Entrevista a Ariel Blanco, productor de Meñique

Entre sueños y realidades

Mayté Madruga Hernández • La Habana, Cuba

Meñique (2014), el primer largometraje de animación en la técnica 3D, supuso un reto para los Estudios de Animación del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC). Estrenado en las salas cubanas este julio, el filme de Ernesto Padrón contó con la participación de la mayoría del personal que labora en los estudios. Un ejemplo de esto lo constituye Ariel Blanco Uz, quien llegó “por la necesidad de un productor que se encargara de la organización de los ficheros digitales”­­­—indica en entrevista a La Jiribilla. “Tengo amigos de la infancia que trabajaban en el proyecto y ante la necesidad de ese rol me llaman. Luego con el tiempo fui implicándome cada vez más hasta que asumí toda la producción”.

Blanco Uz se define como un productor interesado en que la propuesta sea lo más artística posible, pero que a la vez se cree un producto vendible. Sobre estas cuestiones, en particular las que definieron a Meñique, conversó el joven creador.

Imagen: La Jiribilla

El ICAIC tiene una vasta experiencia en coproducciones a las que ahora se suman los estudios, ¿qué particularidades tuvo la coproducción de Meñique?

Nosotros estábamos haciendo las cosas a nuestro modo, con la experiencia de varios años de trabajo, con nuestros propios requerimientos, nuestro esquema de producción, etc. Lo primero es que una producción de este tipo tiene un alto componente técnico por lo que los dos equipos (Cuba-España) tuvimos que afinar un mismo lenguaje de trabajo: nomenclaturas, estructuras, pipeline; y a nivel de ficheros, una preparación y ajustes específicos. Hay algo muy importante y es el volumen de datos que genera un proyecto como este: ficheros digitales, un ajuste, una corrección, y esa información tenía que compartirse entre los dos equipos. Nuestra conexión de internet no era suficiente. Otra cosa particular es que fue necesario aprobar procesos a distancia: los sets de luces de los escenarios, los fx, la composición se hacían en España y teníamos que aprobarlo estéticamente aquí, el internet y la diferencia de horarios fueron factores a tener muy en cuenta. Podría continuar con muchísimos otros ejemplos, cuando se hace algo por primera vez cobra un matiz especial.

¿Es el filme, en términos de producciones cubanas de animados, una superproducción por la cantidad de personas involucradas? ¿Qué retos supone trabajar con tanto personal?

No solo por la cantidad de personas; la cantidad de personajes, locaciones, el estilo artístico, el de animación, los requerimientos técnicos, la apropiación de la tecnología, el volumen de datos, hace que se le considere una gran producción. Trabajar con recursos humanos siempre es complejo y en este caso fue difícil pero muy gratificante: muchos de los que participamos en la producción ahora somos grandes amigos, los lazos afectivos se fortalecen en la dificultad. Es muy complejo porque el rol del productor es el de una figura fuerte, tenemos que lidiar con un gran engranaje y tener el objetivo bien claro, guiar los recursos para alcanzar la meta. En mi caso particular no puedo alejarme de la gente, creé vínculos con cada uno y me convertí tanto en el amigo que entiende las dificultades particulares, como en el superior que exige el cumplimiento de la tarea. En varias oportunidades tuve que tomar decisiones difíciles, pero siempre contrasté mi opinión con la dirección de la película y fui lo más justo posible. Estoy particularmente contento de la relación que establecí con todos los muchachos de la película.

En una entrevista Jerzy Pérez, uno de los animadores que dirigieron este proceso, confesaba que el tiempo que se tomó para hacer la cinta era similar al de cualquier proyecto hoy en día, ¿cómo lo ves tú desde la producción?

El tiempo para hacer esta película fue el necesario teniendo en cuenta nuestra experiencia y las condiciones para realizarla. Si la tuviésemos que hacer ahora mismo, exactamente igual a la que vimos en el cine, con nuestra experiencia y las condiciones actuales, nos demoraríamos dos años menos, pero esto es una suposición superficial. Es cierto que las películas de Disney, Pixar, DreamWorks, demoran aproximadamente entre cuatro o seis años desde la pre hasta la posproducción, pero también es cierto que Meñique no tiene ese nivel de terminación.

Imagen: La Jiribilla 

Meñique fue literalmente un aprendizaje pues se formaron en este proceso animadores que no tenían el conocimiento del 3D, ¿fue así desde la producción también?

Sí, exactamente igual, todos pasamos por un proceso de capacitación.

En declaraciones a la prensa decías que con Ficción Producciones habían trabajado los tres últimos años, ¿me pudieras explicar cómo fue la dinámica al principio y qué cambios ocurrieron después de la entrada de Ficción…?

En este sentido todo fue de menos a más, al inicio nos sentíamos inseguros, desconfiados, con el paso de los meses fueron cambiando esas sensaciones y nos convertimos en un solo equipo de trabajo.

¿Me pudieras decir cuánto de artístico y pragmático (una cualidad que identifica mucho a los productores) tuvo tu trabajo en Meñique?

Una excelente pregunta que reivindica al productor, quien debe ver la obra como un producto a comercializar. El director como una obra artística. Todos sabemos que una película mientras mejor finalizada esté, mayor posibilidad tendrá de insertarse en los mercados y en el gusto de los espectadores. Yo siempre apoyaré y apostaré por que el producto tenga la mayor calidad posible. Ahora, es responsabilidad del productor hacer un buen presupuesto y un cronograma responsable, estas son herramientas fundamentales para llegar al objetivo. En Meñique ayudé mucho en el arte, de eso puede dar fe el mismo Padrón, pero también alerté y limité todo lo que significaba un atraso irrecuperable y un gasto excesivo de presupuesto.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato