Fiesta del Fuego: esencia de colectividades

Leandro Maceo • La Habana, Cuba

La gente regresa a sus casas mientras Santiago es aún más caliente. De lo que fuera el diablo de paja y troncos, solo se avista la nube de humo que dejó el implacable fuego. "Quemaron al diablo", comentan todos, y la música no para y los fuegos artificiales hacen gala de sus dotes seductoras. El camino está limpio y lo malo se esfuma.

Imagen: La Jiribilla

Así se despedía la 34 edición del Festival del Caribe en Santiago de Cuba para recibir el año próximo a los amigos que nunca dicen adios y siempre están dispuestos a volver. La ciudad alcanzará sus cinco siglos y la Fiesta del Fuego resultará una ocasión especial para celebrar, con Las Bahamas como invitado de honor.

Durante siete días la oriental provincia resurgió como capital cultural del Caribe. Los colores de una región multilingüe, multiétnica y multicultural como es la caribeña viajaron nuevamente a Santiago e hicieron de la diversidad un arma para alcanzar la identidad.

La Casa del Caribe convertida en un auténtico Templo del Fuego y desde su condición de "embajada" con una probada capacidad de convocatoria trajo a Santiago al hombre negro, al blanco, al indio… conformando una nómina de más de dos mil participantes y delegaciones de 31 países.

El Festival se consolida como un "espacio de resistencia cultural", defensor del papel de la cultura popular en los procesos de integración y un evento promotor de una relación, al mismo tiempo, más global y más íntima entre los caribeños.

Imagen: La Jiribilla

A través de una amalgama de expresiones culturales, esta vez consagrado a la cultura popular y al pueblo de Surinam, el Caribe viajó a Santiago unido en un solo pueblo, un solo abrazo, un mismo ritmo y un acervo común.

Pueblos con historias y urgencias comunes vuelven a Santiago cada año conscientes de que en las raíces hay un componente que los une a todos. Expresión de aquellos que a pesar de la diversidad de razas, idiomas y costumbres forjaron una cultura común.

La herencia afro se distingue entre tantos vasos comunicantes que enlazan al hombre y la mujer caribeños.

A través de las distintas colectividades que representan la cultura popular del ámbito Caribe, el Festival nos aproxima a un contacto directo con sus expresiones en un sincretismo mucho más dinámico.

Al decir de Fernando Rojas, viceministro cubano de Cultura, es un esfuerzo por superar la visión elemental del mestizaje, de que somos una síntesis cultural y de hacer consciencia de que la creación popular es inseparable del derecho colectivo.

Movilizar esa articulación de expresiones de lo caribeño e intentar hablar no sobre el Caribe, sino desde el Caribe, sin importar cuán diversos sean nuestros orígenes, alentó a los participantes a comprender la importancia del diálogo en función de reescribir nuestra historia como región, una historia basada en nuestra propia "emancipación y redención".

Una oportunidad para encontrar el lugar que el Caribe tiene en la historia de la humanidad, visto este como una puerta hacia el mundo, como una frontera abierta con una dinámica cambiante.

Los matices de nuestra identidad, de esa mezcla de alegrías bulliciosas y de esa experiencia vital de sentir el Caribe todo como un espacio íntimo, fueron evocados junto a la figura de hombres y mujeres rabiosamente caribeños como Joel James, quien dedicara su vida a darle una nueva dimensión a la cultura popular y a forjar un pensamiento caribeño.

De alguna manera Norman Girvan, Gabriel García Márquez, Sonia Silvestre, Luis Carbonell y Juan Formell volvieron a Santiago. Reencarnaron en cada uno de los que se sienten caribeños por naturaleza y convicción, y defienden la unidad como única garantía de “existencia y trascendencia” de la identidad y a las distintas manifestaciones culturales del Caribe como una “forma de comunicarnos” e identificar nuestra esencia en medio de la colectividad.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato