José Martí, Instituto Cubano del Libro, Publicaciones en Lenguas Extranjeras, La Habana, 1994.
______: Bebé y el Señor Don Pomposo, Editorial Oriente, Santiago de Cuba, 1999.
______: La Edad de Oro, Poesías, Ediciones Mecenas, Colección Meñique, Cienfuegos, 2000.
______: La Edad de Oro, OPM y CEM, La Habana, 2000.
______: Los dos príncipes, Editorial Gente Nueva, La Habana, 2001.
Salvador Arias, investigación, presentación, estudio valorativo y notas: La exposición de Paris, Edición Crítica, Centro de Estudios Martianos, La Habana, 2001.
Ana Cairo, investigación, presentación, estudio valorativo y notas: El Padre Las Casas, Edición Crítica, Centro de Estudios Martianos, La Habana, 2001.
José Martí: Contar la historia, textos tomados de La Edad de Oro, Centro de Estudios Martianos y Editorial Imágenes, La Habana, 2003.
_____: Cuentos para niños, textos tomados de La Edad de Oro, Centro de Estudios Martianos y Editorial Imágenes, La Habana, 2003.
_____: Relatos de la Edad de Oro, selección, Editorial Gente Nueva, 2003.
Elina Miranda Cancela, investigación, presentación, estudio valorativo y notas: La Ilíada, de Homero, Edición Crítica, Centro de Estudios Martianos, La Habana, 2004.
José Martí: La muñeca negra, Ediciones Colihue. SRL, colección Los grandes para los chicos, Argentina, Buenos Aires, 2004.
_______: La Ilíada, de Homero, textos tomados de La Edad de Oro Centro de Estudios Martianos, La Habana, 2005.
_______: Músicos, poetas y pintores, textos tomados de La Edad de Oro, Centro de Estudios Martianos, La Habana, 2005.
_______: La Edad de Oro, Editorial Pueblo y Educación, La Habana, 2009.
_______: La Edad de Oro, Centro de Estudios Martianos, colección Corcel, La Habana, 2010.
_______: Las ruinas indias, Editorial Gente Nueva, Biblioteca Escolar, La Habana, s/f.
_______: Cuentos de La Edad de Oro, selección, Editorial Gente Nueva, La Habana, s/f.
_______: Meñique, Ediciones Palma Soriano, s/f.
_______: El camarón encantado, s/e, s/l, s/f.

 
[1]  Salvador Arias (selección y prólogo): Acerca de La Edad de Oro, p.45.
[2] José Martí: Carta a Manuel Mercado, en Acerca de la Edad de Oro, p. 36
[3] Idem.
[4] idem
[5] José Martí: “La Edad de Oro”, p. 126
[6] José Martí: Madrazo, p.150.
[7] José Martí: Sección Constante, p.222
[8] Carta a Gonzalo de Quesada, abril de 1895, p.
[9] De estas Obras de Martí, editadas por  Gonzalo de Quesada y Aróstegui  se publican 15 números, en el tomo II aclara que esta recopilación no era más que” guía  para posteriores y perdurables ediciones”,así hasta 1913 había logrado editar 11 volúmenes, el número XV queda inconcluso al fallecer Quesada y Aróstegui  el 9 de enero de 1915 en Berlín donde se desempeñaba como Ministro de Cuba, su esposa Angelina Miranda lo publica y más tarde Gonzalo de Quesada y Miranda, quien continúa la tarea del padre,  incorpora el volumen XVI con versos inéditos del Maestro, que tituló Flores del destierro. No es hasta que se funda la Editorial Trópico que se pueden publicar las obras Completas de José Martí, bajo la dirección de Gonzalo de Quesada y Miranda, con 74 tomos, publicados entre el 25 de julio de 1936 y el 31 de diciembre de 1949, impresos todos en los talleres de Seoane, Fernández y Cia, en La Habana. La Editorial Lex, en La Habana realiza una edición de las conmemorativa por el cincuentenario de su muerte y en el Volumen II incluyen a La Edad de Oro, esta edición tiene prólogo y síntesis biográfica de M. Isidro Méndez y Nota preliminar y Epílogo “Espíritu” de Martí por  Mariano Sánchez Roca. En 1962, el Gobierno Revolucionario encargó al Consejo Nacional de Cultura, a la Editorial Nacional de Cuba y al Consejo Nacional de Universidades la edición oficial de las Obras Completas.

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato