Ivica Simic en La Habana: el primer visitante
tras 21 años

Esther Suárez Durán • La Habana, Cuba
Fotos: Tomadas de Internet
 

El director croata Ivica Simic estuvo en nuestro país apenas unos días (desde el lunes 4 de agosto hasta la madrugada del sábado 9). Simic ha sido miembro del Comité Ejecutivo Internacional de la Asociación Internacional de Teatro para la Infancia y la Juventud por 16 años, conocida por su acrónimo en lengua francesa: ASSITEJ y se desempeñó durante dos mandatos (de 2008 al 2014) como su Secretario General. En premio a su dedicación y entrega, así como a los aportes hechos a la organización, el XVIII Congreso Internacional de la ASSITEJ, celebrado en mayo de este año, en Varsovia, adonde Cuba pudo asistir, lo declaró Miembro Honorario.

Imagen: La Jiribilla

Luego del cónclave, Simic emprendió uno de sus tantos recorridos por el mundo, esta vez su programa contemplaba la realización de un espectáculo en México y una breve estancia en Cuba, lugar adonde no regresaba desde 1993, momento en que tuvo lugar en nuestro país el XI Congreso de la ASSITEJ.

Durante este espacio de tiempo: 21 años, Cuba no había participado en un congreso internacional de la institución ni recibido la visita de un representante internacional de esta.

Simic confiesa que su amor por la Isla nació a primera vista. La energía, que él califica de vibrante, de los cubanos lo cautivó desde el primer momento.

En aquel Congreso de 1993, ASSITEJ clasificaba entre las primeras organizaciones internacionales en reconocer a Croacia como país independiente, lo cual dotó a la cita de una cualidad especial para la delegación croata.

Ahora hemos conversado con Ivica acerca de la ASSITEJ, de sus objetivos, programas de trabajo, de su labor en Cuba: lo que hemos logrado y todo lo que aún nos queda en el margen amplio de los deseos y los sueños; de las dificultades que se nos presentan y las estrategias posibles para resolverlas.

El martes 5 pudo asistir a un ensayo de Mowgli, el mordido por los lobos, del Teatro La Proa, en su sede de San Ignacio entre Obispo y Obrapía, e intercambiar con actores y directores sus valoraciones acerca de lo visto y sus criterios sobre los valores esenciales y las características que necesita tener el teatro para los más jóvenes. El viernes 8 visitó el Museo-Teatro El Arca y disfrutó de la puesta en escena de Pico sucio, una versión teatral del conocido relato “El gallo de bodas”, a cargo del actor, diseñador y director Christian Medina y su grupo Teatro Retablos.

El día 6 en la tarde desarrollamos un encuentro de lujo, pues junto a Ivica estuvimos los miembros actuales del Comité Ejecutivo cubano residentes en la capital, en este caso, Xiomara Palacio, Erduyn Maza y quien escribe estas líneas , junto Eddy Socorro y Ricardo Garal,  los colegas fundadores del primer centro cubano de la ASSITEJ, quienes también fueron sus representantes por un extenso periodo no solo a nivel de país, sino en el plano internacional, dado que Eddy Socorro desempeñó una de las Vicepresidencias del Comité Ejecutivo Internacional. Durante intensas horas se repasaron etapas, acciones, logros y se conversó animadamente sobre el teatro que se realiza para los niños y jóvenes en la contemporaneidad en diversos puntos del planeta.

Simic enfatizó en la necesidad de que el teatro no ilustre, sino que confíe en su joven espectador y trabaje a partir de tomar en cuenta lo que ya aquel sabe y conoce y que erija sobre ello su discurso de símbolos. Que el teatro tenga siempre presente su misión, su función social como espacio que contribuye a preparar al ciudadano del mañana desde el punto de vista ético y estético. Que siempre arriesgue, que siempre empuje sus propios límites y rete a la imaginación de sus públicos.

También hablamos de los diferentes segmentos que se identifican entre las audiencias de este teatro, donde están los más jóvenes espectadores, pero también sus maestros, sus familiares y nos detuvimos en la urgencia de compartir con nuestros artistas, así como con nuestros públicos, en especial niños, jóvenes y maestros, y con nuestros críticos e investigadores las visiones y conceptos de la escena más contemporánea. Pensamos en conjunto cómo alcanzar esa meta y evaluamos algunas estrategias y valoramos varios dispositivos.

Imagen: La Jiribilla

Cuba necesita poder recibir las producciones de más alta calidad destinadas a niños y a jóvenes, pero no precisamente o no solamente por su desarrollo tecnológico, sino por sus avanzadas y audaces concepciones y por la altísima calidad de sus historias, de su visualidad y del desempeño de sus actores. También es preciso que recuperemos el Festival de Teatro para el joven espectador que perdimos al inicio del periodo especial, tras la edición de 1990. Una cita especializada colaborará de modo definitivo en estructurar sólidamente el quehacer teatral para la población más joven y para todos los adultos que interactúan con ella.

Para alcanzar tales objetivos a partir de ahora contamos con el compromiso de Ivica Simic, como artista de la escena, quien se mostró dispuesto a regresar a la Isla para trabajar con nuestros colegas y a colaborar en el diseño de nuestros próximos programas de intercambio.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato