La Avellaneda hoy: algunos acercamientos

Maité Hernández-Lorenzo • Camaguey, Cuba

El homenaje a la gran escritora ya había comenzado la noche anterior con la versión de El millonario y la maleta, de Freddys Nuñez y Teatro el Viento, en colaboración con Norge Espinosa como dramaturgista. De manera que la mesa "La Avellaneda, de vuelta a su reino" concretaba la vocación de la actual edición —hecha explícita también desde la propia imagen del Festival— por recolocar entre nosotros a la escritora camagüeyana. A ella y a José Jacinto Milanés se le dedicó una exposición en la sala del encuentro con fotos de montajes de sus piezas debidas al recordado Armando Suárez del Villar.

Imagen: La Jiribilla

Al panel del sábado en el segmento teórico Volvernos Teatro, le antecedió la proyección del programa Hurón Azul de la UNEAC, dedicado a la vida y obra de La Tula, y en el cual investigadores de su obra refirieron aspectos claves que aún hoy provocan nuevos análisis y acercamientos.

La Dra. Zaida Capote, investigadora del Instituto de Literatura y Lingüística y coordinadora principal del Congreso sobre Avellaneda que tendrá lugar en noviembre próximo, junto a los profesores y ensayistas, Dr. Luis Álvarez y Dra. Olga García Yero, compartieron visiones sobre diferentes zonas de la producción intelectual de la autora de Sab, así como de la pertinencia de sistematizar más la divulgación y conocimiento de su obra.

Capote relató cómo llegó a Cuba el Álbum de autógrafos de la Avellaneda, una de las adquisiciones más importantes de materiales pertenecientes a la dramaturga donde pueden observarse aristas poco conocidas de la personalidad de esta imprescindible mujer del XIX. El volumen, que será donado a la Biblioteca Nacional José Martí durante el Congreso, da fe de la extensión y alcance de sus complejas y vastísimas relaciones, y de la ascendencia que tuvo en el campo cultural y político de entonces.

Entre tanto, la Dra. García Yero puso énfasis en el teatro de la Avellaneda desde una perspectiva feminista. Afirmó que aún son escasas las piezas de la autora sobre los escenarios cubanos, así como un estudio más profundo de su pensamiento a través de su escritura dramática. Recordó los míticos montajes realizados en los setentas por Armando Suárez de Villar, Abelardo Estorino y otros directores en un afán por dar a conocer el teatro cubano del XIX. Para la también periodista, las piezas teatrales tenían varios puntos de contacto con la realidad de la Isla y ponía a la mujer como protagonista en la escena, una mujer fragmentada, compleja, no siempre víctima de sus pasiones. Según afirmó, la obra de la Avellaneda sigue viva, palpitante de realidad en muchos aspectos de nuestro presente.

El ensayista y crítico Dr. Luis Álvarez tomó a la Avellaneda como pretexto para hablar de la actualidad. Álvarez recolocó su mirada sobre la crítica teatral cubana en aspectos de la historiografía y la genealogía del pensamiento crítico desde las aulas del ISA y reclamó la necesidad de cambiar los modelos de investigación para alcanzar una mejor comprensión de la literatura dramática del XIX cubano desde una perspectiva actual.

Para ello recordó que el mismo Rine Leal, pater de la teatrología cubana y su amigo personal, hace casi cincuenta años en su imprescindible volumen La selva oscura, ya había ofrecido una visión reduccionista de la obra de la Avellaneda, peso que ha seguido arrastrando sin ser revisado ni actualizado desde la crítica y la academia.

Imagen: La Jiribilla

Igualmente, el debate tocó zonas de interés hacia el interior de la crítica teatral cubana, en tanto urge una sistematización más consciente de las críticas, así como de un andamiaje teórico propio. Norge Espinosa, moderador del panel, insistió en la necesidad de crear una compañía dedicada al montaje de las obras clásicas cubanas. Cuba siempre fue una referencia para el teatro. “Nos queremos poco”, apuntó. Al igual que los doctores Álvarez y Yero, demandó la urgencia de establecer una genealogía de nuestra tradición teatral.

Jaime Gómez Triana, desde el público, aclaró que los planes de estudio se encuentran en un proceso de revisión y coincidió en que hay que lograr otras miradas desde la investigación. Recordó a los presentes que muchos de los montajes de esos clásicos cubanos, fueron acusados de formalistas y meyerholdianos, calificativos despectivos y lacerantes en aquel momento, lo que fijó, sin dudas, un precedente. Roberto Gacio, un testigo presencial privilegiado de aquellos espectáculos, subrayó el montaje de La hija de las flores, de Suárez del Villar como el más logrado de aquella saga.

En un segundo momento, la mesa recibió a Freddys Nuñez para compartir la experiencia del montaje de El millonario y la maleta. Para el director fue esencial el diálogo con Nieves Lafferté, quien ofreció claves importantes que permitieron una mejor comprensión del texto y su puesta en escena.

Varios asistentes agradecieron el montaje de una obra de Avellaneda en su ciudad y por Teatro del viento, un grupo que ha logrado consolidarse entre los espectadores y el panorama profesional del país. El diálogo franco y abierto contribuyó a enriquecer visiones y opiniones sobre particularidades de la interpretación de algunos personajes que son sensibles de reconsiderarse. La obra, anunció Zaida Capote, está incluida en el programa del Congreso.

La sesión matutina concluyó con las presentaciones de Conjunto no. 172 y la multimedia homónima que reúne desde el número 1 hasta el 170. La más reciente entrega de Conjunto, según explicó su directora, la Dra. Vivian Martínez Tabares, contiene entre sus páginas una encuesta a importantes teatristas de la región a propósito del medio siglo de vida de la revista, un dosier sobre Mayo Teatral, la temporada de teatro latinoamericano y caribeño, un acercamiento a Traspasos escénicos, encuentro teórico organizado desde las aulas del ISA, reseñas sobre el Festival de Teatro de grupo en Sao Paulo, sobre la escena puertorriqueña y otros materiales de interés que encuentran un espacio propicio de intercambio en un Festival como el de Camagüey.

La multimedia, concebida en ocasión de su aniversario cincuenta, fue una realización entre la Casa de las Américas y Ediciones Cubarte. El disco contiene los materiales publicados por la revista desde su fundación en 1964 por Manuel Galich hasta los dos números anteriores. Es una herramienta imprescindible para investigadores, estudiantes y teatristas para comprender procesos teatrales en el devenir de nuestro continente.

Fuente: Boletín del Festival de Teatro Gestus

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato