La risa no es un regalo de los dioses

Pedro de la Hoz • La Habana, Cuba

Nunca he encontrado gracia en registrar al hombre y la mujer que resbalan con una cáscara de plátano, ni en el rostro aplastado por una torta de merengue. Por eso me molestan los “tablazos”, y desapruebo las cámaras ocultas. Me conmueve el Chaplin de Tiempos modernos y La quimera de oro, voto por algunos de los gags de Buster Keaton y hasta llego a simpatizar a veces con la tierna melancolía de Harold Lloyd.

Pero no soy un nostálgico, a pesar de que echo de menos la ingeniosa improvisación con que Armando Calderón ponía voz y efecto a los fotogramas de La comedi