Títeres en El Tendal asturiano

Armando Morales • Matanzas, Cuba

La cuarta edición del Festival Internacional “El Tendal de los Títeres de Candás”, en Asturias convocó a colectivos titiriteros de nuestra América de amplia resonancia en los retablos del mundo, así como al maestro marionetista Pavel Vangeli, de la República Checa, país donde los títeres se reconocen como arte nacional.

Imagen: La Jiribilla

En el espectáculo titulado Las marionetas cantantes, Pavel muestra hermosas figuras angelicales, cual sacro retablo, revoloteando alrededor del ámbito escénico compuesto por una especie de rodillo como elemento escenográfico que al girar oportunamente propicia la imagen  pictórica de ubicación. Recurso milenario del que el titerismo mundial se apropia brindando el marco paisajista donde los personajes realizan sus números. Pista de circo, paisajes marinos, jungla selvática, camposanto y villorrios ubican, cromáticamente, el fondo a las peripecias de diablos (Praga no sólo está llena de ángeles), y las marionetas de Pavel lo confirman. Entre otros aplaudidos números, un fascinante payaso ejecuta con su violín melodías conocidas. Magistralmente se entrega a la pantomima, a la danza y otros gags inherentes al universo circense. La propia marioneta porta a sus espaldas una mochila de la cual emerge, sorpresivamente, otra figura más pequeña realizando, en verdadero alarde titeril, un número de malabarismo.

Desde la República Argentina la Compañía Artesanal de Títeres Les Go, dirigida por la titiritera, conocida en el ámbito latinoamericano con el sugerente nombre de Damasita, presentó Serenata a la luz de la luna. Hermosa y tierna historia del amor entre gatos. Fundada en el año 1999, en la hermosa ciudad La Plata, la compañía marca la estética del recién desaparecido maestro Eduardo Di Mauro. Damasita renovada estirpe de la familia de los Di Mauro, como adelantada alumna, se las arregla para iluminar su unipersonal en una exhibición espectacular de las posibilidades expresivas del títere de guante. En tanto, de la Isla Margarita de la República Bolivariana de Venezuela, el grupo Títeres Tin Marín, conformado por los titiriteros Omar Galbiati y Valerie Peregrín mostraron Perucho y el collar de perlas, con asesoría literaria de Daniel Di Mauro, a partir de las narraciones de la Isla cuando era refugio de piratas y corsarios. La presencia de las figuras, confeccionadas por los propios titiriteros, teatraliza antiguas leyendas de pescadores margariteños. El espectáculo irradia poesía genuina a través de las peripecias de Perucho y su enfrentamiento con duendes, serpientes melenudas, el chivato custodio de la cueva donde la Chinigua (la muerte) atesora el collar de perlas, ofrecida por Perucho a “la madrecita de los hombres del mar”, es decir la virgen del Valle, como agradecida  dádiva por salvar a su madre de una enfermedad.

El Teatro Nacional de Guiñol de Cuba mostró el espectáculo En un retablo cubano René y Javier, compuesto por dos títulos, de dos autores e interpretados por dos titiriteros. Lázaro Hernández revive la amorosa Historia de burros de René Fernández para dar paso a Armando Morales haciendo, una vez más, El pícaro burlado de Javier Villafañe.

Esta cuarta edición, del Festival Internacional “El Tendal de los Títeres de Candás” marca la acción integradora del títere como instrumento imprescindible de los pueblos. Arte que responde a la necesidad de imaginar; de otorgar vida al objeto. Los realizadores del proyecto: el Teatro Yheppa, dirigidos por los titiriteros Carlos y Yolanda Diana lo ha tenido en cuenta a lo largo de las cuatro ediciones, lo cual ha fortalecido y revelado que los títeres y su jolgorio, desde milenios, lanzan a voz en cuello las verdades humanas.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato