Virgen de la Fábrica:

Elogia nuestra locura y no perdones nuestra cordura

Estrella Díaz • La Habana, Cuba
Fotos: Cortesía del artista

Desde hace muy poco tiempo —específicamente desde el pasado jueves 29 de mayo— la Fábrica de Arte Cubano (F. A.C.), centro cultural de reciente creación enclavado en el Vedado habanero y que encabeza el reconocido músico X Alfonso, cuenta con una obra fruto del talento y el ingenio del pintor, dibujante y escultor Moisés Finalé: La Virgen de la Fábrica.

Imagen: La Jiribilla

La historia de la virgen, emplazada a la intemperie justo a la entrada de la Fábrica y que da la bienvenida al visitante, la revela a La Jiribilla Yamilé Tabío, editora y quien comparte su vida con el artista y, por lo tanto, conoce muy de cerca las angustias y también los gozos que genera la creación.

¿Cómo, dónde y bajo qué circunstancias nace la idea de La Virgen de la Fábrica?

La idea de hacer su propia Virgen nace al regreso de un viaje a Francia. Siempre pensé que sería pequeña, cuando vi el papel kraft que Moisés había colocado en la pared de su estudio para esbozar el dibujo, me dije, ‘esta Virgen promete’; luego comenzamos a pensar en cuál sería el lugar de emplazamiento y tuvimos la idea de la Fábrica y con la idea, el equipo completo en casa y la aprobación y el aplauso. Esa noche, junto a X y su grupo de trabajo, determinamos que no era una virgen cualquiera, sino La Virgen de la Fábrica.

Imagen: La Jiribilla

¿Puede considerarse —desde el punto de vista estético— una continuidad dentro de la propia obra de Finalé?

Efectivamente, la Virgen no escapa de la línea de Moisés. Incluso, no escapa de la bidimensionalidad. Aún cuando se han utilizado diferentes materiales para su “construcción” sigue siendo bidimensional, y en ella están los rostros egipcios de Finalé, sus máscaras africanas y la línea acostumbrada en su quehacer pictórico.

¿Es una pieza de carácter religioso o puede entenderse como una especie  de divertimento? ¿Con anterioridad Finalé ha realizado obras de carácter o espíritu religioso?

La Virgen de la Fábrica es un divertimento, no responde a ningún canon específico. Algunos, por los colores utilizados la han relacionado con diferentes vírgenes del panteón Yoruba, pero esta es diferente, es simplemente su virgen y con ella ha ido jugando y creando su propio mito, su propia religión.

Hace un año, cuando escribí las palabras al catálogo a propósito de su exposición personal Al lado del camino en la galería La Acacia, afirmé: “No pocos críticos han hablado del aspecto religioso en la obra de Finalé. El artista cree a su manera. En su santuario guarda un libro del Che, un cascabel, la llave de su primera casa en París, apuntes de teléfono, velas derretidas, una cabeza de ajo, un vaso de agua y un pequeño dibujo que hizo en los años 80 a Fela, una señora que trabajaba entonces en la recepción del Fondo de Bienes Culturales y que pasaba horas dibujando sobre papeles reciclados. Cuando Moisés viaja lo hace con sus collares blancos y rojos, que no han sido tocados más que por sus manos. Por eso Obbatalá y Changó lo protegen”. La Virgen de la Fábrica es, quizá, una continuidad o una nueva deidad que ha creado el artista.

Imagen: La Jiribilla

Hay quienes piensan que La Virgen de la Fábrica es de inspiración cristiana ¿hay algo de cierto en esa aseveración?

La Virgen no está netamente inspirada en el cristianismo. La poética de Moisés es más mítica que religiosa. En su obra aparecen con frecuencia elementos religiosos, pero creo que viene asociado a la colección de arte africano que guarda con celo en su casa de Francia. Aún cuando aparezca, a su manera, un mando de Changó o un Elegguá, Moisés trabaja sobre el simbolismo africano de una manera muy particular. Su obra conjuga esos diversos estratos culturales en una suerte de teatro visionario de extraordinaria fuerza plástica. Este arcángel agresivo, enmascarado y
armado, con una silueta hierática como las figuras egipcias, es particularmente revelador de esa búsqueda onírica de los orígenes.

Para la realidad cubana, La Virgen de la Fábrica es una obra de gran formato (4.50 x 3.50 m), ¿cómo se desarrolló el proceso de creación?

El proceso de creación fue una gran locura. Ya Moisés, desde su estudio de Francia estaba pensando, cuando regresara a La Habana, cómo incursionar ennuevas materias, cómo aprovechar los materiales cubanos, de manera que desde Europa comenzó la serie que llamamos ‘de los cubos’: salía todos los días y llegaba al atelier lleno de cubos que cortaba y trabajaba e iba ensamblando, de ahí salió una pieza de seis metros por dos, realmente fabulosa.

Al llegar a Cuba, materializó la continuidad de la serie con una pieza similar a la realizada en Francia y luego vino la idea de la Virgen. La casa de La Habana, donde tiene también su estudio, se fue llenando de cubos negros, luego llegaron los rojos, los verdes, los blancos; se repletaron las gavetas de tornillos de todas las dimensiones y de remaches grandes y pequeños, llegaron los viajes a La Cuevita de donde salieron la mayoría de los cubos, ya lo conocían por allá y hasta le brindaban café los vendedores… y Moisés se aprovechaba no solo de la materia sino de las vivencias con sus “proveedores de cubos”, sus motivaciones, su ritmo de vida. Toda la experiencia la fue hilvanando y así nació la virgen, que es ahora la patrona de los fabricantes de arte.

¿Contentos con el resultado?

El resultado ha sido espectacular. Primero ver nacer la pieza fragmento a fragmento, los amigos que pasaban por la casa a disfrutar de la locura de los cubos y luego, el encuentro con X Alfonso y su maravilloso equipo de trabajo. A pesar de ser un artista solitario, esta vez, Moisés ha roto el mito de “pintar” encerrado en el estudio porque el trabajo ha sido en común, cada trozo nuevo, cada idea, la hemos visto crecer en equipo. He visto cambiar de lugar las figuras más de mil veces, quizás buscando el equilibrio justo, el juego de las sombras… Natalia Bolívar, con la gracia que la caracteriza, cuando vio la virgen, a más de cinco metros de altura en el patio de la Fábrica se me acercó y me dijo: “hay que incluir la Virgen de la Fábrica en el panteón cubano”.

Imagen: La Jiribilla

¿Por qué emplazarla en Fábrica de Arte y no en otro sitio?

La Fábrica es para nosotros un espacio de libertad. El sitio está creado con mucho desenfado, con buen gusto. Es el lugar para la virgen: ella nació para estar allí.

La Virgen "vino al mundo" junto con su Plegaria, ¿cómo se concibió?, ¿de quién fue la idea o a quién se le puede atribuir su autoría?

La idea de hacer una estampita surgió, también, de las noches de la Fábrica, había que inventar algo para la expo, ¿un plegable?, ¿un pequeño catálogo?... si es una Virgen, nada mejor que una estampita, para que la gente la lleve en su cartera, —porque las personas siempre tienen fe en algo— y claro está, cada estampita tiene su oración. Una semana antes de la inauguración, comenzaron a surgirme muchas ideas, pero cuando llegaba a la casa se me olvidaban todas. Me senté con el hórror vacui del papel en blanco y de un tirón salió esta plegaria para los fabricantes de arte que para mi satisfacción, ha encantado a todos. Con gusto comparto la oración con los lectores de La Jiribilla.

Virgen de la Fábrica (Patrona de los fabricantes de arte)

Virgen de la Fábrica, no nos permitas que la idea se canse de buscar y pare.
Déjanos las nostalgias y danos el placer de asombrarnos cada día.
Que la felicidad siga así, sin prisa ninguna, para que no se acaben los
minutos antes de conseguir nuestros sueños.
Elogia nuestra locura y no perdones nuestra cordura.
Deja que la emoción duerma de cuando en cuando para que despierte la razón.
Déjanos este sol que nace de tu Fábrica de Arte y que la luna nos ilumine
siempre en este antro de Libertad para que el tráiler de esta película no
sea solo un presentimiento.

Amen

Comentarios

De la virgen de la fábrica de arte digo que tuve el honor de ver con mis ojos al artista en su confección y el orgullo que sentía el artista junto a su familia en su confección, porque en sus mente estaba empernada los logro y misterios que esta virgen trae como enigma a su creador Moisés Fínale en ocasiones he comversa del aspecto religioso en la sus obras pero eso no hace al artista un devoto de esas creencias . Al artista lo forman valores éticos y morales, humanos por eso digo que Moisés es un hombre de un gran corazón y sentimientos .

Virgen
Que estas en la parte alta del frente de la Fábrica de arte, bendícenos a todos con tu humildad, y dale a tu creador la luz y suerte que merece ese artista que ha sido su creador bendiganos con tu imagen y a su familia .

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato