Sobre “deserciones” y “carreras truncadas”

Yuris Nórido • La Habana, Cuba
Miércoles, 11 de Junio y 2014 (11:24 am)

La decisión de abandonar la compañía y no regresar a Cuba de un grupo de bailarines del Ballet Nacional ha ocupado titulares de medios en la región.

Algunos politizan el hecho, aunque todo indica que las causas son sobre todo económicas y personales…

Después de tres décadas de ausencia, el Ballet Nacional de Cuba (BNC) regresó a Puerto Rico con el espectáculo La magia de la danza. Hubo lleno total en las presentaciones, la compañía cumplió sobradamente las expectativas. La agrupación que dirige Alicia Alonso sigue siendo una de las más importantes de América Latina, quizás la más reconocida en el ámbito del ballet clásico.

Pero el principal interés de las agencias de prensa y otros medios de comunicación no fue el éxito de las funciones, sino la decisión de un grupo de bailarines  de abandonar la compañía y no regresar a Cuba.

No es primera vez que sucede: en los últimos años varios integrantes del BNC han dejado las filas en los numerosos periplos internacionales de la principal compañía de la danza en Cuba.

Es lamentable, pues el nivel del elenco se resiente, sobre todo por la necesidad de sustituir a bailarines formados por recién graduados del nivel medio: