Sueños y despertares en mayo
de Roberto Fernández

Rubén Darío Salazar • La Habana, Cuba
Miércoles, 28 de Mayo y 2014 (10:46 am)
Fotos: Cortesía del autor
 

Roberto nació en mayo y en ese propio mes quedó dormido para siempre el pasado día 25. Lo primero que salta en mi memoria de Roberto Fernández Acosta es su peculiar manera de hablar, una voz clara y recta. Dicen algunos que era refunfuñón y peleonero, yo solo conocí su singular ironía y la retentiva poderosa de su mente para evocar sucesos y recuerdos pasados. Serví de puente entre él y Zenén Calero, en los años 90, para que ambos hicieran Román y Julieta, de Oscar Von Pfhull, un autor latinoamericano que conocía muy bien, pues de él también llevó a escena, con mucho éxito, Don Chicote Mula Manca y su fiel escudero Ze Chupanza. Fue un director correcto, de un gusto refinado; solo baste recordar su tierna concepción de