Dejar de seguir @CIA

Miguel Ernesto Gómez Masjuan • La Habana, Cuba

“No podemos confirmar ni negar que este sea nuestro primer tuit”. Así, con un “tono humorístico” que, ciertamente, no provocó muchas risas, la Agencia Central de Inteligencia (CIA) hizo su entrada en Twitter. ¿Para qué una organización que se dedica a espiar necesita un perfil público en una red social?

De acuerdo con declaraciones de sus directivos, esta organización de espionaje pretende “utilizar la plataforma para comunicarse con los ciudadanos”, aunque, aseguran, sin revelar ninguna “información confidencial”. Al menos esta vez la posible interacción se realizará con el consentimiento de aquellos que decidan seguir el perfil, porque no es un secreto para nadie, que durante casi siete décadas, la CIA ha intervenido en flagrante violación de cualquier normativa, las más diversas modalidades de comunicación de millones de ciudadanos en todo el mundo.

Imagen: La Jiribilla

Ni siquiera el propio gobierno de EE.UU. queda fuera de la vigilancia de este “estado dentro de otro estado”. Así lo demuestra la denuncia de la senadora demócrata Dianne Feinstein, quien aseguró que agentes de la CIA penetraron y borraron documentos de las computadoras de una comisión que ella presidía y que investigaba el programa de torturas a supuestos sospechosos de terrorismo, lanzado por George W. Bush.

Para John Brennan, director de la CIA, ellos tienen “importantes ideas que compartir y queremos asegurarnos de que la información no clasificada de la Agencia sea más accesible para los ciudadanos a los que servimos, de acuerdo siempre con nuestro compromiso de seguridad”. Al realizar un análisis de los primeros mensajes publicados por la CIA en su perfil, resaltan algunas “importantes ideas”: tuits dedicados a publicitar su World FactBook, una felicitación por el cumpleaños 90 de George H. Bush, quien fuera titular de la organización y una multiplicidad de imágenes de artefactos utilizados en el espionaje y que se encuentran en el museo de la CIA.

El perfil de la @CIA obtuvo en pocas horas medio millón de seguidores; aunque después el ritmo de crecimiento ha sido mucho más lento y todavía no llega a los 650 mil. La organización solo sigue, de manera oficial, a 25 cuentas, todas de entidades gubernamentales de EE.UU. (@FBI, @DEA, @NSA_PAO, @NASA, @White House), aunque no a Barack Obama.

Las críticas hacia la @CIA no demoraron en aparecer. Una de las más originales fue la de Wikileaks quien respondió con un mensaje irónico: “@CIA Esperamos compartir grandes informaciones clasificadas con ustedes” y, a continuación, publicaron varios enlaces, entre ellos a una página en la que pueden leerse diversos documentos relacionados con la cárcel de Guantánamo y las guerras en Irak y Afganistán, en los que la CIA queda muy mal parada. Como era de esperarse, la organización no se atrevió a responder el tuit de Wikileaks.

Mientras, Amnistía Internacional dejó a un lado las sutilezas en su perfil: “Sería genial si la @CIA pusiera el mismo esfuerzo en cumplir las leyes que el que pone en conseguir seguidores en Twitter”. Este tuit estuvo acompañado por un enlace a su petición para que Obama revelara el informe con las conclusiones de la investigación del senado, dirigida por Feinstein, sobre las torturas de la CIA.

El perfil en Twitter se suma a los esfuerzos comunicativos de la CIA por “visibilizarse”, también a través de una página en Facebook, una cuenta en Flickr y un canal en YouTube. Poco importa cuánto traten de mejorar su imagen, pues no solo para la tuitósfera queda claro que el “nuevo rostro social” de la CIA no puede ocultar tantas décadas de violaciones.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato