Efectuado II Coloquio sobre la novela policiaca

Susana Méndez Muñoz • La Habana, Cuba
Lunes, 11 de Agosto y 2014 (11:17 am)

El II Coloquio sobre la novela policiaca tuvo lugar el pasado sábado en la sala Martínez Villena de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, organizado por Ediciones Extramuros, con la colaboración de la Asociación de Escritores.

Los objetivos de este evento son profundizar en el conocimiento sobre la novela policiaca en Cuba, y promover la creación de obras literarias pertenecientes a este género.

En este sentido se anunció la intención de los organizadores de sistematizar estos encuentros, realizarlos de manera semestral y efectuar el próximo en el mes de enero de 2015.

Un panel integrado por Julio Villasuso, Lorenzo Lunar, Michel Encinosa Fu y Rafael Grillo, abordaron por etapas cronológicas el desarrollo de la novela policial en Cuba: Surgimiento y desarrollo de la novela policiaca en Cuba; El boom de la novela policiaca (Década de los años 70 y 80); Inicio de la renovación. (Década de los 90) y La novela policiaca durante los años transcurridos del siglo XXI.

Julio Villasuso, evocó la publicación de la primera novela policial cubana, titulada Fantoches, que publicó la revista Social en 1926, y que tuvo la peculiaridad de estar estructurada en once capítulos cada uno de los cuales fue escrito por un autor diferente, asociados todos al Grupo Minorista; éstos fueron Carlos Loveira, Guillermo Martínez Márquez, Alberto Lamar Schweyer, Jorge Mañach, Federico de Ibarzábal, Alfonso Hernández Catá, Arturo Alfonso Roselló, Rubén Martínez Villena, Enrique Serpa, Max Henríquez Ureña y Enrique Roig de Leuchsenring, y luego realizó un recorrido sobre la deprimida producción del género en la etapa neocolonial.

Al multipremiado escritor villaclareño Lorenzo Lunar, le tocó analizar la literatura policial cubana en las décadas del 70 y el 80, el llamado boom del género en la Isla, y realizó en este sentido una reflexión interesante relacionada con el antes y el después de la creación del concurso de literatura policial Aniversario de la Revolución, convocado, y organizado por el Ministerio del Interior quien era en esta etapa el rector del género en el país y que estableció un conjunto de normas para la escritura de los textos, los cuales debían presentar el estilo de la “novela enigma” y además se formaron muchos esquemas, como la aparición y colaboración siempre de los CDR en la solución de los casos, confrontación absoluta entre obreros y lumpen proletariado, entre otros.

Lorenzo Lunar al final de su intervención y dando paso a Michel Encinosa Fu para abordar la década de los 90, mencionó al Premio Nacional de Literatura Leonardo Padura Fuentes, presente en el encuentro, y citó al escritor Amir Valle cuando consideraba a este “puerta y puente por donde entra la nueva estética de la novela policiaca cubana” en dicha década.

Encinosa Fu, recordó cómo los cambios acaecidos en los 90 trajeron aparejados la desaparición de los mecenas culturales desde el punto de vista económico, cesan las grandes tiradas de ejemplares y algunos escritores de novela policial comienzan a hacer una obra que se diferencia extraordinariamente de sus producciones anteriores.

Por otra parte explicó como comienza en la etapa a cultivarse una narrativa que aborda el inframundo cívico de la sociedad cubana y que refleja asuntos críticos como la corrupción institucional, la prostitución, el proxenetismo, la delincuencia, donde se producen muchos cuentos pero que la novelística del género sufrió una desaparición casi absoluta del mapa literario cubano, salvo excepciones como algunas obras de Padura, Daniel Chavarría y Justo Vasco (1943, La Habana –2006, Gijón), y de otro escritores que no tuvieron una respuesta editorial a sus creaciones, lo cual no se correspondía con la expectativa de los lectores “ porque la sed del público se mantiene”, afirmó.

El desarrollo de la novela policial en los años que han transcurrido del presente siglo fue tratado por Rafael Grillo quien inició su intervención brindando unos ilustrativos datos actualizados sobre el consumo de literatura a nivel mundial: de 1 de cada 5 de los libros que se publican es policiaco; 1 de cada 4 de los libros que se leen, es policiaco; el 25 por ciento de las listas de libros más leídos en el mundo, son libros policiales; “en nuestro país es todo lo contrario”, recordó.

Se refirió entonces a algunos de los factores que han lastrado el desarrollo del género en Cuba como la ausencia de una revista especializada en el género, la carencia de un real concurso de literatura policial donde prime la calidad estética y la existencia de una visión ideológica y filosófica de la cultura aferrada a ciertos paradigmas de la modernidad asociados a que toda la literatura de género, como el policial, es vista como literatura de masas, nociones elitistas de alta cultura “y todavía siento que hay rezagos por ahí…”, declaró.

Reconoció no obstante el impulso que le da Padura al género, al revitalizarlo, lo cual propicia que vayan apareciendo algunos autores como Lorenzo Lunar, y Amir Valle, y otros radicados en diferentes países pero que siguen escribiendo novela policial cubana, como Yamilé García.

Como parte del encuentro fue presentado el libro El ocaso de los asesinos, del autor cubano Agustín García Valdés, el cual, con cuatro novelas policiales ya publicadas, es un buen ejemplo de la carencia promocional del género en la Isla, ya que García Valdés es casi un desconocido y no existen textos críticos acerca de sus obras.

Tomado de: Cubarte

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato