Notas al fascismo corriente

Confesiones

La Jiribilla • La Habana, Cuba

Toda vez que ha sido destapado otro plan encubierto del gobierno norteamericano para subvertir el orden en Cuba, lejos de simular una disculpa, a sus representantes no les queda otra que bravuconear. Ileana Ros-Lehtinen, republicana por Miami, es un ejemplo de ello al declarar: “Que USAID esté usando medidas para promover la democracia en Cuba no es ningún secreto. Nosotros tenemos que mantener la presión al régimen castrista”.

En todo caso, de sus declaraciones lo importante es que reconoce, en blanco y negro, que el imperio no ceja en sus empeños anticubanos, por todos los medios. A confesión de partes, huelgan las pruebas.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato