Intersecciones

Bayamo: Filtro de campaña (III)

Omar Valiño • La Habana, Cuba

El resto de la programación para nuestro Encuentro con la crítica en Bayamo, estuvo conformada por el Guiñol Pequeño Príncipe, Teatro Andante, La Guerrilla de Teatreros y Teatro Alas D’Cuba.

El Guiñol presentó El gato abate las botas que, como indica el título, es una versión libre a partir de “El gato con botas”, firmada y dirigida por Sulkary Peña, a partir de textos de Alexis Díaz Pimienta y Felipe Oliva. Ahora con explícito carácter de juguete cómico, pero también asumiendo sin ambages la campaña pública de higienización.

Imagen: La Jiribilla
El gato abate las botas

Aunque tiene buenos momentos en la interacción entre actores en vivo (Jorge Félix Moreno Sam y Damián Armando Jorge) y el teatro de sombras, abusa de esa interacción con una indiscriminada cantidad de técnicas y produce indefiniciones de estilo.

Con La loca aventura e increíble historia del caballero que conquistó su luz o Ay, Margarita, Teatro Andante, bajo la dirección de Juan González Fife y la visualidad conseguida por el diseñador Félix Viamonte, ofrece un legítimo bufo actual y callejero. Con mucho tiempo en zancos, esta fábula de animales es humorística de principio a fin. Con excelentes desempeños de Dailín Anaya, Julianner Suárez y Roque Figueredo, quienes parodian canciones, melodías y estribillos de moda e introducen “morcillas” a gusto, el espectáculo apunta a la necesidad de una sólida identidad individual.

Imagen: La Jiribilla
Ay, Margarita

Fernando Muñoz asume Mamá, de Raúl Alfonso, con dos jóvenes actrices (Alianna María Díaz y Lauren Guevara) y el experimentado Juan Alberto Ante. Pero no logra vencer la dificultad de un texto donde todo el conflicto se produce en el plano verbal, en el propio juego de referencias, pero no en lo que pasa.

Aunque no cuesta trabajo leerla como denuncia de cualquier política dogmática o sectaria, a través de la familia como núcleo, padece de una inverosimilitud, con todo y el nivel metafórico, que bien podría ser inyectado con mayor realidad y actualización.

La Guerrilla de Teatreros nos condujo hasta un cuartel de bomberos para ver Alarma de fuego, de Yamisleidis Reyes Beltrán. Alemay Caballero, sin formación previa como actor y sí como artista plástico, asume con organicidad su sencillo unipersonal que con modestia quiere homenajear el oficio de los bomberos, si bien le falta dinámica para transitar entre títeres, narración oral y representación.

Imagen: La Jiribilla
Alarma de fuego

Por Manzanillo se presentaron en un programa concierto los colectivos Bienandanza, Okkán Addé y Gran danza, a los cuales se les debe un encuentro especializado similar a este, pero en danza. Y estuvo Ategua con La Jaula que centra su mirada en la pareja y sus problemas de comunicación, pero a cuya puesta en escena se le debe mayor elaboración en todos niveles.

En pleno fragor de la cruzada permanente que es hacer teatro, pasó este filtro crítico que tomó el pulso a la escena de la provincia Granma. Fue la comprobación de un estado, que ahora podemos divulgar hasta una próxima vez, hasta otro Filtro de campaña que sea también hijo de los estímulos dejados por este intercambio.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato