Ángulos históricos de la fotografía

Ramón Cabrales Rosabal • La Habana, Cuba
Imágenes de Archivo

He captado la luz, he detenido su vuelo”. Esta frase, de Daguerre, puede ser una adecuada definición de lo que hace dos siglos era una fotografía. Sin embargo, con el paso de los años muchas cosas han cambiado y, entre ellas, todo lo relacionado con la actividad fotográfica: nuevas cámaras, nuevos elementos a los que continuamente se incorporan las más avanzadas tecnologías, fotógrafos con nuevas ideas y conceptos... en definitiva, aquello que ha favorecido, además de la subsistencia de esta labor tan creativa, su evolución hasta el punto de situarla en un lugar incuestionable dentro del mundo del arte y la comunicación, y sobre todo cada vez más dentro de la propia sociedad, a pesar de que en sus primeros pasos la mezcla de arte y técnica afectó de manera negativa a la fotografía. Pero ahora más que nunca, en la imagen se sustenta uno de los pilares fundamentales de la sociedad actual, la comunicación, quizás porque, como dijo Gersheim: “La fotografía es la única lengua comprendida en el mundo entero”.

Imagen: La Jiribilla

La fotografía ha experimentado una importante evolución, frecuentemente atribuida al desarrollo de la ciencia y a las nuevas técnicas. Sin embargo, no hay que olvidar la función primordial de los hombres que han investigado y desarrollado su labor en este campo y que, de forma individual o en grupo, han marcado las pautas de numerosas tendencias seguidas por profesionales y aficionados. Hasta tal punto es así que en la fotografía, como en otras muchas actividades creativas, su historia se escribe con nombres propios: Ralph Gibson, Julia Margaret Cameron, Alvin Langdon Coburn, Ansel Adams, Cecil Beaton, André Kertész, Henri Cartier-Bresson, Oscar Rejlander, William Lake Price, Manuel Álvarez Bravo, Sebastián Salgado o Santiago Ramón y Cajal, entre otros muchos, que de una u otra forma han impuesto un estilo. Desde luego ninguno de estos grandes artistas hubiera llegado a ser reconocido si la ciencia y la tecnología no les hubieran proporcionado los medios y métodos para cada vez obtener más y mejores imágenes fotográficas.

A mediados del siglo XIX, con el nacimiento de la fotografía, se logró la atención de muchas personas al mismo tiempo que se originó una gran controversia en torno a su carácter científico-técnico o artístico. Los fotógrafos, por su parte, aspiraban a que se les equiparase en un nivel artístico similar al de los pintores.

Por otra parte, las fotografías son excelentes documentos visuales para estudiar la Historia, incluyendo la Historia del Arte y la propia Historia de la sociedad humana. Sin embargo, hasta ahora, son muy pocos los estudios que tienen a la fotografía como principal fuente histórica y antropológica. Por eso, es indispensable construir una teoría y una metodología útiles para que los investigadores puedan realizar unos trabajos basados en la fotografía. No obstante, para  considerar la fotografía como fuente para el  conocimiento histórico, se requiere desarrollar una bibliografía fotohistórica: la historia misma de la fotografía, la influencia de la ciencia en su descubrimiento, la reconstrucción de su evolución técnica, el trabajo de los primeros fotógrafos profesionales y los temas abordados por ellos, las relaciones entre esos profesionales y la estructura sociopolítica, el anclaje y ensamblaje de la fotografía con modelos pictóricos, los trabajos fotográficos al servicio de intereses políticos, el asentamiento en las ciudades de profesionales de la cámara y la apertura de gabinetes,  la popularización y democratización del retrato de estudio, el desembarco en el mundo fotográfico de aficionados, etc.

La fotografía desde su aparición en 1839 ha jugado un papel muy importante dentro de la sociedad y en la vida cotidiana de cada  ser humano que ha tenido contacto con ella, porque se ha considerado como un testigo fiel que se encarga de dejar huella y evidencia de los acontecimientos. Logra un papel relevante porque es considerada como un archivo histórico de las diversas generaciones que se suceden unas a otras y porque reflejan de forma general la realidad que cada una de ellas vivió, ya sean aspectos políticos, sociales, económicos o naturales. Su surgimiento fue posible por un lado gracias al desarrollo de la ciencia, proceso que comenzó en Grecia cuando algunos filósofos comenzaron a estudiar la luz, con posteriores descubrimientos en el campo de la Física y la Química y por otro lado con el advenimiento de nuevas tecnologías capaces de producir cámaras fotográficas cada vez  más complejas y sofisticadas.

Su estudio también se ha complicado y para acercarse a ella hay que hacerlo a partir de varias vertientes como son la ciencia, la tecnología, la historia, el arte con sus géneros y sus estilos, la filosofía, la sociología, la psicología, la semiología y la antropología. Estudiar la fotografía es adentrase en un mundo complejo donde la curiosidad descubre nuevos interrogantes que empujan a conocer más sobre ella.  En la actualidad la fotografía se ha convertido en una manifestación social, incluso se podría decir que popular.

La cajita mágica

La fotografía es un reflejo del mundo que se obtiene a través de un artefacto llamado cámara fotográfica utilizando para su obtención la luz como materia prima y determinadas operaciones físicas,  químicas o microelectrónicas. Es conocido que su descubrimiento se hace público en 1839, pero realmente ese momento fue la culminación de un proceso científico y tecnológico que se puede remontar a la antigüedad y que no fue una conclusión definitiva, pues lo que se considera el descubrimiento de la fotografía fue el invento del daguerrotipo, a partir del cual comenzó una segunda etapa del desarrollo científico, tecnológico y social, que aún hoy se encuentra en una vertiginosa espiral ascendente de desarrollo.

Como ha ocurrido con otros grandes inventos, el de la fotografía fue precedido por el descubrimiento de elementos aislados que después posibilitaron una nueva técnica. Según H. Alsina Munné, se puede considerar llevando las cosas a un último extremo a Platón como fundador teórico de la fotografía, o de su más directo antecedente, la cámara oscura, merced a su teoría de la caverna, y en la cual establecía la relatividad del conocimiento humano, llegando casi a una explicación óptica del mismo.

La fotografía se obtiene formando una imagen dentro de una cámara cerrada, es decir oscura, una imagen que se impresiona en una superficie sensible a los rayos de luz, y parte de estos fenómenos ya se conocían desde la antigüedad. Aristóteles (384-322 a.C.) habla ya de la posibilidad de conservar la configuración del Sol y de la Luna, observados a través de un agujero sin forma determinada.

El sabio árabe Alhazán (965-1038) da una descripción de la cámara oscura, utilizada para observar los eclipses del Sol: en el interior de una caja cerrada, la imagen del exterior, pasando por un orificio, se proyecta invertida en la pared opuesta. Parece que este artefacto se usaba de forma corriente en aquella época, varios textos la nombran en el siglo XIII.

Durante el Renacimiento italiano el multifacético Leonardo da Vinci (1452-1519), describe la cámara oscura y el fenómeno a que da lugar. Realmente su objetivo era calcar figuras dentro de la cámara sobre un papel para luego pintar.

Girolamo Cardan (1501-76) hace mención a la posibilidad de colocar en el agujero de la cámara oscura una lente para lograr una imagen más nítida. Giovanni Battista della Porta (1538-1615) demuestra la utilidad de la cámara negra para los pintores. El veneciano Danielo Barbaro, profesor de la Universidad de Padua, utiliza en 1568 un diafragma que permite obtener aún mayor nitidez.

Se construyen innumerables tipos de cámaras oscuras, y en algunas el pintor se puede introducir en ellas. Poco a poco se hacen más manejables y en el siglo XVIII la imagen ya se puede lograr sin invertir gracias a la introducción de un espejo a 45 grados. Las cámaras se convierten en un accesorio indispensable para el pintor, son máquinas de dibujar. Veermeer, en los Países Bajos y Canaletto en Italia las utilizaron.

Como se puede observar el desarrollo de la cámara oscura y la obtención de imágenes dentro de ella no son más que el producto de aplicar leyes de la Física, específicamente de la Óptica.

Por otro lado, la Química también irá aportando elementos que serán utilizados después en el proceso fotográfico. El descubrimiento de la acción de los rayos luminosos sobre una superficie sensible lo logran los alquimistas de la Edad Media. Alberto el Grande (1139-1238) conocía el Nitrato de Plata, George Fabricius (1516-71) descubre el Cloruro de Plata, la llamada “luna córnea”.  Pero ninguno de ellos parece haber sospechado la acción de la luz sobre dichas sustancias. Los primeros experimentos datan del siglo XVII. Robert Boyle en 1663 describía que el Cloruro de Plata se volvía negro al exponerse a la luz, aunque lo achacó al efecto oxidativo de aire. En 1757 Giovanni Battista Beccaria (1716-81) demostró que este efecto era debido a la acción de la luz. El químico sueco Carl Wilhelm Scheele (1742-86) probó que el negro que la luz da a la “luna córnea” (cloruro de plata) es Plata reducida, es decir metálica. A partir de entonces los estudios sobre la naturaleza de la luz fueron completándose y se realizaron los primeros esfuerzos para fijar imágenes y dibujos por medio de la luz, pero estos acababan por degradarse.

El inglés Thomas Wedgwood (1761-1805) consigue mojar papel o cuero blanco en una solución de Nitrato de Plata, recubrirlo con un dibujo translúcido o una pintura sobre vidrio y exponerlo a los rayos luminosos, con lo que obtiene una imagen perceptible a la luz de una vela, pero que la luz del día ennegrece y hace desaparecer. Su amigo Humphry Davy (1778-1829) publica después un artículo donde plantea “Lo único que hace falta ahora es encontrar el medio de impedir que las partes no ennegrecidas del dibujo acaben ennegreciéndose cuando se exponga a la luz del día. Logrando esto, el procedimiento será tan útil como elegante”. Es decir solo faltaba fijar la imagen.

Todos los elementos que se requerían para obtener una fotografía estaban ya reunidos a principios del XIX: cámara oscura, superficie sensible a la luz, búsqueda de la fijación de la imagen. Sin embargo Wedgwood muere en 1805 y Davy se interesa por la electroquímica.

De la intención a la impresión

La fotografía nace en un momento de tránsito de la sociedad pre-industrial a la sociedad industrial, favorecida por las innovaciones tecnológicas  de la época. También influye en su nacimiento la filosofía positivista, que establece que cada elemento de la Naturaleza debe ser probado empíricamente. La burguesía es la clase social dominante del momento, que utiliza el retrato como instrumento de autorrepresentación, y afirmación de su ascenso social.

El primer procedimiento fotográfico fue el fotograbado, descubierto por Joseph Nicéphore Niépce (1765-1833) en la década de 1820. En 1824 consiguió su primera imagen permanente: una vista desde su ventana en Le Gras; utilizando una cámara oscura y como material sensible a la luz una mezcla de Betún de Judea. El tiempo de exposición necesario para obtener estas imágenes era muy largo: varias horas en un día soleado. Se ha dado el primer gran paso, por vez primera se ha captado una imagen en el fondo de la cámara oscura, sobre una superficie sensible. A través del comerciante de óptica Chevalier, que le vendía  lentes a Niepce y a Louis Jacques Mandé Daguerre (1799-1851) pintor, escenógrafo y comerciante instalado en París, estos se conocen y se encuentran en Francia en 1827, y luego en 1829 firman un contrato de asociación para proseguir los trabajos en común. Niepce muere en 1833 y es Daguerre quien le presenta el invento al sabio y diputado Francois Arago, el cual lo introduce el 19 de agosto de 1839 en las Academias de Ciencias y de Bellas Artes reunidas. El propio escenario donde se presenta el invento demuestra cómo la ciencia y la tecnología por un lado y el arte, por otro, que como es conocido tiene una función social, están indisolublemente unidos en el origen del daguerrotipo, la futura fotografía.

Según Núñez, el desarrollo científico y tecnológico es uno de los factores más influyentes sobre la sociedad y desde el primer momento la fotografía representó un gran impacto para la vida de los ciudadanos comunes de mediados del XIX. El éxito del daguerrotipo fue inmediato y estrepitoso. El daguerrotipo consiste en la obtención de una imagen sobre una superficie de plata pulida. Para economizar, lo normal era que las placas fueran de cobre plateado. La imagen se revelaba con procedimientos químicos (uso de vapores de mercurio que permitían obtener la imagen tomada en la cara plateada de la placa, que previamente se había sensibilizado con vapores de yodo). Pero era un procedimiento caro, y el equipo pesado, y precisaba de un tiempo de exposición alto, de varios minutos, al principio. Además los vapores de mercurio eran realmente dañinos para la salud.

Como dato curioso se puede decir que el daguerrotipo llegó a Cuba prácticamente al unísono que en Francia. El primer daguerrotipo fue tomado por el hijo del Capitán General, Pedro Téllez  Girón en 1840. Fue tomada desde la puerta del Palacio de los Capitanes Generales, es decir una vista de la Plaza de Armas donde se veía un trozo del Castillo de La Fuerza y al fondo la loma de la Cabaña. Siempre se ha considerado este como el primer daguerrotipo, la descripción de su toma apareció en el periódico El Noticioso y Lucero de la Habana el domingo 5 de abril de 1840. Sin embargo el argentino Rodrigo Gutiérrez Viñuales en su libro Pintura, Escultura y Fotografía en Iberoamérica siglos XIX y XX plantea que Ángel Calderón de la Barca (1790-1861) nacido en Argentina pero diplomático español, ya había realizado daguerrotipos en su paso por La Habana en 1839.

Cuando una invención está en marcha llama la atención a muchos investigadores que se adhieren para ver qué pueden aportar. Así habría que destacar al inglés William Henry Fox Talbot (1800-77), matemático, filólogo, hombre de gran cultura a quien se le debe el descubrimiento de los negativos y positivos usando como soporte el papel. En 1840 descubre la imagen latente; consistía en obtener un negativo de papel, que luego por contacto era positivado sobre otra hoja de papel. El papel se humedecía en una solución ácida de nitrato de plata, antes y después de la exposición, y previo a ser fijada. Supuso el invento de la copia fotográfica, ya que un único negativo podía dar lugar a varios positivos.

El procedimiento de Talbot reduce la toma a una hora y algunos minutos. Este nuevo procedimiento lo bautiza como calotipo. En 1844 pública el primer libro ilustrado con fotografías, The Pencil of Nature, que incluye imágenes de arquitectura y de naturalezas muertas y en 1845 presenta un segundo libro Sun Pictures of Scotland (Cuadros de Escocia hechos por el Sol).

A los nombres de Niepce, Daguerre y Talbot habría que añadir un cuarto, otro padre de la fotografía, Hyppolyte Bayard (1801-87) ya que proclama la superioridad del papel sobre el metal como soporte de la fotografía.

En 1819, el astrónomo y químico inglés Sir John Frederick William Herschel descubrió el poder solvente del hiposulfito de sodio en torno a las sales de plata insolubles, estableciendo un precedente a su utilización como un agente fijador en la fotografía. Informó a Talbot y Daguerre de su descubrimiento en 1839 y que este podía ser utilizado para fijar imágenes de un modo permanente. Hizo el primer negativo de cristal a finales de 1839. En 1842, Herschel introduce el proceso llamado cianotipia. También fue el primero en aplicar los términos "positivo" y "negativo" a las imágenes fotográficas.

Para mejorar la nitidez de las imágenes, evitando las rugosidades del papel, en 1850 Louis Desiré Blanquart Evrard (1802-72) emplea el papel de albúmina. En estas “copias a la albúmina”, las fibras del papel están recubiertas con una capa de albúmina de huevo. Luego este papel se sensibilizaba en nitrato de plata. En 1851 publica su Tratado de la Fotografía sobre papel.

En 1851, se presenta el nuevo procedimiento fotográfico del colodión húmedo. El colodión se vierte líquido sobre placas de vidrio, muy limpias. A continuación las placas se sensibilizan en un tanque con nitrato de plata, y se cargan en los chasis. Permite la obtención de imágenes negativas muy nítidas. Se llama "colodión húmedo" porque la placa ha de permanecer húmeda durante todo el procedimiento de toma y revelado de las imágenes. Esto suponía que los fotógrafos tenían que llevar consigo un laboratorio fotográfico portátil, en carretas y tiendas de campaña, a fin de preparar la placa antes de la toma y proceder a revelarla inmediatamente. Este procedimiento fotográfico se universalizó de forma inmediata y se mantuvo vigente hasta 1880.

A partir de entonces la fotografía comienza a popularizarse,  es decir se sociabiliza de forma vertiginosa. Surgen inmediatamente y sobre todo después de 1840 innumerables estudios fotográficos básicamente para hacer retratos, primer género fotográfico que surge. Se pueden citar por ejemplo los estudios de Disderí quien llegó a retratar a Napoleón III, y de Nadar, quien tomó imágenes de los intelectuales de la época como Gustave Doré, Giacomo Rossini, George Sand, Charles Baudelaire, Eugene Delacroix, Claude Debussy, e incluso del libertador Francisco Miranda.

La fotografía moderna, redescubriendo…

Imagen: La Jiribilla

Se dice que la fotografía moderna realmente surge cuando el procedimiento del colodión es sustituido por la gelatina-bromuro que ha llegado a la actualidad. Fue introducido por un médico británico Richard L. Maddox (1816-1902).  Surge en 1871 y consiste en extender una solución de bromuro con nitrato de plata disuelta en gelatina sobre una placa de vidrio seca. Se elimina el engorroso proceso de humedecer la placa. Se rebaja el tiempo de exposición a un cuarto de segundo, lo que permite posteriormente acercarse al concepto de instantánea fotográfica. Pero las placas al gelatino-bromuro solamente triunfaron después de 1880. A partir de este momento el fotógrafo utiliza placas preparadas anticipadamente y cuyo revelado se hará después en un laboratorio. Es el origen de lo que se ha llamado fotografía analógica. Es decir, el propio desarrollo de la ciencia a través de los nuevos experimentos químicos va realizando cada vez más aportes al desarrollo de la fotografía logrando obtener imágenes más nítidas y con un menor tiempo de exposición y sobre todo logrando su conservación de forma más confiable.

Al mismo tiempo que la Química progresaba y sus experimentos se aplicaban a la fotografía, lo hacia también la Física. En 1884, los alemanes Otto Scott (1851-1935) y Ernst Abbe (1840-1905) confeccionaban un nuevo vidrio al bario, con un alto índice de reflexión, lo cual hacía posible la fabricación de objetivos de mayor precisión.

Nuevos materiales sustituyen el vidrio pesado y frágil de las placas. Primero se utiliza el papel, que es sustituido a su vez por el celuloide, que acaba de lanzar al mercado americano el fotógrafo británico John Carbutt (1852-1905) en 1888, y por la nitrocelulosa patentada en 1887, del reverendo Hannibal Goouduin (1822-1900).

Al igual que la ciencia, la técnica y los nuevos inventos tecnológicos también continúan aportando nuevos elementos a la fotografía moderna. El auge de las placas secas y la sensibilidad lograda con ellas hizo necesaria la introducción del obturador en las nuevas cámaras. Lo anterior y el gran auge del mercado fotográfico dieron lugar a nuevas concepciones en el diseño de las cámaras, que comenzaron a hacerse más pequeñas.

El desarrollo de la tecnología permitió que se comenzara a desarrollar la fotografía de prensa, es decir aparecen técnicas para imprimir de forma consecutiva imágenes en periódicos y revistas. La primera fotografía en la prensa mundial fue publicada el  4 de marzo de 1880 en el New York Daily Graphic (Estados Unidos). La primera fotografía en la prensa cubana fue el  retrato del periodista Nicolás Azcárate, en la revista El Museo, de La Habana, el domingo 25 de marzo de 1883.

La industria fotográfica hace su aparición bajo su forma moderna. De 1888 a 1890 se ofrecen a los aficionados innumerables aparatos portátiles, con los que se pueden realizar ya una gran variedad de imágenes.

En 1888, George Eastman (1854-1932) lanza la primera cámara Kodak. Su gran éxito comercial fue la introducción en el mercado del carrete o rollo de película fotográfica, lo que provocó la progresiva sustitución de las placas de vidrio. Es quien lleva la fotografía a un abanico social mucho más amplio, más popular; ya no solo las cámaras se fabricaban para los profesionales sino también para los aficionados. En 1889, Eastman sustituye el rollo de papel por una tira transparente de nitrocelulosa. Hizo de la fotografía un gran negocio comercial, ejemplo que otros siguieron. La Kodak no solo fue el producto de un gran desarrollo tecnológico sino que también revolucionó la industria. A partir de este momento la fotografía se convierte en un producto industrial en el contexto de la nueva sociedad de consumo, lo que según Jorge H. Massuco la ha llevado a una mayor popularización y democratización, pero también a una vulgarización, porque está regida por las leyes del mercado y de la industria, por lo que  entonces se pierden las opiniones, las críticas y la selección.

El impetuoso desarrollo de nuevas tecnologías a principios del XX incide de forma descomunal en la fotografía. En 1907 la fábrica Lumière comercializa la fotografía en color. Son diapositivas o transparencias en vidrio, conocidas como placas autocromas o Autochrome.

En 1924 aparece la cámara número uno de la Leica, tal vez la marca más prestigiosa de todos los tiempos por la alta tecnología óptica que utilizan para fabricar sus lentes

En 1931 se inventa el flash electrónico, que se utiliza sobre todo cuando la luz existente no es suficiente para tomar la fotografía con una exposición determinada. El flash es una fuente de luz intensa y dura, que generalmente abarca poco espacio y es transportable. Luego aparecen los objetivos intercambiables, que fueron una revolución técnica dentro del desarrollo de la fotografía ya que ampliaba de forma extraordinaria el trabajo sobre todo de los fotógrafos profesionales que podían trabajar con diversas distancias focales y obtener profundidades de campo extraordinarias.

Es la época en que Roland Barthes (1915-1980) haría aquella reflexión de que “en un primer tiempo la fotografía para sorprender toma lo notable, pero luego, por una inversión conocida que le otorga el tiempo, convierte en notable aquello que fotografía”.

Con la aparición de la película de color Kodachrome en 1935 y la de Agfacolor en 1936, con las que se conseguían trasparencias o diapositivas en color, se generalizó el uso de la película en color. La película Kodacolor, introducida en 1941, contribuyó a dar impulso a su popularización.

Con el fin de la Segunda Guerra Mundial la fotografía alcanzó un desarrollo vertiginoso, sobre todo por el auge del turismo y la necesidad de reflejar los lugares visitados. Se comienzan a fabricar cámaras cada vez más manuales y más fáciles de manipular, dirigidas a aficionados. La fotografía empieza a convertirse en un elemento fundamental desde el punto de vista social, como se demuestra con una importante exposición, la primera de fotografía que se organiza en el Museum of Modern Art (MOMA) de Nueva York en 1955, “The family of man”,  la cual presentó una selección de los ciclos vitales del hombre con fotografías de todas las latitudes, seleccionadas entre dos millones de copias recopiladas de todo el mundo. Desde entonces las fotografías invaden los museos y las galerías del mundo haciéndolas cada vez más asequibles  a todo tipo de público.

Muchas innovaciones fotográficas, que aparecieron para su empleo en el campo militar durante la II Guerra Mundial, fueron puestas a disposición del público en general al final de la guerra. Entre estas figuran nuevos productos químicos para el revelado y fijado de la película. Aparecieron en el mercado variedades  nuevas de objetivos intercambiables para las cámaras de aquella época, aunque ya las Leicas los usaban desde 1930. En 1947, la cámara Polaroid Land, basada en el sistema fotográfico descubierto por el físico estadounidense Edwin Herbert Land, añadió a la fotografía de aficionados el atractivo de conseguir fotos totalmente reveladas pocos minutos después de haberlas tomado.

Surgen importantes revistas que se multiplican y  se caracterizan por la presencia mayoritaria de imágenes sobre los textos como Life, y que ayudan cada vez más a popularizar la fotografía. Los periódicos acompañan sus informaciones con imágenes. Se realizan hermosos libros dedicados exclusivamente a la fotografía y los libros tradicionales no se conciben ya sin imágenes. La fotografía es el arma principal de la publicidad. A partir de los años 50, el gran desarrollo científico y tecnológico que ha sufrido la fotografía en su corto recorrido histórico la ha convertido en un elemento puramente social, es parte de la vida cotidiana.

El desarrollo tecnológico hace que los medios de comunicación utilicen más ampliamente la imagen. Hacia la década de 1940  aparecen las famosas cámaras réflex, para profesionales,  donde está desarrollado todo el ingenio de la tecnología del siglo XX. Ellas incorporan un pentaprisma que elimina los errores de paralaje, objetivos intercambiables, obturador independiente del diafragma controlados automáticamente, exposímetros incorporados que miden la luz de forma automática, etc.

Desde finales de los años sesenta, la electrónica ha invadido el campo de la fotografía. Las células fotoeléctricas ─sensibles a la luz─ de la cámara permiten determinar el tiempo de exposición de una fotografía incluso a niveles lumínicos muy bajos, y controlar la apertura del diafragma y la velocidad del obturador, incluso cuando la exposición de la luz cambia de repente. El enfoque automático apareció hacia 1970.

En la década del 60 el fotógrafo adquiere un creciente reconocimiento social. Las revistas de imagen acaparan una dimensión enorme de tiraje gracias a la democratización de la fotografía y al ansia de verla y apreciarla, aunque aún no tanto de realizarla, y se pueden citar de ejemplo las revistas de moda como Harper’s Bazaar y Vogue.

El incesante progreso de la técnica de esta época, es decir después de la Segunda Guerra Mundial, logra también que la fotografía alcance niveles antes nunca previstos. En Francia, en 1968, más de la mitad de los hogares poseían una cámara fotográfica y desde ese momento el manejo de estas ya no requerían ningún conocimiento especial, técnicamente las imágenes obtenidas podían ser perfectas.

La ciencia y la tecnología siguen influyendo en el desarrollo histórico de la fotografía, al mismo tiempo que la fotografía se convierte en una herramienta para diferentes disciplinas científicas como soporte de las diversas investigaciones, tanto en las ciencias naturales, como en las exactas y las sociales, donde a partir del trabajo fotográfico se pueden realizar  importantes investigaciones dentro de campos diferentes como la antropología, la arqueología, la geografía, la historia, etc. La habilidad de una cámara de registrar el mundo tal como está hecho la ha convertido en una herramienta invaluable. Por ejemplo, la habilidad de Eadweard Muybridge para disparar fotografías consecutivas en una sucesión rápida ha demostrado que un caballo tiene todas sus patas separadas del suelo en algunos puntos mientras corre. La tecnología fotográfica ha llevado directamente a la innovación científica en el análisis del cerebro y la evaluación del cuerpo.

La fotografía digital: de la química a la electrónica

La fotografía digital es una innovación tecnológica que revolucionó la industria de la imagen. Consiste en la captación, almacenamiento y posterior recuperación de imágenes mediante una cámara, de forma similar a la fotografía clásica con la diferencia que en esta última las imágenes quedan grabadas sobre una película y se revela posteriormente mediante un proceso químico; mientras, en la fotografía digital las imágenes son capturadas por un sensor electrónico que dispone de múltiples unidades fotosensibles y desde allí se archivan en otro elemento electrónico que constituye la memoria. La tecnología digital ha transgredido el ámbito de la técnica analógica para llegar a ser patrimonio de todos.

Aunque la fecha inicial de la fotografía digital es señalada por algunos autores como el año 1969, por ser el momento en que se desarrollan los primeros sensores, realmente al igual que la fotografía analógica tiene algunos precedentes tecnológicos marcados por el desarrollo de la ciencia en el mismo contexto. Entonces habría que recordar que en 1921 Albert Einstein gana el Premio Nobel de Física por sus trabajos del efecto fotoeléctrico, con lo cual se crea la base teórica para el desarrollo posterior de la tecnología digital. Durante los primeros vuelos de naves rusas y norteamericanas a la Luna en los años sesenta, la transmisión de imágenes se hacía utilizando la tecnología digital. No obstante, la auténtica aparición de la fotografía digital en el sentido moderno ocurrió en la década de los noventa.

El año 1969 es considerado el inicio de la carrera digital. Willard Boyle y George Smith diseñan la estructura básica del primer sensor microelectrónico CCD (Charge Couple Device o Dispositivo de Carga Acoplada) Este dispositivo CCD planteado como un sistema para el almacenamiento de información es utilizado un año más tarde, por los laboratorios Bell como sistema para capturar imágenes al construir la primera videocámara.

Steven Sasson de Kodak en 1971 recibe instrucciones de construir una cámara usando sensores de imagen sólidos. Sasson tomó la primera foto digital en diciembre de 1975. De acuerdo a Sasson, la imagen tardó 23 segundos en grabarse en el casete, y después otros 23 segundos para ser leída desde la unidad reproductora hasta la televisión. En 1975 Willard Boyle y George Smith demuestran el funcionamiento del primer CCD de cámara con suficiente calidad para el empleo en la TV.

Sony produce el primer prototipo de cámara fotográfica digital, la Mavica, en 1981, en la cual las imágenes son capturadas con el empleo de dos CCD de 720,000 pixel, uno para luminancia y el otro para la crominancia. Las imágenes eran grabadas en un video floppy disk compacto de dos pulgadas en forma de impulsos magnéticos. En este podían ser grabadas más de 25 imágenes.

En 1986, Kodak inventó el primer sensor de megapíxeles del mundo, con la capacidad de grabar 1.4 millones de píxeles que podían producir una impresión de calidad fotográfica de 5 por 7 pulgadas; y en 1989, Sony produce en serie la primera cámara de video digital del mundo, la Pro Mavica MVC-5000. El 24 de abril 1990 es enviada al Espacio la más avanzada cámara fotográfica de la época, la 3CCD, que es colocada en el Telescopio Hubble donde trabajó hasta junio 2006 tomando más de 500,000 fotografías. También en ese año sale a la palestra pública tal vez el editor de imágenes más popular hasta la actualidad, la primera versión de Adobe Photoshop, con el cual se sustituirán los engorrosos laboratorios de revelado e impresión analógicos, ya que la computadora se trasforma a través de este programa en el laboratorio digital.

Durante la década del 90 la gran competencia entre las diversas marcas es lograr cada vez un mayor número de píxeles con el objetivo de que las cámaras pudieran hacer cada vez más fotos y de mayor tamaño, realmente esto no va a influir en la calidad de las fotos. Esta carrera por obtener cada vez mayor cantidad de píxeles se acelera durante la primera década del 2000 llegando en el 2005 a lograr cámaras que tienen una capacidad de hasta 16 Megapíxeles. En el año 2008, a solo 14 años de haber comenzado la carrera digital las cámaras digitales alcanzaron los 39 Megapíxeles (Hasselblad H3D-39) y en ese mismo año fabrica la cámara H3D II-50 que llega ya a los 50 Megapíxeles (Mp). En la actualidad ya hay cámaras que sobrepasan los 160 Mp.

En el caso de la fotografía digital, tal vez la Química ha dejado de jugar un papel preponderante, porque la Física sigue siendo la base de su funcionamiento como soporte científico, ya que la luz continua siendo la materia prima para captar imágenes y la óptica sigue siendo fundamental en la construcción de los objetivos de las cámaras. Sin embargo  nuevas ramas científicas se convierten en el soporte de las nuevas tecnologías utilizadas, por un lado la microelectrónica que permitió desarrollar los sensores y por otro la matemática que permite que la energía se pueda transformar en una serie de números binarios que serán la base de la imagen virtual que se puede observar en el display de la misma cámara o en un monitor de computadora, gracias también al desarrollo de la Informática. La imagen tiene otra técnica de formación. La luz penetra por el objetivo de la cámara y es captada por un sensor o chip que transforma la energía luminosa en una cantidad determinada de energía eléctrica, la que su vez es amplificada hasta un cierto nivel aceptable y esa señal se convierte en un código binario, es decir en cifras numéricas que luego son procesadas a imágenes y conservadas en una memoria para poder ser vistas.

La imagen digital, a diferencia de la imagen analógica, está expresada en lenguaje binario: una matriz numérica de ceros y unos, almacenada en una unidad de memoria informática, que podemos visualizar en un monitor, proyectar sobre una pantalla o imprimir en un soporte material, con un aspecto similar al de una imagen analógica.

La computación se convierte en otro elemento fundamental en la fotografía digital actual, ya es parte de todo el sistema fotográfico. Se toman las imágenes con cámaras digitales, pero es necesario descargarlas en las computadoras donde se procesan para luego ser impresas también de forma digital. Caso aparte sería el estudio del desarrollo de la copia de imágenes y documentos a partir del proceso de escaneado, el cual también puede convertirse en otro elemento del proceso fotográfico, ya que los negativos analógicos necesitan ser escaneados para poder ser digitalizados y poderlos imprimir también de forma digital.

Del laboratorio a las masas

La fotografía desde sus inicios causó un gran impacto en la sociedad y gracias al desarrollo de la ciencia y la tecnología poco a poco se fue convirtiendo en un testimonio visible de la historia, pero a la vez comenzó a ser parte de la percepción de la vida cotidiana en las diversas capas sociales, convirtiéndose en algo palpable para la sociedad que comienza a darle diferentes usos, hasta llegar a convertirse en una necesidad del hombre.

Las nuevas generaciones se relacionan con imágenes. La realidad virtual, los juegos de video, el video digital, la imagen digital o fotografía digital, entre otros, son herramientas que están a la mano de la sociedad contemporánea. Es fácil hoy en día tener una cámara fotográfica digital y permitir a quien la posee ser un hacedor de imágenes que trasmite por la red a sus amigos o familiares generando un intercambio masivo jamás visto en la historia de la humanidad. La tecnología ha generado un consumismo de imágenes que terminará saturando el imaginario colectivo, lo que irónicamente contradice lo que sucedió al momento de la aparición de la fotografía en 1839 y que según Susan Sontag en su texto ”Sobre la Fotografía” sacó al hombre de la caverna platónica y le mostró por fin el mundo real en daguerrotipos.

La tecnología solucionó una de las falacias de la imagen fotográfica en su forma tradicional, como es la espera de resultados. Pero por otro lado, y debido a lo elemental del manejo de una cámara fotográfica digital, han aparecido infinidad de personas que se autodenominan fotógrafos, atentando contra los valores profesionales de este oficio.

El arte no ha sido ajeno al uso de esta tecnología, así encontramos cada vez más, propuestas digitales en salones de fotografía que hasta hace muy poco no permitían en lo más mínimo la intromisión o participación de obras hechas con cámaras digitales o de otras donde se reconociera la intervención digital que alterara el original.  

Aunque las cámaras digitales independientes ya eran muy populares en 2005, fue el teléfono celular, y especialmente el teléfono inteligente que incorpora cámara fotográfica, el que llevó la fotografía digital a las masas. En 2011, las grandes noticias de última hora ─desde la captura y muerte del coronel Gadafi hasta los saqueos en las revueltas del verano en Inglaterra─ fueron capturadas en cámara telefónicas.

Según encuestas de Samsung, 2,5 mil millones de personas en todo el mundo tienen una cámara digital. Según el profesor José Luis Perelló, la importancia de las imágenes fotográficas en el mundo actual no es simplemente un dato estadístico, sino un hecho que impregna la vida cotidiana y que ha ido modificando la percepción de la realidad en la sociedad que está expuesta a un bombardeo de imágenes que atrapan, sacuden, engañan, informan, deforman e incluso pueden actuar como fabricantes de sueños y evasión, como son las fotografías publicitarias.


Bibliografía
 
Núñez, Jover, Jorge: “Ciencia, Tecnología y Sociedad”, Problemas Sociales de la Ciencia y la Tecnología, GESOCYT, Editorial Félix Varela, La Habana.1994
Núñez Jover, Jorge: La ciencia y la tecnología como procesos sociales. Editorial “Félix Varela”, La Habana, 1999
Núñez Jover, Jorge; Montalvo Arriete, Luis; Figaredo Curiel, Francisco (Compiladores): Pensar ciencia, tecnología y sociedad, Editorial “Félix Varela”, La Habana, 2008
Núñez Jover, Jorge; Castro Sánchez, Fernando y otros: Ciencia, Tecnología y Sociedad en Cuba: construyendo una alternativa desde la propiedad social.
Bernal, J.D. (1954): La Ciencia en su Historia, Tomos I y II, UNAM, México.
Lage Dávila, Agustín: La ciencia y la cultura: las raíces culturales de la productividad. Revista Cuba Socialista, número 20, 2001.
Gallopín, Gilberto C. Funtowicz, Silvio, O'Connor Martin, Ravetz Jerry: Una ciencia para el siglo XXI: del contrato social al núcleo científico, Sala de lectura CTS, 2001.
Keim, Jean A: Historia de la Fotografía, Oikos-tau, s.a. ediciones, Barcelona, 1971
Alsina Munné, H. Historia de la Fotografía, Editorial Unicornio, Barcelona,
Barthes, Roland, La cámara lúcida, Ediciones Paidos, Barcelona, 1992
Sánchez Vigil, Juan M: El universo de la Fotografía, Espasa Calpe, S.A, España, 1999
Massuco, Jorge H. Otras miradas a la fotografía, Ediciones Ciespal, Ecuador, 2007
Fontcuberta, Joan: Estética de la Fotografía, Editorial Gustavo Gili, Barcelona, 2003
Fontcuberta, Joan: Fotografía. Crisis de la Historia. Editorial Actar, Barcelona, 2002
Benjamín, Walter, Sobre la Fotografía. Editorial Pre-Textos, España, 2008
Arango Bustamante, Diego, La fotografía y la tecnología digital. Conservar las distancias sin renunciar a lo novedoso, Universidad de Antioquia, Medellín, Colombia, 1905.
Perelló, José Luis, Conferencia Semiótica de la Imagen Fotográfica. Instituto Internacional de Periodismo José Martí, La Habana, 2012.
Keen, Andrew. "The Cult of the Amateur: How Today's Internet is Killing Our Culture". Currency, Estados Unidos, 2007.
Gersheim, Helmut. Historia gráfica de la Fotografía. Editorial Omega, Barcelona, 1967

Comentarios

La publicacion me llamó la atención definitivamente.
¡Saludos!

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato