Morir en Gaza

Max J. Castro • Estados Unidos
Jueves, 17 de Julio y 2014 (11:34 am)

Cuando el equipo alemán derrotó a Brasil 7-1 en la Copa Mundial la semana pasada, la paliza sumió al gigantesco país sudamericano en un verdadero estado de duelo. Y eso fue solo un juego de fútbol.

Mientras tanto, en el mundo real, se alcanzaba un resultado mucho más desigual: 204-1, hasta el momento de escribir este trabajo. Esa es la diferencia entre la cifra de muertes palestinas e israelíes como resultado del ataque israelí más reciente a Gaza y los cohetes lanzados contra Israel por militantes palestinos.

Eso no es una paliza, sino una masacre. Y en este caso la cifra no es de goles, sino de vidas, muchas de ellas de civiles, incluyendo a muchos niños.

Sin embargo, aún no he escuchado señales de duelo por parte de la gente que, en muy gran medida, ha suministrado las armas, los recursos monetarios y la cobertura diplomática que permiten a los israelíes aumentar la puntuación una y otra vez, en esta inenarrable competencia de carnicería.

Hablo del Congreso de EE.UU., de sucesivas adm