Nacen peces en La Habana (+ Fotos)

Maylin Guerrero Ocaña • La Habana, Cuba
Miércoles, 28 de Mayo y 2014 (11:03 am)
Fotos de la autora
 

A La Habana le han nacido peces. Pero no son peces comunes y corrientes. No necesitan del mar para sobrevivir, y la masa corporal que los sustenta puede enfrentar sin ningún riesgo los más fieros temporales. Los peces del artista francés Mauro Corda pueden verse meciéndose en el viento, justo al frente del capitalino Colegio de San Gerónimo, y están hechos de aluminio inoxidable.

Imagen: La Jiribilla

Son cinco impresionantes esculturas de diferentes especies marinas que se exponen como parte de la muestra Océano, un homenaje que Corda le brinda a la vida que tiene lugar en las profundidades del mar, al mismo tiempo que resulta un llamado de atención al público de lo importante que resulta cuidar el medio ambiente marino.

Durante los próximos tres meses, quienes visitan esta zona de la Habana Vieja podrán admirar la majestuosidad de los peces reproducidos a gran escala, y si lo desean tomarse fotografías junto a las esculturas. Llegando desde la calle Obispo el que primero recibe a las personas es el tiburón. Luego le siguen el pez erizo, el atún, la barracuda y el pez espada.

Todas las figuras intentan ser un simple y sencillo reflejo de parte de la realidad acuática, y se logra bastante gracias a la experiencia que tiene acumulada el artista francés en el trabajo con soportes tales como el bronce, su fundición con aluminio e hierro, mármol, terracota, vidrio policromado, plomo y resina.

Imagen: La Jiribilla

No es la primera vez que la obra escultórica de Mauro Corda visita la Isla. En mayo del 2012 los cubanos tuvimos la oportunidad de disfrutar de su exposición La indiferencia, que acogió la galería de la Biblioteca Pública Rubén Martínez Villena, como parte de las actividades colaterales de la XI Bienal de La Habana.  Sin embargo, esta vez no es la muerte el eje temático que guía la propuesta artística de Océano, sino la vida que existe más allá de la superficie terrestre. Es el arte que clama por la necesidad de cuidar las riquezas que esconden a menudo los mares, y puedan ser disfrutadas por las generaciones futuras.  

Imagen: La Jiribilla

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato