La Habana bien vale una bienal

Llilian Llanes • La Habana, Cuba

Sucede que cuando se habla de esta celebración, uno se pregunta cómo llegamos a 30 años. Probablemente muchos de los que están en esta sala no hayan visto ninguna de aquellas primeras Bienales y hoy si este evento existe es gracias a los que la han continuado.

Treinta años, es mucho tiempo y aquí hay muchachos que tienen la edad que yo tenía por aquella época, solo que tuve el privilegio de que Marcia y Hart confiaran en mí y me encargaran el proyecto. En aquel momento yo provenía de la academia y no tenía la menor idea de lo que era el arte contemporáneo. Por tanto, me dediqué a estudiar y crear la Bienal cuyos resultados ustedes conocen. Pero ya los jóvenes de hoy tienen el derecho de crear sus propios proyectos […].

Imagen: La Jiribilla

[…] A mí no me tocó el agradecimiento, no me tocó que hablaran bien de la Bienal de La Habana, que se reconociera su trabajo, incluso —como ustedes recordarán— la televisión cubana le hacía silencio a la Bienal. Por eso siempre he agradecido a aquella gente que fue fiel, a los que ya no están con nosotros y que fueron tan importantes para la Bienal […].

[…] Ya yo me había ido de la Bienal, cuando en una ocasión de visita en París me regalan este libro titulado Cronología del Arte del siglo XX, publicado en el 98 ó 99. Qué se dice en sus páginas del año 84, a propósito de que su autor alega que la memoria histórica hay que recogerla. Aquí se escribe que en el año 84 lo más importante en el arte internacional era una exposición en el Museo de Arte Moderno de París. Además menciona dos proyectos más y se acabó el año 84, nada de la Bienal de La Habana.

La Bienal de París se funda en el 85, esa sí aparece. Año 86, segunda Bienal de La Habana, que todo el que la vio sabe que trajimos a más de 800 artistas de 70 países. Pues, de ese año en el libro se recoge las exposiciones Viena el Apocalipsis, Fotocopiar no es copiar y ¿Qué es la escultura Moderna? […]. Para el 89 intentamos hacer algo distinto, yo me cuestionaba por qué hacer tantas cosas. Así andábamos nosotros intentando hacer la exposición del Tercer Mundo, cuando de pronto un colega mío llega y me dice que ya la Bienal no tenía sentido porque se iba a hacer la exposición Los Magos de la Tierra, en París, a lo que yo le respondí: tranquilo que el punto de vista de la gente en París, no tiene nada que ver con el nuestro. Esto muchos críticos lo entendían, pero no lo escribían.

Del año 91, cuando se realiza la cuarta edición de la Bienal, en el libro solo se menciona a Manifiesta I […] Esta es la realidad. Cuando yo dejé la Bienal nadie hablaba de ella, solo se conocía por tradición oral como en la Edad Media. Gracias a estos muchachos que hacen hoy la Bienal, se ha logrado que tantos críticos vengan a La Habana, porque en nuestro tiempo nadie nos hizo caso. […]»

 

Fragmento de la intervención en el panel “Contexto ideológico nacional e internacional en que surge la Bienal de La Habana”, Museo Nacional de Bellas Artes,  del 22 al 24 de mayo de 2014. Transcripción a cargo de Ramón F. Cala. Artecubano Ediciones, Consejo Nacional de las Artes Plásticas.

Comentarios

Felicidades por la labor, como poder participar? Saludos!

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato