Intersecciones

Festuge por el medio siglo del Odin Teatret

Omar Valiño • La Habana, Cuba

Como cada junio llega la Festuge a Holstebro, su semana de fiesta. Fundada por el Odin Teatret hace cinco lustros, en este 2014 lleva la marca particular de la celebración por los 50 años de existencia del grupo.

Imagen: La Jiribilla

Algunos teatros llegan a medio siglo. Es una vida larguísima en el ámbito teatral. Pero suelen ser los edificios o, como mucho, las instituciones, los que llegan a esta edad. Es rarísimo, sin embargo, que un grupo cumpla 50 años en vida activa. Al frente su fundador y líder, Eugenio Barba. Junto a él, fundadores o casi, más una pléyade de actrices, actores y colaboradores que conforman el grupo desde hace mucho tiempo. Else Marie Lauvik, Iben Nagel Rasmussen, Roberta Carreri, Tage Larsen, Julia Varley, Kai Bredholt, Rina Skeel… son el Odin Teatret y su memoria.

La pequeña ciudad de poco más de 20 mil habitantes —un pueblo en puridad—, se mueve en estos días al ritmo de la Festuge. Las actividades se cuentan por decenas cada día, tanto en Holstebro como en los pueblitos cercanos. Llevan la marca de lo espectacular, pero no son todas teatrales en tanto puestas en escena artísticas, sino que aprovechan las fuerzas de cada comunidad —escuelas, prácticas deportivas, hogares de ancianos, artistas amateurs y cualquier tipo de organización social, cultural o de entretenimiento—, que al sumarse participan de una muestra que han preparado previamente. A veces en combinación con grupos que han llegado para el cumpleaños desde los cuatro puntos cardinales. Formaciones de Bali, India, Kenia, Salvador de Bahía, Brasil, Italia, más decenas de teatristas y estudiosos, amistades de todos los confines del planeta. Y es que el Odin es el núcleo duro de un universo de la amistad, el intercambio profesional más riguroso y la generosidad sin límites. Un cartel, en el viejo centro de la ciudad corona esa perspectiva: “Holstebro da la bienvenida al pueblo secreto del Odin Teatret”.

Holstebro está a más de 300 kilómetros de Copenhaguen, la capital de Dinamarca. En 1966, cuando el grupo fundado dos años antes en Oslo, Noruega, se asentó aquí, el peligro de aislamiento y autoaniquilación eran enormes. Pero el Odin supo romperlos con una intensa actividad artística, con la creación de puentes hacia disímiles experiencias teatrales en todo el mundo y con el fuerte anclaje de relación con el Holstebro que le brindó riesgoso abrigo.

Eugenio no olvida. Ahora regala a los integrantes del pueblo secreto un cofrecito repleto de cenizas que guarda un diamante (los diamantes de imitación, por supuesto), en recordación de Cenizas y diamantes, la película de Andrzej Wajda vista por él en 1958, el estímulo prometeico de su vida que derivó en su viaje a Polonia y luego al Odin Teatret.

En cierto sentido, por aquel encuentro estamos todos aquí. Y la pequeña,  y por largo tiempo desconocida, Holstebro, es punto de reunión de parte del teatro del mundo.

Imagen: La Jiribilla

Desde aquí leo una larga y extraordinaria conversación con Silvio Rodríguez, del excelente periodista Leandro Estupiñán, sostenida en Holguín, a propósito de los conciertos que el trovador ofreciera en Mayarí, Nicaro y Moa. Siempre brújula, el músico cubano refiere asideros de su conciencia que perfectamente igualo a los del Odin Teatret. También cercanos sus 50 de vida artística, en ambos, en el Odin Teatret y en Silvio, refulge el diamante de una persistencia consecuente, probada, vital.

El 22 de junio cerrará la Festuge. Abrazado al solsticio de verano, el Odin presentará Midiendo el tiempo, encuentro en tres movimientos con su pueblo secreto. El futuro en Si el grano no muere. El pasado en Claro enigma. Y el presente en El secreto de Alejandro. Cercana la noche de San Juan, la fiesta del Odin Teatret es solar. No podía ser de otra manera.

Comentarios

Larga vida a Eugenio y a "su" Odin. Gracias maestro, por haberme abierto las puertas de tu teatro hace ya tantos años. Pero el tiempo no ha pasado, las cenizas todavía están calientes en mi corazón donde albergo el maravilloso diamante que fue nuestro encuentro.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato