Artes Plásticas

Pinturas: síntesis de un quehacer

Estrella Díaz • La Habana, Cuba

En la prestigiosa galería capitalina Collage Habana, se exhibe hasta finales del próximo mes de agosto la exposición Pinturas, del destacado artista de la plástica José Omar Torres (Matanzas, 1952).

Instantes después de inaugurada la muestra —el pasado viernes 18— conversamos con José Omar; diálogo que comenzó intentando conocer ¿por qué Pinturas?

“En Cuba tenemos el mal hábito de encasillar a los artistas —este es grabador, pintor, escultor o ceramista— y a mí se me conoce, fundamentalmente, como grabador y me propuse hacer una muestra que se centrara en la  pintura pura —en tela y en bastidor—; eliminé el montaje, la obra no tiene enmarcado y está concebida para que el espectador pueda ver con claridad y que no exista nada que los distraiga. Entras a la sala y vas viendo cómo se va comportando la pintura, que es en lo que estoy enfrascado actualmente. Llevo varios años trabajando la pintura; me he desvinculado un poco del grabado, pero para el año próximo me he propuesto comenzar a grabar nuevamente.

Imagen: La Jiribilla

Como artista ha transitado por varias etapas: ahora está en un momento particularmente abstracto, ¿me equivoco?

Luego de un desarrollo, la experiencia te conduce a la síntesis. Durante años he venido trabajando una obra que todo el mundo consideraba que estaba entre la figuración y la abstracción, pero me doy cuenta que en la vida uno no puede estar en el medio, aunque tengo que reconocer que el trabajo te va dando un oficio, una madurez de conceptos, un pensamiento que creo está reflejado en esta exposición. Creo que Pinturas es la síntesis de toda mi obra: aquí está el resultado de lo que he querido hacer. Para mí, sinceramente, es muy placentera la exposición —quizá no está muy bien que lo diga—, pero cuando la vi hoy intentando distanciarme me percaté de que es la primera vez en mi vida que me siento totalmente complacido con una exposición. Tomé el lugar del espectador y me separé totalmente de la obra y, la verdad, me sentí muy bien y me dije: ‘algo se ha logrado’.

¿Puedo afirmar que ha trabajado esta exposición con absoluta libertad tanto formal como conceptual?

Estoy en un momento de mi vida que siento que empiezo a pintar sin temores; si eso lo haces cuando tienes 20 años, eres un genio —que no es el caso—; lo lógico es hacerlo luego de muchos años de trabajo: pierdes todo los miedosy empiezas a trabajar libremente. Pinturas es el resultado de una plena libertad. No me preocupa absolutamente nada: ahí está la obra, estoy complacido y, ojalá, los espectadores sientan lo mismo. Uno crece cuando hace estas cosas.

Imagen: La Jiribilla

Otra particularidad de Pinturas son los formatos

Los formatos son grandes. Cuando uno expone en una galería como Collage Habana, que es poseedora de un gran prestigio, te das cuenta que tienes que ampliar el formato. Hace unos dos años hablé con María Milián, la directora de la galería, y le expliqué lo que estaba haciendo y soñando; lo que tenía, entonces, eran solo dos o tres piezas. La invité a que viera las piezas y, junto a la curadora que elegía —Marilyn Sampera, que es una especialista del Centro de Desarrollo de las Artes Visuales— a quien considero entre las mejores con que contamos actualmente. Desde el principio quise trabajar en equipo y Pinturas es el resultado del trabajo conjunto; eso me complace sobremanera.

En el mundo la figura del curador es altamente estimada, sin embargo, en nuestro país no es tan así…

En lo personal, siempre he apostado por el curador, quien no es un censor, pero sí tiene que tener claro los conceptos y, a veces, los artistas somos un poco caprichosos. La anterior exposición que hice en el Museo del Ron, trabajé muy de cerca con David Mateo, otro destacado curador, y siempre me gusta crear un lazo desde que se comienza a pensar en una muestra y conceptualizar y trabajar juntos. Cuando concluyes una exposición termina el trabajo del equipo y no solamente del artista. El artista es la vidriera, pero detrás —o junto a él—hay muchas personas. Creo que los curadores contribuyen muchísimo a la creación y ayudan a conceptualizar la idea.

Esta exposición ha marchado sobre rieles; he hecho esta muestra sin ningún obstáculo, sin sufrimientos. Todo ha fluido: el catálogo, el montaje, la recepción de las obras, la promoción.

Imagen: La Jiribilla

Ha habido variación en su paleta —antes era más ocre, siena y tierra—, ahora aparecen otras tonalidades, ¿cuál es la razón?

Creo que lo primero es interiorizar que uno es caribeño; uno vive en esta región donde hay un sol verdaderamente aterrador, que se traduce en color. Por otra parte, la vida a uno le florece más a estas edades. Creo que a mi edad uno comienza a hacer un recorrido por todo lo que ha hecho a lo largo de la vida como artista y empiezas a ver la felicidad que, en otros momentos, no visualizas y dejas de ver las zonas oscuras —o a uno no le interesa ver las zonas oscuras— sino las más coloridas. Quizá eso influya en el cambio de paleta, pero también el proponértelo. En esta exposición están las dos paletas, pero con más luz. O sea, hay más blancos y, sinceramente, creo que está mejor puesto el color.

Hablaba del grabado, y ahora que se ha distanciado de esta forma de expresión, ¿no siente la ausencia?

Esa necesidad del grabado se siente, pero uno tiene que organizar la vida y la gráfica roba mucho tiempo, absorbe sobremanera. Uno demora mucho tiempo. Por ejemplo, en hacer una litografía tardas dos o tres meses y uno entra en la contradicción y se pregunta ¡cuántas cosas se podían hacer en ese tiempo!, aunque el resultado sea un original múltiple. Y otro es el tiempo que uno pierde de estar con la familia que en estos momentos de mi vida es lo más importante. 

Imagen: La Jiribilla

Algunos asistentes a la inauguración de la muestra de José Omar Torres quisieron participar de esta entrevista y por ello dejaron constancia de sus impresiones.  

Antonio Fernández Seoane, crítico y curador: Pinturas es una exposición necesaria en estos tiempos porque las tendencias de las últimas décadas, se han inclinado hacia lo vernáculo kitsch, a lo antropológico, al neo-historicismo,  a veces se pierden por conjeturas y dejan abandonada la técnica. Y esto es muy importante. Pienso que esta muestra, es impecablemente técnica, con un gran dominio del color y facturación. Pinturas es una satisfacción visual y espiritual tan necesaria en estos tiempos tan convulsos.

Carlos del Toro, pintor y grabador: Ver una exposición de José Omar es siempre una alegría porque a pesar de que conozco su obra profundamente, siempre me sorprende con algo nuevo. Y creo que eso es muy importante: no conformarse con lo que se está haciendo sino siempre tratar de variar y buscar esa duda. El ir del grabado a la pintura es una idea casi conjunta; José Omar comenzó a alternar ambas técnicas desde hace mucho tiempo y no se puede olvidar que tuvo un padre que fue un excelente pintor y él veía cómo trabajaba. Siempre he dicho que es un excelente grabador y un excelente pintor.

Norberto Codina, escritor y ensayista: A José Omar lo conozco desde que éramos unos muchachos y estudiábamos en el Instituto del Vedado y he asistido a casi todas sus exposiciones y proyectos. Considero que esta muestra da continuidad a su intensa trayectoria y estos referentes constantes —como es la ciudad— y todo lo que ha logrado no solamente a través del color y la focalización de la luz; me parece que es muy orgánico con todo lo que ha hecho, pero me parece que posee una lectura diferente. Son piezas más grandes de las que habitualmente ha hecho y considero que, siendo el mismo, uno encuentra una renovación. A mí siempre me ha gustado la filiación que él tiene a esos referentes, a esa ciudad que puede ser universal, pero que todos sabemos que es La Habana de su juventud, de su madurez y en la que ha vivido la mayor parte de su vida —él nació en Matanzas—. Otro de los aspectos relevantes es que con los colores ha logrado una trama. Esta exposición es el mismo José Omar, pero un José Omar que apuesta por ir moviéndose cada día, como debe ser un artista cabal, como es el caso.

David Mateo, crítico y curador: En una oportunidad escribí que si alguna vez en Cuba se hacía un balance de todo lo que los escritores han dicho sobre la plástica cubana o han reflexionado, los mismos críticos e historiadores nos teníamos que dar cuenta que los artistas han sido más profundos, más sensatos, más atinados en la interpretación de los procesos a partir de sus obras que los propios especialistas del mundo de las artes plásticas. En esta exposición de José Omar uno siente lo nuevo y ese espíritu que él tiene de ir renovando y buscando nuevas formas, de ir modificando esa ciudad en la medida en que él va sintiendo que ella misma físicamente cambia y eso viene del grabado. El grabador está constantemente dependiendo de los procesos azarosos, de los materiales, de los recursos que tiene para lograr un resultado, que nunca se llega a controlar totalmente. Y eso siempre lo he visto en la obra de José Omar: esa constante búsqueda, esa constante experimentación de formas, pero uno de los aspectos que más me llama la atención de esta exposición es que está actuando e incidiendo sobre sus formas habituales de representar, todas esas líneas que hemos visto, toda esa ciudad que empieza a disolverse en algo abstracto, ambiguo, raro, denota una preocupación por el espacio que siempre ha sido motivo de su trabajo, pero al mismo tiempo una preocupación por dar otras frescuras, dar otras expresiones y fuerzas dentro de un entorno que ha sido habitual en él. Creo que en Pinturas trata de fragmentar sus composiciones habituales, trata de dar la idea de la ciudad nueva desde la sugerencia y no desde el habitual y simulado intento de reproducción del malecón, que es uno de los temas más habituales. Eso me llamó mucho la atención, es decir, hay un José Omar que está tratando de crear una nueva atmósfera y hacernos entender que la ciudad está cambiando y que él lo siente, pero ahora no solo veo los tonos sino la línea, la construcción, la estructura que está tratando de dinamitarla y transformarla en beneficio.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato