Notas al fascismo corriente

La mala memoria

La Jiribilla • La Habana, Cuba

Ya de vuelta en Berlín, después de ganar un mundial menos por mérito propio que por errores de los otros, la selección alemana de fútbol no ha perdido la oportunidad de ejecutar la payasada que tenían ensayada desde antes: la llamaron “La danza del gaucho” y la ejecutaron Götze, Klose, Kroos, André Schürrle, Shkodran Mustafi y Roman Weidenfeller.

Todos ellos bailaron frente la multitud que los recibía en la Puerta de Brandeburgo y cantaron: “así andan los gauchos, agachados, así andan los alemanes, erguidos y victoriosos”. Sobran las palabras. Solo faltaron las antorchas encendidas y una quema de libros.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato