Colección Cuba en vivo

Frank Emilio y sus invitados. Vols. I y II.

Joaquín Borges-Triana • La Habana, Cuba

Confieso que no me gusta en lo más mínimo la idea de que cualquier tiempo pasado fue mejor. Empero, la vida, que suele ser muy caprichosa, en no pocas ocasiones me coloca ante la disyuntiva de tener que admitir la veracidad de la aludida frase. Ello me ha ocurrido cuando comparo el accionar de la EGREM de hace décadas atrás y el actual, en lo concerniente al hecho de preservar la memoria sonora de este país.

Es punto menos que increíble pensar que en décadas como las del 60, 70 y 80, la principal casa discográfica cubana contaba con un estudio móvil, capaz de registrar para el futuro cuanto concierto o festival que en materia de música tuviese valía en Cuba y que hoy, cuando se supone que la tecnología ha vuelto mucho más fácil acometer una tarea semejante, no se haga nada al respecto, con lo cual se pierden para la historia presentaciones únicas y de las que no queda la más elemental huella sonora.

Gracias a la otrora preocupación por conservar muest