¡Felicidades estacioneros en su día!...

Blanca Felipe Rivero • La Habana, Cuba
Foto: Cortesía de Teatro de Las Estaciones
 
…Que lo pasen con mucha alegría.

 

Eso le deseamos a una de las agrupaciones emblemáticas del movimiento teatral cubano de títeres, en la celebración de sus dos décadas de fundada.

Cuando pensamos en Teatro de Las Estaciones, vienen a nuestro encuentro imágenes muy sugestivas, pero también significativas, cargadas de lirismo, exquisitez y de un alto vuelo poético desde lo teatral. Un dúo ya imprescindible en la familia titiritera de la Isla es el responsable. Rubén Darío Salazar y Zenén Calero, conocedores profundos del universo de la figura animada, caballeros andantes que cabalgan sin descansar ni un tilín, mientras enlazan aventuras y hacen historia.

Imagen: La Jiribilla
Ilustración de Zenén Calero para Las Estaciones
 

Pero también están las huellas que imprimen actrices y actores como Fara Madrigal, Freddy Maragotto, Migdalia Seguí, Yerandy Basart, Iván García y las jóvenes María Laura Germán y Karen Sotolongo. O las presencias de René Fernández, Norge Espinosa y Yamina Gibert, junto a las almas de Dora Alonso, Carucha Camejo y Freddy Artiles.

Entre tantos, dentro del repertorio estacionero, los espectáculos La niña que riega la albahaca y el príncipe preguntón, La virgencita de bronce, Los zapaticos de rosa y Alicia en busca del conejo blanco, distintos desde sus estructuras formales, pero sublimes desde lo artístico, me sacuden de manera especial, constituyen paradigmas de aprendizajes y satisfacciones en mis experiencias estéticas, y estoy segura que también en las de muchos otros que han tenido la oportunidad de disfrutarlas. Porque suficiente hay para apreciar y agradecerle a esta agrupación, en su entrega al arte, a través de sus referentes artísticos e indagaciones en los 20 años de existencia.

Así es el abrazo de la poética de Teatro de Las Estaciones, un saludo para expresar en Cuba y en el mundo, el valor de nuestro teatro y del alma sensible de los titiriteros, en esa dimensión de la materia, tan extraña y a la vez entrañable y medular que son los títeres.

Muchos años de paz y armonía

 ¡Felicidad!, ¡Felicidad!, ¡Felicidad!

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato