II Reunión de Ministros de Cultura de la CELAC

El diálogo intercultural, un principio necesario

Anneris Ivette Leyva • Venezuela

Con el acuerdo de encontrarse nuevamente en La Habana, en septiembre del 2015, y de constituir un comité para el seguimiento y evaluación del Plan de Acción cultural presentado ante el foro, concluyó ayer la II Reunión de Ministras y Ministros de Cultura de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), celebrada en la sede de la cancillería venezolana.

Imagen: La Jiribilla

Julián González Toledo, ministro de Cultura cubano, hizo alusión en esta cita al pensamiento del Apóstol José Martí cuando expresó que sin cultura no hay libertad posible; principio refrendado por el líder de la Revolución cubana, Fidel Castro, e integrado a las esencias de la política cultural cubana, acotó.

"Nuestro país interpreta el diálogo intercultural como un principio y una práctica necesaria y compleja, cuya aplicación ha demostrado que existen nuevas alternativas para la resolución de problemas a nivel mundial"; dijo.

La reunión contó en la mañana con la intervención especial de Héctor Rodríguez, vicepresidente para el área social del gobierno bolivariano, quien identificó entre los principales retos de los países miembros de la CELAC la construcción de una identidad latinoamericana y caribeña, y el fomento de industrias culturales como importante actividad económica y vía de interrelación entre nuestros pueblos.

Conducidos por el ministro de Cultura venezolano como anfitrión del encuentro, Fidel Barbarito, y por la ministra de Cultura de Costa Rica, Elizabeth Fonseca, en calidad de presidenta pro témpore del foro, las delegaciones presentes expusieron sus ideas y experiencias en torno a la necesidad de políticas promotoras de la cultura de la paz y el desarrollo sostenible, con énfasis en el respeto a la diversidad de nuestras identidades latinoamericanas y caribeñas. Igualmente, se hicieron propuestas encaminadas a la cooperación económica y cultural, la conservación y protección del patrimonio y la construcción de un sistema de información cultural.

Imagen: La Jiribilla

Los aportes de la cultura a la agenda social de la CELAC, y la construcción de la Agenda de Desarrollo post 2015 fueron otros de los temas debatidos. 

La delegación cubana abogó por "lograr la plena integración de la cultura en estrategias, programas y prácticas de desarrollo" definidos en esta Agenda, y su entendimiento como sistema de valores para la eliminación de las marcadas limitaciones materiales y financieras de los países.

El titular cubano también se pronunció en contra de la expansión de modelos pseudoculturales difundidos por la gran industria del entretenimiento, y a favor de promover en las legislaciones nacionales la garantía de los derechos culturales, del acceso a los bienes y servicios de la cultura y de la libertad de expresión artística".

Asimismo, González Toledo propuso como desafíos a atender el impulso a programas de preservación del patrimonio y la identidad cultural de cada país, así como a aquellos proyectos que garanticen un mayor impacto en la vida cultural de las comunidades.

El representante de la delegación ecuatoriana, Hernán Yánez, hizo una breve presentación del proyecto Hola Unasur, dirigido a dinamizar la movilidad de los actores políticos y el intercambio de saberes culturales entre los países de la Unión de Naciones Suramericanas.

La enviada por Brasil, Marcia Gonçalvez, explicó que su país trabaja en un planteamiento estratégico para que las transformaciones vayan lideradas por la cultura.

Imagen: La Jiribilla

Por Argentina, Mónica Guariglio resaltó el hecho de que se estuviera considerando la integración regional a partir de la cultura, y no se tomara esta como componente; "también ahora la vemos asociada al crecimiento económico, más allá del desarrollo de sus manifestaciones", resaltó.

Guariglio comentó además la positiva experiencia iniciada recientemente en Mar del Plata, con el Mercado de Industrias Culturales del Sur (Micsur), el cual permitió reconocernos en nuestra diversidad y valorar las fortalezas de nuestros emprendimientos económico-culturales; y agradeció el apoyo de los países de la Comunidad a la batalla política e ideológica que lleva adelante su país contra los fondos buitre. "El proceso de integración que vivimos en la CELAC tiene por delante la batalla cultural", sentenció.

Ashwin Adin, ministro de Cultura de Suriname, explicó cómo en su país, caracterizado por una amplia diversidad, habían arribado al concepto de identidad plural; a propósito, elogió el reciente Festival del Caribe dedicado a su pueblo que tuvo lugar en Santiago de Cuba, y en cual tuvieron representación todas las culturas surinamesas.

En consonancia con ello, el ministro de Cultura de Bolivia, Pablo Groux, opinó que al tratar temas de identidad y cultura, el discurso no debíamos hablar en singular. Además propuso —para hacer tangible el deseo de nuestros Jefes de Estado al crear la CELAC—, crear fondos de fomento para las artes, premios a nombre de la Comunidad, y fortalecer el trabajo en las redes para lograr un acercamiento más concreto a la ciudadanía desde este mecanismo de integración.

Por su parte el ministro de Guyana, Frank Anthony elogió la alusión del titular cubano al diálogo intercultural, y propuso la creación de un mecanismo para compartir experiencias en el desarrollo de las industrias culturales.

El titular de Antigua y Barbuda, Paul Chet Green, compartió con los delegados la opinión de acoger la visión de Fidel Castro y Hugo Chávez, de integrar la región latinoamericana y caribeña por la vía de la cultura.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato