Irreverente “pecado” lleno de gracia

Leo Brouwer • La Habana, Cuba

Ernán López- Nussa vuelve a sorprendernos con “ejercicios de estilo” de un acabado artístico tan creativo como grande. Ha tomado clásicos como Beethoven o Bach, White o Cervantes y los devuelve como “arte de la variación”, añadiendo ciertos guiños de la cultura extramusical para completar —con humor— estas versiones realmente ejemplares.

La danza “Amistad” de Ignacio Cervantes  lleva el título “Lía y son” (en francés liason: unión, amistad, “ligue”…) [1].

De igual manera “Los Tres Golpes” toma el título del clásico del cine francés Los cuatrocientos golpes (gran disfrute para Truffaut y compañía); pero ahí no se detiene López-Nussa, bastaría con el trabajo de la “Sonata Patética” para gozar uno de los más altos niveles de calidad en imaginación y en perfecto “pianismo” clásico. Sacrilegio es un disco para oír muchas veces.

Enero, 25 del 2012

Imagen: La Jiribilla

 II

Esta segunda parte del CD con los “clásicos” es una delicia igual al anterior.

Nunca hemos compartido un irreverente “pecado”, tan lleno de gracia y que nos acerque a los “clásicos” con absoluto respeto de ambos mundos sonoros clásicos y jazz.

Los “coros” continúan la coherencia en el jazz del barroco en Scarlatti. La atmósfera “misteriosa” (¿) de mi “Boceto” al pintor Milián, insertando en la sonoridad a la sección completa en sus solos.

¿Por qué sorprende Ernán?... Oigan en Lecuona los refrescantes cambios de armonía (“intermodulaciones”, dicen los teóricos severos!), el solo de bajo alucinante y un final sorpresivo y perfecto.

En la “Siciliana” (surco 4), la voz en lengua yoruba conduce a un “latin-jazz” hirviente como nuestro verano; la percusión del “afro” discreta —como ordena el buen gusto— y se evapora lindamente con una voz clásica apareada con el yoruba.

No es necesario describir lo que suena en un disco. Perdónenme. Esta es una grabación que nos enfrenta a una incógnita.

Ernán conoce —con hondura— todo lo que —como música de concierto— antecede y rodea al jazz más actual. ¿Dónde queda aquel rotundo axioma de que la cultura popular es espontánea y puede dañarse (¿contaminarse?) con la cultura histórica?... ¡Yo —al menos— doy gracias a la inteligencia enriquecedora que refleja Ernán aquí!

Imagen: La Jiribilla

 

[1] “Liar un son” es ponérselo difícil a los bailadores cubanos, vale.

Palabras al catálogo del CD-DVD Sacrilegio de Ernán López-Nussa

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato