Alemania tetracampeona

Óscar Laski • Brasil
Lunes, 14 de Julio y 2014 (10:11 am)

Río de Janeiro, BRASIL. Alemania ganó este domingo el Mundial Brasil-2014 con un triunfo 1-0 in extremis en la prórroga de una emotiva final en el Maracaná ante la Argentina de Lionel Messi, que se quedó en las puertas de un logro deportivo sin precedentes.

La selección alemana logró su cuarto título mundial, después de Suiza-1954, Alemania-1974 e Italia-1990 y rompió la hegemonía latinoamericana de seis torneos máximos en la región.

"Somos el primer equipo europeo en ganar un título en América, en Brasil, en Rio, en el país del fútbol", celebró el director técnico de la Mannschaft, Joachim Löw.

Imagen: La Jiribilla

Mario Götze, que había ingresado sobre el final del tiempo regular, le dio a Alemania el título en el suplementario, al minuto 113, cuando parecía que el Mundial iba a definirse en la tanda de penales.

"Muéstrale al mundo que eres mejor que Messi y que puedes decidir este partido. Tenía un buen sentimiento con él, es capaz de todo", destacó Löw.

La albiceleste se llevó el consuelo de que su ídolo y capitán Lionel Messi ganó el Balón de Oro al mejor jugador del Mundial de Brasil.

Messi recibió el premio visiblemente abatido porque el único galardón que esperaba era la Copa del Mundo por la que soñó y se preparó durante años.

"Creo que tuvimos todo. No se nos dio, no supimos meterla", dijo con tristeza Messi.

"Nosotros queríamos levantar la Copa", respondió el ídolo argentino cuando se le preguntó sobre el valor de haber sido elegido el mejor jugador del torneo.

'La Pulga', que no explotó en la medida que Argentina lo necesitaba para lograr su tercer título, anotó cuatro goles en los primeros tres partidos de la fase inicial, pero luego frenó su marcha goleadora.

"Lionel está en el Olimpo, pero desde hace rato que está en el Olimpo de los grandes", dijo sin dudar el seleccionador argentino Alejandro Sabella.

Pese a que Messi tampoco brilló en la final, Argentina jugó de igual a igual y en varios pasajes del emotivo encuentro superó en el juego a Alemania en base a una defensa ordenada que le dejó muy pocas opciones a su rival.

Sin embargo, la albiceleste falló en la definición en varias jugadas y eso ante una selección ordenada y fría como la alemana se suele pagar muy caro.

La Mannschaft también quebró la paridad a uno en finales jugadas entre ambas selecciones luego de la coronación argentina en México-1986 y de la alemana en Italia-1990.

Lágrimas y decepción

Miles de argentinos presentes en el mítico estadio estallaron en lágrimas o quedaron en silencio y absortos ante el duro golpe de haberse quedado en las puertas.

Otros miles que se habían concentrado en la playa de Copacabana esperando un largo festejo, ahogaron el grito sobre el final del partido.

Alemania tenía hambre de gloria que no saciaba desde 1996, cuando ganó la Eurocopa en Inglaterra, contra un rival también necesitado de éxitos, que no logra nada con su selección absoluta desde que ganó la Copa América de Ecuador-1993.

En Buenos Aires, al contrario de lo que pudiese imaginarse de una derrota en una final de Copa del Mundo, los hinchas aplaudieron al terminar el partido y muchos lloraron como en el Maracaná.

En la Plaza San Martín, en el residencial barrio de Retiro de la capital argentina hubo unas 50 mil personas que siguieron la final en una pantalla gigante y al final se evidenció la desazón de la dura caída.

"Esto es un golpe. Nos faltó suerte, pero dejaron todo y ahora somos subcampeones", dijo a la AFP Analía Cigliuti, de 31 años, una arquitecta.

La gente hizo ondear las banderas argentinas, aunque las miradas apuntaban al suelo y se vivía un ambiente de ilusiones rotas, entre ellas las de adolescentes que nunca pudieron ver a Argentina campeón, hazañas de otras generaciones, por última vez hace 28 años en México-1986.

La bronca por haber quedado cerca porque la Albiceleste tuvo varias oportunidades de abrir el marcador y encaminarse al título, pero en la prórroga Rodrigo Palacio desaprovechó una clara ocasión al desviar un remate ante la salida desesperada de Manuel Neuer.

Argentina se privó de abrir el marcador en el primer tiempo en una ocasión inmejorable que desperdició Gonzalo 'Pipita' Higuaín en un mano a mano con el portero Manuel Neuer y en otra situación similar, ya en la segunda parte, lo perdió Messi en una posición que generalmente no falla.

El equipo alemán no podía trasponer el vallado de siete u ocho jugadores que interpuso Argentina con una defensa ordenada y segura, aunque llegó el segundo fatídico que dejó a Argentina sin el título que acariciaba.

Miles de hinchas alemanes festejaron delante de la Puerta de Brandenburgo, en pleno centro de Berlín, mientras en Buenos Aires la decepción ganó a la multitud que se había congregado en la céntrica Plaza San Martín con ánimo de festejo prolongado.

Argentina sabía que llegar al suplementario significaba un riesgo porque tuvo un día menos de descanso y había jugado la prórroga con Holanda en la semifinal que se definió en la tanda de penales, cosa que no ocurrió con Alemania que había triturado a Alemania 7-1 en el tiempo regular.

La coronación alemana privó a América latina de mantener una larga serie invicta en la región: Uruguay-1930 (campeón Uruguay), Brasil-1950 (Uruguay), Chile-1962 (Brasil), México-1970 (Brasil), Argentina-1978 (Argentina) y México-1986 (Argentina), marcaron la sucesión de los títulos ganados en su patio por los seleccionados latinoamericanos.

Fuente: El Faro

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato