Un Festival en papel

Zoila Sablón • La Habana, Cuba

No se veía un libro de este tipo desde la década del 80, cuando salió a la luz un compendio del Festival de Teatro de La Habana. Aquel volumen sirvió para reconstruir, documental e iconográficamente, un momento esencial del teatro de la Isla: aquel en el que se intentaba rescatar, con renovadas y consolidadas voces, la escena nacional entre los vestigios del quinquenio gris. Esas páginas resumían lo que había sido la primera edición del Festival. El encuentro de enero de 1980 era un gesto límpido de la necesidad de seguir adelante.

Más de tres décadas después, un libro similar, con distintos objetivos y perfiles, sale a la luz gracias a la persistencia y el deseo de la crítica y periodista Mercedes Borges Bartutis por dejar constancia de la edición 14 del Festival Nacional de Teatro de Camagüey, celebrado en septiembre de 2012. Volvernos teatro. Memorias de un Festival[1] (Casa Editorial Tablas-Alarcos) reúne, en nueve segmentos o capítulos, debates, instantes, intervenciones, coberturas, artículos, opiniones y una abundante iconografía del lente de Jorge Luis Baños, hermosamente trenzada en los textos.

Imagen: La Jiribilla

El libro es, como apunta su compiladora, hijo del espíritu reinante en esa edición. Quizá tenga ello que ver con la cancelación de la competencia que durante años signó este encuentro. Quizá. También puede haber influido cierta madurez y necesidad de dejar las cosas en blanco y negro. No relatamos nuestra escena de esta forma. A fin de cuentas, la lectura contribuye a completar, de manera más sedimentada, procesos, ideas, reflexiones y análisis en torno al panorama teatral contemporáneo de nuestra Isla.

Aparte de algunos enfoques muy particulares, estas páginas ponen en diálogo, de forma expedita y sintética, muchos de los cuestionamientos que hoy atraviesan la producción teatral cubana: el teatro de figuras y para niños, la escena emergente, contrapunteos entre producción artística y crítica teatral, etc. Ilustra, además, la repercusión del Festival en la prensa y revistas culturales, así como en Gestus, boletín oficial del Festival desde hace varias décadas. Dedica también una sección a Virgilio Piñera, en su centenario con enjundiosos artículos de corte historiográfico, testimonial y crítico.

Aunque es un producto autónomo, con valores propios, el volumen expresa, a su vez, cómo fue pensado y concebido el Festival.  Evidencia las operaciones, intereses, objetivos que se vislumbraron para esta edición que, como ya he dicho anteriormente, no fue competitiva.

Volvernos teatro. Memorias de un Festival es una bitácora del teatro cubano actual, un libro que se vuelve indispensable ante la ausencia de una sistematización por parte de la crítica, de la institución, de los espacios de investigación, publicaciones, etcétera, acerca de los procesos creativos en el teatro nacional. No sería este,  por supuesto, el único soporte y acercamiento, derivado como es en este caso de un encuentro teatral, el más importante hacia el interior de la escena cubana; pero sí un intento por condensar un momento privilegiado en el que el teatro de la Isla dialoga consigo mismo, en el que se legitiman, reconocen, emergen otras  voces junto a las ya consagradas.

El libro es un útil referente para estudiantes, académicos en sus planteos de posibles perspectivas del teatro cubano. Tener a la mano, de un solo golpe, el listado de lo más representativo de la producción teatral en un periodo determinado, los debates en torno a temas acuciantes y también una muestra del discurso crítico, trazan zonas de interés para investigaciones posteriores.

Como su propio formato indica, diseñado por Jorge Méndez Calás, Volvernos teatro….podría ser visto, igualmente, como un cuaderno de consulta, de trabajo, porque tiene como valor añadido, el directorio nacional de teatro que incluye los teléfonos, correos electrónicos, direcciones postales de los grupos profesionales de toda la Isla.

Volvernos teatro. Memorias de un Festival es el resultado no solamente de la insistencia y la constancia provechosa de Borges Bartutis, sino de una faena en colectivo, tal como lo es la propia labor del teatro. Es imposible pensar, concebir y concretar un libro así sin el concierto de varias manos, sin el respaldo institucional y sin la conciencia plena de la necesidad de una constatación de este tipo.

Sería muy conveniente que una aventura editorial de esta naturaleza, que supone una tarea muy dura de recopilación, cotejo, extremo cuidado para que nada ni nadie falten, se convierta en una permanente línea de trabajo, en un horizonte de teatro. Ya está a las puertas, del 4 al 11 de octubre, la edición número 15 del Festival. Sus lectores esperamos abrir las páginas de esas futuras memorias.


[1] Volvernos teatro. Memorias de un Festival, (Casa Editorial Tablas-Alarcos, 2013). Compilación de Mercedes Borges Bartutis. Edición y corrección: Mercedes Borges Bartutis, Yoimel González Hernández, Marielvis Calzada Torres. Fotos: Jorge Luis Baños. Diseño y maquetación: Jorge Méndez Calás

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato