Desde México

Teatro Línea de Sombra

Gabriel Yépez • Camaguey, Cuba

Fotos: Cortesía de Transversales

A lo largo de los años 1998-2013, el Encuentro Internacional de Escena Contemporánea, Transversales, ha logrado presentar en México, una extensa serie de trabajos escénicos producidos en el ámbito internacional. Esta iniciativa inicialmente realizada bajo el título de Encuentro Internacional de teatro del Cuerpo (EITC), ha promovido un intercambio de lenguajes artísticos relevantes para la creación de la escena contemporánea. En cada uno de los años que han conformado este encuentro hemos presenciado, discutido y desarrollado los componentes y fundamentos escénicos que han sido el eje de esta iniciativa en dos momentos: el teatro del cuerpo y, más tarde, la escena transversal.

 

Imagen: La Jiribilla
 

En estos 16 años de trabajo constante, Transversales ha logrado convocar a un diverso grupo de creadores escénicos, cuyos trabajos se caracterizan por estar basados principalmente en técnicas corporales y por integrar diversas disciplinas como soportes expresivos relativos a la creación escénica transdisciplinaria.

En México la presencia de creadores internacionales en el contexto específico de un encuentro y no un festival, ha sido relevante en dos niveles principalmente: por la presentación de creaciones en las que los espectadores pueden presenciar, sobre la escena, los elementos estéticos que conforman cada una de las propuestas, y por la realización de talleres prácticos que permiten a los participantes acceder, a través de una metodología especifica de trabajo, a las poéticas que sustentan dichas propuestas, abriendo así distintas posibilidades de entender la escena teatral contemporánea.

 

Imagen: La Jiribilla

 

De esta manera, Transversales ha logrado incidir directamente en las creaciones de artistas escénicos nacionales. Ejemplo de ello es el trabajo de varios hacedores mexicanos que, a partir de su experiencia en el encuentro y el trabajo directo con los creadores y compañías invitadas, han logrado integrar en sus producciones lenguajes inspirados en este tipo de procesos y han podido mostrar en creaciones nacionales e internacionales estos resultados.

Transversales ha sido conformado desde sus inicios por una serie de trabajos que articulan una relación con el cuerpo como soporte de memoria colectiva o como desdoblamiento de presencias poéticas. Estos acercamientos han permitido presenciar el cuerpo desde diversas implicaciones invitándonos a reflexionar sobre el cuerpo como generador de discursos. Propuestas que sin lugar a duda han contribuido a poner en crisis los componentes de creación escénica actual, a interpelar la mirada del espectador y a despertar nuevas maneras de diálogo con los creadores escénicos de nuestro país. De esta forma, a lo largo de 16 años hemos tenido la oportunidad de compartir con los espectadores y talleristas nacionales la presencia de creadores de talla internacional como Yoshi Oida, Josef Nadj, Rodrigo García, Stefan Kaegi (Rimini Protokoll), Angélica Liddell, La Ribot, Tamara Cubas y Pippo Delbono, entre muchos otros.

 

Imagen: La Jiribilla
 

Desde un inicio la idea de la reflexión y creación de pensamiento en torno a las prácticas escénicas actuales, fue una de las líneas proyectadas para conformar el encuentro, de esta forma, a lo largo de cada una de las emisiones se fueron sumando una serie de conferencias, mesas redondas y debates teóricos con varios objetivos: reflexionar en torno a las diversas maneras de creación, analizar el discurso práctico de la escena desde una perspectiva teórica y, de esta manera, generar un marco que nos permita un amplio entendimiento sobre la creación escénica actual.

Esta Bitácora Transversales que compartimos con el lector intenta dar cuenta del trabajo realizado en estos primeros 17 años de trayectoria del encuentro y por ello nos ha sido necesario reflexionar sobre su incidencia y repercusión dentro de un contexto nacional, planteada en una lógica paradojal que redimensiona la importancia de la alteridad y la singularidad. Es aquí donde las preguntas elaboradas a lo largo de estas líneas encuentran pertinencia. Visto desde esta perspectiva, los años de realización de este encuentro deberán ser revisados desde la paradoja en la que los extremos puedan dialogar, influenciarse y finalmente enriquecerse mutuamente.

Imagen: La Jiribilla

 

Una revisión de esta naturaleza, no puede quedar ajena a las formas de producción y formas operativas en materia de cultura, debido a que a lo largo de la realización de esta iniciativa se ha llegado dos veces al mismo punto de ruptura en su continuidad debido a “políticas culturales” de los estados sede. Las dificultades existentes entorno a la supervivencia de proyectos culturales de largo aliento en nuestro país responde a una constante en el sistema cultural nacional, estatal y municipal que permite a las administraciones modificar de un día a otro los gastos en materia de cultura, dejando de lado los logros obtenidos de manera auténtica por los proyectos culturales e ignorando su impacto e incidencia con el entorno local y nacional. Bajo un panorama de incertidumbre en materia de cultura que impera en el México actual es necesario reflexionar sobre la política pública gubernamental y fomentar la profesionalización de los encargados de la administración en materia de cultura en todos los niveles de gobierno: nacional, regional y municipal, para con ello asegurar modelos de producción eficaces y democráticos, ya que como afirma el especialista Tomás Ejea, “una propuesta en materia de cultura para ser una verdadera política de Estado democrática y participativa debe estar integrada por una continuidad, legalidad (que la proteja de las percepciones de cada sexenio), participación ciudadana, coordinación (que rompa con los intentos aislados e intereses de grupo), autonomía presupuestal y transparencia.”[1]
 

Imagen: La Jiribilla
 

Al hacer memoria sobre la trayectoria de un encuentro de artes escénicas como Transversales, los aspectos relativos a la administración cultural merecen especial atención, particularmente en una época en la que los resultados de iniciativas culturales tienden a medirse exclusivamente en cifras y datos duros, resultado de una idea de mercado que permea la concepción del arte como un producto más supeditado a la oferta y la demanda. En los dos casos de las ciudades sede que sirvieron de plataforma para el encuentro (Querétaro y Pachuca) habrá que reflexionar sobre sus intereses en materia de cultura y ver en qué medida coinciden con la definición de política cultural descrita por Rafael Tovar y de Teresa: “las dos líneas centrales de la política cultural en el marco de la modernización deberían de ser: a) la corresponsabilidad por la que ‘los propios artistas y hombres de cultura han de participar en las líneas básicas de las acciones gubernamentales’ y b) la descentralización, ‘instrumento idóneo para extender la red de servicios culturales y recoger las necesidades y aspiraciones de cada grupo y región del país’.”[2]

Uno de los objetivos fundamentales que han acompañado siempre el recorrido de la propuesta de este encuentro de escena contemporánea ha sido la creación de alteridad como un fenómeno complementario y no excluyente. Ejercicio por demás complejo y que, sin embargo, nos ha ocupado año con año. Esa creación de la alteridad ha sido procurada y puesta en relación por un lado, con los discursos de creaciones escénicas transversales internacionales y, por el otro, con creaciones teatrales tradicionales que conforman la producción mayoritaria en México.

Estos primeros años del Encuentro Internacional de Escena Contemporánea, Transversales, podrán ser al mismo tiempo considerados muchos, para los innumerables logros alcanzados y pocos, para lograr conformar una visión plural del arte más allá de las disciplinas. La Bitácora transversales que se editará próximamente en México presenta parte del resultado de 16 años de trabajo impulsado por el apoyo de personas e instituciones, y es a la vez la ocasión para abrir una interrogante sobre los objetivos de un encuentro de esta naturaleza en el devenir de las innumerables variaciones estéticas y conceptuales por las que transita la escena contemporánea, así como en el contexto de una fulgurante generación de articulaciones teóricas y pensamiento crítico en torno a éstas.
 

Imagen: La Jiribilla

 

Cada una de las páginas que integran la futura publicación nos brinda la oportunidad de reflexionar sobre la incidencia, el diálogo y la repercusión del encuentro en el contexto artístico nacional. Es un espacio impreso en el que podemos constatar las certezas que han logrado hacer de este encuentro un espacio de intercambio internacional y trazar una serie de perspectivas de desarrollo y creación de vínculos para el futuro próximo. Así, esta bitácora se presenta como recuento, trayecto y memoria, brindándonos la ocasión de pensarnos en el transcurrir del tiempo desde los logros alcanzados para así poder imaginar nuevas perspectivas de desarrollo, vinculación y diálogo con la creación y la formación escénica actual.

 

Intervención en el panel dedicado a la gestión cultural en las artes escénicas, celebrado en 6 de octubre de 2014 durante la 15 edición del Festival Nacional de Teatro en Camagüey.
 
Notas:

[1] Tomás Ejea, Poder y creación artística en México. Un análisis del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA), UAM, 2010.p. 23-25

[2] Citado en En Tomás Ejea, Poder y creación artística en México. Un análisis del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA), UAM, 2010.p.27

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato