Cantores...

Jornada 38 de la canción política:
por virar esta tierra de una vez

Fidel Díaz Castro • La Habana, Cuba
Imágenes de Archivo

Imagen: La Jiribilla

Cuando miro tus ojos
veo en ellos la Patria
no puedo separarlos
de esa imagen tan clara.

Estos versos de Fayad Jamís llegan en la voz de Sara González, con ese sentido de compromiso patriótico (y lo pongo, así con alta), que han tratado de escamotearle a los pueblos los poderosos. Con su seudocultura masiva consumista, han universalizado un modelo de “ser moderno” (único, sin opciones) despoetizado, desculturizado, desocializado, alguien que solo tiene que preocuparse por escalar si no
socialmente, al menos económicamente, a costa de lo que sea; “tener, tener, tener”, máxima existencial que siembran mediante esa cultura del entretenimiento insustancial, que lleva a anular el mundo real,
para que vivas encerrado en la burbuja de “la libertad”; libertad de elegir entre las marcas que te proponen, los placeres que te ofrecen (todos partiendo de sensaciones primarias fuertes, y ajenos a todo
pensamiento, o identidad con tu terruño, con tus tradiciones).

Te ofrecen un mundo de ficción lleno de efectos especiales, grandes lujos, sueños materiales, con los cuales renuncias a todo ideal, a toda patria –incluso la humana–, al arte auténtico, a la historia de
la que provienes. Si no eres dócil, si te rebelas contra eso, eres un anticuado, anquilosado,  empecinado…alguien que no acepta los nuevos tiempos, que no tiene los pies en la tierra, un pobre y ridículo soñador.

Qué paradojas; si te preocupas por los problemas del mundo, si quieres conocer la realidad que vivimos, las injusticias, protestar por la miseria, por las guerras, la contaminación, la degradación espiritual que padecemos globalmente y que provocan o promueven y justifican los medios masivos; o sea, si vives preocupado por lo que sucede en la tierra, pues no tienes los pies en la tierra. Si por el contrario, vives flotando en esa feria de ilusiones, de seudoarte frívolo, hueco, si vas descerebrado adorando vidrieras, calculando a cada segundo en pos de marcas y etiquetas, si vives en esa levitación egoísta, pragmática, deshumanizada, pues te ganas el premio de tener los pies en la tierra, eres una gente “adelante”, de estos tiempos.

Imagen: La Jiribilla

Que me perdonen los neoteóricos,
anorteñados en lo posmodérnico,
si me empecino en ser un romántico
de los que abrazan el marxismo místico.

Nos quieren despoetizados, desideologizados, desocializados, desmemoriados, descerebrados, pero somos rebeldes y hacemos todo lo contrario a lo que pretende la globalización consumista.

Ya me aprendí que todo está inventado
que el acto creador es anacrónico
que el horizonte es un eclético pasado
y que el presente un porvenir recíclico:
pero soy tan creyente como un buen agnóstico.

Claro que, como diría John Lennon, no soy el único, y cada vez somos más los rebeldes, de ahí que brindo hoy con gran entusiasmo por la 38 Jornada de la Canción Política, que organiza la Asociación Hermanos Saíz (AHS) en Guantánamo.

Ya sé que conspirar futuro es anticuado
que la última política es la apolítica
que la “ley natural” es el mercado
donde no cabe esta canción política
-simplemente política.

La Jornada de la Canción Política es uno de los eventos más importantes de los que  organiza la Asociación Hermanos Saíz y el más antiguo de todos. Estos encuentros comenzaron en 1976. Los trovadores y poetas que entonces se reunieron a cantar a los mártires de la patria no sospechaban que casi 40 años después seguiría creciendo aquel árbol espiritual que sembraron.

El empeño de aquellos bardos  ha inspirado la creación de otros eventos trovadorescos de la AHS como El Longina en Santa Clara, el Trovándote de Ciego de Ávila, Al sur de mi mochila en Cienfuegos, y así en Camagüey, en Santiago… ya sean encuentros anuales o puntuales, donde el canto comprometido con las mejores causas de la humanidad, la canción poética, tiene el mayor protagonismo.

Imagen: La Jiribilla

Del primero al 4 de agosto  de este 2014, Guantánamo vivirá la Jornada 38 de la canción política. Se trata de trova y poesía en función de rendir tributo a los jóvenes Fabio Rosell, Julio Enrique Rodríguez,
Gustavo Fraga, Alberto Cusa y José Martín, miembros del Movimiento 26 de Julio, que el 4 de agosto de 1957 perecieron a causa de una explosión accidental, cuando luchaban contra la tiranía de Batista.

Sé que ahora mismo,
mientras se entona cualquier canto,
mientras partimos a disipar el calor
se está luchando allá.

 

¿Qué va a pagar
la sangre que la tierra absorbe?
¿Qué oro que no es oro de sueños pesa así?
¿Qué puede valer más?

Como en el espíritu de esta canción de Silvio y Pablo, los trovadores de hoy reflejan su tiempo, cantando en los barrios, en las escuelas, en las unidades militares. Conciertos, encuentros de trovadores y escritores, algunos de estos últimos galardonados con el Premio Calendario, (considerado el mayor reconocimiento que otorga la AHS a los nóveles  escritores cubanos), acciones comunitarias, intercambios con  soldados en la  Brigada de la Frontera y una extensión al municipio Caimanera, serán parte de las actividades principales de esta convocatoria. La presentación por primera vez del espacio “La trova más larga” se encuentra entre las novedades que trae la edición esta Jornada de la Canción Política, y se iniciará el sábado 2 de agosto, a las 10:30 a.m., en la Casa del Joven Creador, y se espera la participación de la mayoría de los bardos de una decena de provincias que asistirán al evento.

Pobre del cantor que un día la historia
lo borre sin la gloria
de haber tocado espinas.
Pobre del cantor que fue marcado
para sufrir un poco
y hoy está derrotado.

En esta ocasión la jornada se dedica al aniversario 45 del Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC y al diseñador gráfico de prestigio internacional Alfredo Rostgaard (Guantánamo, 1943-2004), quien será recordado en el concierto de apertura, el primero de agosto, a las 9:00 p.m., en el teatro Guiñol.
El segmento teórico pretende ser uno de los espacios de mayor acogida pues con la presencia de la viuda de Rostgaard se ofrecerá una conferencia acerca de la vida y obra del importante artista y se
exhibirá además el documental Hay un grupo que dice, ocasión en que estará presente el músico y compositor Pablo Menéndez, quien fuera miembro del mítico GESI.

Para el 3 de agosto se anuncia un concierto de homenaje a los valerosos jóvenes muertos, a causa de un accidente en una fábrica de bombas, perteneciente al M-26-7. Por la trascendencia de los hechos
acaecidos el 4 de agosto de 1957, esa fecha fue instituida como Día de los mártires guantanameros.
La Jornada de la Canción Política, el más antiguo de los eventos de la AHS en el país, además de un homenaje a nuestros mártires, es uno de los  momentos de interacción y reflexión de la joven vanguardia artística cubana. Los nuevos trovadores, asumen el legado de los que le preceden, asumiendo los versos de aquel Pablo Milanés que a fines de los años 60 dijo:

Pobre del cantor de nuestros días
que no arriesgue su cuerda
por no arriesgar su vida.
Pobre del cantor que nunca sepa
que fuimos la semilla
y hoy somos esta vida
.

La canción política, esa que hacen nuestros trovadores, los de ayer, los de hoy, los de siempre, es de amor: a la pareja, a los amigos, a la sociedad, a la patria, al mundo que vivimos, al que soñamos crear
—y creamos en alguna medida, con cada verso y cada acción. Con el texto audaz, crítico, enamorado, empuñando la guitarra y la voz desde sus notas más honestas, hacemos nuestro canto político, hereje. Brindo especialmente por esta 38 Jornada de la Canción Política, con el texto de “Canción de la Comuna Juvenil del Centenario” que compusieron Silvio Rodríguez y Pablo Milanés, en 1970, con el Grupo de Experimentación Sonora del ICAIC, al que está dedicado también el evento.

Imagen: La Jiribilla

Canción de la Comuna Juvenil del Centenario
Autores: Silvio Rodríguez y Pablo Milanés

Mientras la ciudad
aún a las cuatro esté encendida
y haya un lugar que te distraiga por ahí,
un humilde lugar,
un pequeño lugar,
no digas no, que estás negando el paraíso:
sé donde por años la luz es un farol
y el sueño diversión,
única diversión.

Sé que ahora mismo,
mientras se entona cualquier canto,
mientras partimos a disipar el calor
se esta luchando allá.
¿Qué va a pagar
la sangre que la tierra absorbe?
¿Qué oro que no es oro de sueños pesa así?
¿Qué puede valer más?

¿Qué paga este sudor, el tiempo que se va?
¿Qué tiempo están pagando? -el de sus vidas¬.
¿Qué vida están sangrando por la herida
de virar esta tierra de una vez?

Cuando a las once el sol parte al centro del horror,
cuando consignas y metas piden su paredón,
cuando de oscuro a oscuro conversan con la acción,
la palabra es de ustedes, me callo por pudor.

¿Qué paga este sudor, el tiempo que se va?
¿Qué tiempo están pagando? -el de sus vidas¬.
¿Qué vida están sangrando por la herida
de virar esta tierra de una vez?

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato