Selección de poemas

Canto de Amor o Poema a Dios

Me insiste el alma, a que te haga una poesía
A ti, que tejes rosas en las manos
A ti, que tejes lirios azucenas
A ti que del cristal haces rocío.
Pretende que te cante con los dedos
Los versos que a ti nadie te ha cantado
A ti que del verdor has hecho plantas
A ti que creas todo con tu aliento.
¡Oh Dios!, ¡Cuento yo dios lo he intentado!
Mas? cuando surge el verso en lo profundo
Mis dedos se detienen temerosos
Porque tu infinidad los ha cohibido.
  Y es qué como decir al poderoso
Al autor de la tierra de los cielos
Al autor de los mares, de los ríos
Al autor de la luna y las estrellas.
¡Cómo!, ¡Como decirle algo a la musa!
¡Cómo decirle algo al mismo verbo!
¡Cómo crear  lo hecho, alumbrar la luz!
¡Cómo hablarle de amor al amor mismo!.
Por su insistencia yo busqué en los libros,
Vestigios de una nueva escritura
Y busqué en el suspiro de la brisa
La voz y el sentimiento de tu huella.
Busqué en el verdor de la campiña
En el azul el mar en el del cielo
En el fulgor del sol más esplendente
Y en la inquietud del viento peregrino.
Busque en la palabra libre abierta
Y anhele lo imposible yo con ella
¡Qué vano y hondo anhelo de mi parte
Querer poder hablar como habla el señor.
Y al comprender lo inútil de mi ansia
Y al constatar lo hermoso de mi anhelo
Un ave se escapo de su misterio
E irrigándome el alma con sus alas.
Le puse en cada filo a la misma
Solo ama. Es lo que Él pide
Y volvió al cielo.

Romance fluvial

Cuenca hidrográfica norte
Cuenca hidrográfica sur
¡Oh rey de la zona sur
¡Oh rey de la zona norte
Que ansían ser el consorte
De quien los ha hechizado
¡Gran Amazonas!!  Reinado
Niñeces de marañón
Gigantesco corazón
Que al equinoccio ha tocado

Amazonas que te expandes
Desgobernado y tortuoso
Y avanzas como un coloso
Desde nieve de los andes
Rompiendo enigmas grandes
De la selva que ha tu paso
No te inclina el verde raso
De su trono de misterio
Y a ti enamorado serio
De la mar, no te abre paso.
Mas la ruta no has perdido
Alegre lleno de amor
Bebiéndote el sin sabor
De lo que t es prohibido
Avanzas firme  aunque herido
Por la selva que alevosa
Tuerce tus aguas rabiosas
Obstaculiza tu andar
Para llegar a la mar
Y convertirla en tu esposa.

Incitado por la pena
Distancia que te separa
La cercanía preclara
De la mar, no te es ajena
Deslumbras febril la escena
Con tu reina sin igual
Y en un hermoso ritual
Por el camino emprendido
Flor de azahar conmovido
Pones para ella en tu ojal

Subyugas plata, en tu andar
Multitudes de vasallos
Se adhieren a ti sin fallos
Tras tu primer avatar
Rio rey que en tu bregar
Galante, conquistador
Llevas en tu alma una flor
En ti nunca desojada
Para entregar a tu amada
Mar, como prenda de amor

¡Anfibia ruta sureña
Gran camino de ilusión
Perenne y bella canción
De un rio plata que suena
Tus aguas cual viva enseña
Trópico y polo han besado
Y entre tu enorme legado
Fluvial, ciclópeo gigante
Paraná y Uruguay en constante
Ante tu ser se ha postrado

Y así con un trueno bajas
A latitudes templadas
Te viertes en llamaradas
Y todo tu ser encajas
Sin que se originen bajas
En tu cuerpo legendario
Que das al más grande estuario
Verde azul  de la gran mar
Y ya en tu oceánico andar
Eriges a ella en un santuario

Mas... qué pensara la mar
¿que pensara de ambos ríos?
Diferentes albedríos
Y con el mismo soñar
De quererla conquistar
De ceñirle su corona
Sin preguntarle, si entona,
Su sencillez en su ser
Que es libre como el nacer
De la vida, que dios dona

?Les diré que amo el palmar
Y el vuelo de la paloma,
Amo el sol cuando se asoma
Y el hermoso susurrar
De la brisa. Y el cantar
Del sinsonte por la loma
¡Amo la tierra a su estar!
  Y aunque me tildan de egola
Amo al Everest su estola
Verde como hoy mi mirar

También amo yo al Zorzal
¡Hermoso divo que empina
Desde un gran monte o colina
  Un hermoso madrigal!
Amo al azul celestial
  Donde mora el ser divino
De Dios, y bebo del vino
Y el pan en ceremonial
Eucarístico ritual
¡De Cristo Rey! Que a mi vino

Pero no puedo negar
¡Que los amo bellos ríos!
Me encanta su murmurio
Su fidelidad al amar
Gemelos son en su andar
Buscando mi aceptación
Y en esta fiesta, gran don
Que es para mí la presencia
  De ambos le hago a conciencia
Mi verde azul corazón.

Tarde por tarde

Me he sentado aquí sola
A pensar un momento
Desde hace que tiempo él porque estoy así
¿El porqué es que te amo?
¿El porqué no te olvido?
¿El porqué? Esa palabra no se adueña de mí.

Me he sentado aquí sola a pensar
Y el silencio, cómplice del momento.
No me deja decir: a la gente que pasa
Y su mente a mi mente
Le pregunta curiosa
Lo que pasa por mí.

Y mi cuerpo se hace, un ovillo en el banco
Y yo ignoro a la gente, que pasa frente a mí.
Mientras mi alma. A ese ovillo, que se hizo mi cuerpo
Va envolviendo en su ente, mis recuerdos febril

Y las tardes se mueren? melancólicamente
Y el olvido no quiere adueñarse de mí
Y mi cuerpo se hace mas ovillo en el banco
Donde tarde por tarde
Esperaba por ti

El viento y yo

Llame un día al viento del camino
Al viento ese que ayuda,
Al mensajero.
Y cuando se llego donde yo estaba
Llorando le conté de mis anhelos

Se fue..., rompiendo nubes en sus giros
Buscándote con profundo denuedo
Te pregunto al hallarte si me amabas
Y tú le respondiste, si la quiero

Volvió, bailando alegre y cadencioso
Cantando una canción de amor eterno
Y tras dejar tus besos en mis labios
Se fue.  Rompiendo nubes, el de nuevo.

 

Ni tú, ni aquel

Ni tú. Ni aquel
Aquí está él
El que me amo toda la vida
Quien desde niño
Pretendió llenar mi corazón

Ni tú, ni aquel
Aquí está él
Quien desde el aula me miraba
Llorando fuego su mirada
El rojo fuego del amor

Ni tú, ni aquel
Tan solo él
Aquel  se hizo nada cual la espuma
Se volvió éter, se disolvió como una nube
Igual que humo.
Desapareció
Así cesó
El gran fragor, que me tenía desde la adolescencia
El alma cautiva y perturbaba mi razón

Ni tú, ni aquel
Aquel se fue, entre las de una enlutada golondrina.
Y tú
Tú fuiste menos que una nube
Y él se quedó

 

Especial para La Jiribilla

Gloria María Elútil Delgado: escritora cubana. Nació el 4 de abril de 1946, en Yaguajay, provincia Sancti Spíritus. Fue miembro de la Brigada  Hermanos Saiz, hoy Asociación Hermanos Saiz. Ya en esta fue seleccionada junto a otra brigadista de Mayajigua a las actividades  del 110 aniversario de la Quema Simbólica de Bayamo. Residió en La Habana por un tiempo. Formó parte del taller literario Plaza de La Revolución, donde obtuvo en un encuentro en el mismo el primer premio en poesía, posteriormente en un encuentro de talleres literarios celebrado en La  Habana, obtuve premio en poesía infantil. También participó de forma activa en actividades en el Museo Napoleónico de esa capital y un poema suyo fue leído en un programa de radio llamado en ese entonces (Esta Humanidad) por la extinta actriz Hilda Saavedra. Finalmente participó en el 2002, invitada por La Casa de Las  Américas a las actividades de premiación de la misma. Actualmente forma parte del taller literario de Yaguajay.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato