Un teatro azul marino

Aimelys Díaz • Camaguey, Cuba

Fotos: Cortesía del Consejo Nacional de Artes Escénicas

La presencia del teatro para niños y de títeres creado en los últimos tiempos es habitual en la programación del festival camagüeyano. Cada emisión trae a los teatros de la ciudad algunos de los montajes más reconocidos por la crítica y el público. Uno de los visitantes asiduos a la cita es el titiritero, dramaturgo y director de Teatro de Títeres Retablos, Christian Medina. Llegado de Cienfuegos, cada dos años el creador nos presenta una nueva pieza que sorprende desde la originalidad de la historia hasta las formas de los muñecos.

Imagen: La Jiribilla

Esta vez, la sala del teatro La Edad de Oro exhibe La muchachita del mar, versión de un cuento de Hans Christian Andersen. Desde la propuesta teatral de El ruiseñor, Christian Medina no se aventuraba a trabajar con la literatura de Andersen. La muchachita del mar responde al título y fábula originales del autor danés, más allá de la versión cinematográfica que Walt Disney titulara La sirenita. Ahora, el cuento se convierte en la base para la concepción escénica del titiritero, de cierta manera, un homenaje a este escritor que ha hecho soñar a numerosas generaciones de personas.

Obtener el amor del príncipe será un pretexto para desplegar el verdadero motivo de la sirena Mariana, tener un alma inmortal y no convertirse en espuma de mar, “como les sucede a todas las sirenas”, afirma su abuela. Ayudada por el espíritu de la bruja del mar que “posee a la abuela”, tendrá que superar varias pruebas a cambio de su sueño. El creador teatral vuelve sobre temas como la soledad, el derecho a la diferencia, la búsqueda de la identidad, la trascendencia de la muerte. Christian Medina juega con el carácter mítico-religioso de la historia original de La muchachita del mar y nos presenta una atmósfera misteriosa y onírica en la escena.

Aún recuerdo Tras la noche, mi encuentro con el teatro de este creador que propone una mirada otra al universo de la figura animada para niños. Ahora, cuando observo La muchachita del mar, evoco aquél montaje de hace más de cuatro años, en el sentido de la mirada artesanal que nos muestra. ¿Quién dice que de un cubo de madera no puede surgir la torre de un castillo o que de pronto, una cesta no pueda transformarse en un barco? Mediante el uso de varios mecanismos, Medina nos regala “un trozo de océano” por retablo y alejado de cualquier edulcoración, surgen los títeres, seductores desde su síntesis formal. De esta manera, nos contará una fábula de mar y tierra en una amalgama de colores y matices de luz que recrea el entorno misterioso de la pieza.

Imagen: La Jiribilla

Afinado creador de muñecos, Christian Medina explora la unión de las técnicas del marotte y el guante en una escena con el mínimo de elementos. Desde la concepción titiritera, su ingenio recrea imágenes contrastantes que mostrarán, a diferencia del resto de los títeres, a la sirenita Mariana, blanca totalmente, como metáfora de quien no forma parte de ningún lugar. A medio hacer, dirían muchos, aunque en eso radica uno de los atractivos de La muchachita del mar pues ¿cuántos colores puede sugerir la imagen blanca de Mariana, únicamente “bañada” por los matices de luz? Quizás, en algunos momentos deba buscarse una mayor síntesis en pos de una mejor atención del público infantil, sin embargo, el aliento poético de la pieza alza la voz a través del silencio.

La muchachita del mar es para los niños de 7 años en adelante, aclara Christian Medina y brinda las pistas de esta fábula que nos alerta sobre la incertidumbre de la existencia de una vida eterna. Vayamos pues, junto a Mariana, el príncipe y Christian hacia “las brillantes estrellas” en busca de nuevas historias por contar.

Fuente: Gestus, boletín del Festival Nacional de Teatro

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato