La Fiesta caribeña de Santiago

Un fuego que se concentra y expande a la vez

Pedro de la Hoz • La Habana, Cuba

Ayer fueron los colombianos palenqueros de San Basilio y la increíble estampa de Totó la Momposina, ahora desembarcan los cimarrones de Surinam que cantan, tocan y danzan entre el mar y la selva. Mañana los hijos de las islas bañadas por la corriente del Golfo, las Bahamas que dieron entrada a los europeos que habrían de colonizarnos, harán valer la difícil manera de ser fieles a una identidad atenazada por dos imperios.