Esperando la Segunda Bacanal del Teatro de Títeres para Adultos

Fotos: Cortesía del autor

 

No existen en Cuba suficientes agrupaciones que se dediquen al teatro de títeres para adultos, y es una pena. Los títeres, desde sus orígenes, no fueron un arte exclusivo del universo infantil. Los adultos, en igualdad de condiciones que los niños, se sumaban a la magia de las figuras en las plazas, mercados y tabernas. Nuestro país ha tenido momentos de oro en este segmento del retablo dedicado a los espectadores con mayoría de edad, pero también un silencio creativo demasiado largo. El mutismo ha empezado a romperse con acciones concretas, pensadas y estudiadas por los propios titiriteros, pues son ellos los que primero deben velar por la vida o muerte de esta manifestación.

Imagen: La Jiribilla
Gení, la última tentación, Teatro Badulake

Al Teatro Nacional de Guiñol le corresponden las mayores glorias en esta vertiente titeril. Los hermanos Pepe y Carucha Camejo, junto a Pepe Carril, al frente de la agrupación, realizaron un amplio repertorio para adultos, compuesto por títulos como La loca de Chaillot, de Giradoux, Asamblea de mujeres, de Aristófanes, Shangó de Ima, del propio Carril,  Farsa y licencia de la Reina castiza, de Valle  Inclán, Ubu Rey, de Jarry, La Celestina, De Fernando de Rojas y Don Juan Tenorio, entre otras obras.

Esta atractiva modalidad fue retomada por Modesto Centeno a través del montaje de Cecilia Valdés, de Villaverde. Roberto  Fernández lo hizo con Las preciosas ridículas, de Moliere, y Armando Morales desde sus versiones de En familia, de Prevert y La república del caballo muerto, de Roberto Espina.  El Teatro de Muñecos de La Habana, estrenó Delirio de automóvil, de Anckerman, el Guiñol de Camagüey montó el Retablillo de Don Cristóbal, de Lorca, el Guiñol de Matanzas, trabajó con el Mefistófeles, de Sarachaga, y el actual Teatro Papalote realizó su conocido musical Divertimento Moderato, por solo citar algunos títulos de estas compañías.

El grupo Los cuenteros, de San Antonio de Los Baños; el Guiñol de Holguín; Teatro de Las Estaciones, de Matanzas; la Compañía de Marionetas Hilos Mágicos, el Teatro Océano y Teatro La Proa, todos de La Habana, entre otros colectivos que ahora no me detengo a mencionar,  se han mostrado igualmente interesados en decir lo suyo en el teatro titiritero para los más crecidos.

Imagen: La Jiribilla
Retratos de otoño. Sandglass Theater, Estados Unidos

Tenemos problemas en Cuba con la promoción y expansión de este particular teatro, pero el asunto no se comporta muy diferente en otras partes del planeta. No se puede promocionar, difundir, y mucho menos dar espacio a lo que no se conoce ni se valora. Hay mucha ignorancia y prejuicios sobre el arte del títere, se le sigue considerando como cosa de niños, algo minado de superficialidad y tontería. Sin embargo, el público adulto queda impactado cuando disfruta de una buena realización dramática en esta manifestación; ya sea por el toque de magia y sensualidad o por su manera agresiva y encantadora a nivel escénico. Se asombran al descubrir un mundo poseedor de mucha más libertad que el mundo real.

En el pasado 11no Taller Internacional de Títeres de Matanzas y Consejo Mundial de la Unión Internacional de la Marioneta Cuba-2014, se presentó una apreciable muestra de títeres para adultos, conformada por diez espectáculos de compañías de Brasil, España, Ecuador, EE.UU., México y Cuba. Los brasileros de XPTO, agrupación a la vanguardia teatral en el continente latinoamericano, que dirige Osvaldo Gabrieli, vinieron a celebrar en nuestro territorio su 30 cumpleaños, y para ello decidieron traer el espectáculo Lorca, aleluya erótica, especial mirada escénica al poeta de Granada, apoyada en la integración de actores y títeres, música en vivo, grandes y sugerentes figuras, más una expresión corporal llena de sentido que impacta al público de principio a fin. La brasileña Adriana Martelli, radicada en tierra azteca con su Teatro Badulake, regresó con Gení, la última tentación, recreación en teatro de papel de la conocida canción de Chico Buarque que dialoga sobre las pasiones humanas. Otro tanto sucedió con Oh la la, la marionette, recorrido visual, actoral y objetual, por la rica trayectoria del catalán Joan Baixas, uno de los grandes maestros del retablo universal, siempre inesperado y juvenil, eternamente arriesgado y agudo a nivel conceptual.  Ecuador, a través de una de sus  grupos más relevantes, La espada de madera, liderada por Patricio Estrella, propuso un Don Quijote sui géneris, cargando la mano en la metáfora demoledora de que goza la obra literaria de Cervantes. Sandglass Theater, de los EE.UU., fue el conjunto encargado de iniciar el evento matancero, con su premiado montaje Retratos de otoño, vehículo artístico que utiliza magistralmente Eric Bass para hablar sobre la vida y la muerte, el amor y la soledad. Pablo Cueto defendió los colores del teatro de títeres mexicano con su producción Troka el poderoso, mixtura de miniaturas, música, plástica y filosofía. Los grupos cubanos Teatro en el camino, de Villa Clara (Tragedia), Teatro de Las Estaciones (Burundanga, Por el monte carulé) y Teatro La Proa (Romance en charco seco) mostraron los posibles caminos de los títeres para adultos en nuestro mapa.

Habrá que seguir removiendo el desarrollo estanco, pasivo o intermitente de esta singular facción. Volver a imponer su fuerza mediante la representación de temáticas controvertidas y polémicas de la sociedad actual. Convertir esos momentos esporádicos en algo  persistente, es lo que nos permitirá rescatar lo conquistado en los años 60 por el Teatro Nacional  de Guiñol. La  suerte está echada. No solo debemos recuperar ese arte, sino mejorarlo, con mucha cultura, observación e imaginación, jamás con prejuicios ni vulgaridades.

Imagen: La Jiribilla
La corte de Faraón, Teatro Nacional de Guiñol

Una querida amiga y periodista cultural me preguntó hace poco sobre la salud actual del arte que ocupa este comentario. No pude darle una respuesta totalmente positiva, más si esperanzadora. Le contesté con una sonrisa de fe y alegría que esperaba la Segunda Bacanal del Teatro de Títeres para Adultos. La anuncian para noviembre de 2014 y deberá ser una oportunidad para no perder.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato