Rolando el titiritero

Rubén Darío Salazar • La Habana, Cuba

En el 2002, justo cuando se celebraba en la Isla el 40 aniversario de la creación de los teatros de guiñol por la Revolución, en las antiguas provincias de Camagüey, Las Villas, Matanzas y Pinar del Río, falleció en la llamada Atenas de Cuba, de manera trágica e inesperada, el dramaturgo y actor titiritero Rolando Arencibia Hernández. Contaba al morir con 72 años y fue el primer director artístico y general que tuvo el guiñol yumurino, tras el cursillo “Los títeres en la escuela”, impartido en el mes de junio de 1962 por los hermanos Camejo y Carril, en lo que es hoy la sede del Teatro Papalote.

Rolando fue autor de textos muy populares en el teatro para niños y de títeres de la década de los 60. No hubo agrupación que trabajara el teatro de muñecos en el mapa nacional, que no hubiera llevado al retablo Lobito y su conciencia,