El teatro cubano: una apuesta por el futuro

Marilyn Garbey • Camaguey, Cuba

Freddy Núñez Estenoz es el director de Teatro del Viento y es, al mismo tiempo, el director artístico del Festival Nacional de Teatro.En esta entrevista habla del fervor de los camagüeyanos por el teatro, expone sus razones para acercarse a un texto de la Avellaneda y defiende la necesidad del intercambio entre los teatristas.

Imagen: La Jiribilla
 

¿Cuáles son las expectativas de los camagüeyanos respecto a un Festival de Teatro Cubano que se inserta en los festejos por los 500 años de la fundación de la ciudad?

Aquellos que conocen Camagüey saben que la ciudad se moviliza en torno al evento cultural más grande que tiene a esta urbe como sede. Al comenzar el Festival estaban agotadas las entradas para casi todos los teatros; para nosotros es una fiesta. Llegamos a la décimo quinta edición, se ha acumulado experiencia organizativa y se ha creado un público para el evento, ya han pasado más de 30 años desde que Rómulo Loredo fundó el encuentro y los camagüeyanos lo han hecho suyo.

Eras casi un niño en los años fundacionales del Festival, has crecido junto a él y ahora eres su director artístico. ¿Cómo asumes tal responsabilidad?

Hoy hablaba con uno de mis actores sobre el tema y me emocionaba. Descubrí el Festival en el año 98, era jefe de escena del Teatro La edad de oro y ya tenía la intención de dedicarme al teatro. En 1999 fundé Teatro del Viento y he participado siempre con mi grupo, que ya celebra sus 15 años en este 2014, es decir, que he visto el Festival desde ópticas diferentes. Es, por ejemplo, una gran responsabilidad hacer la apertura del evento con El millonario y la maleta, el montaje que hice con mi grupo. Hace muchos años que una agrupación camagüeyana no tenía el honor de abrir el Festival, y lo hacemos con un texto de la Avellaneda, una hija ilustre del Camagüey.

¿Por qué eligieron El millonario y la maleta? ¿Cómo dialoga ese texto con nuestra contemporaneidad?

El texto coloca a la familia en el centro del debate, un tema muy caro al teatro cubano. Cuando la Avellaneda lo escribe, a mitad del siglo XIX, plantea el conflicto de una madre que quiere buscar un buen partido para sus hijas casamenteras. Al leerlo, casi 150 años después, encontramos mucha resonancia en nuestra actualidad. También elegimos este texto porque su movilidad nos permite abordarlo sin renunciar a los presupuestos estéticos de Teatro del Viento. Hacemos teatro para jóvenes y adolescentes, hablando de la realidad cubana. No nos habíamos acercado antes a los clásicos, casi siempre representábamos textos de mi autoría. Esta vez Norge Espinosa reescribió el texto para nosotros, respetó las esencias de la Avellaneda y actualizó algunos de sus momentos para conectarnos con los espectadores del siglo XXI. Me siento muy satisfecho en el plano personal por haber nucleado a un grupo de especialistas alrededor de la puesta en escena. Nieves Laferté es la diseñadora del vestuario, e hizo una reconstrucción histórica a partir de la contemporaneidad. Jesús Ruiz, gran amigo de Teatro del Viento, comenzó el diseño escenográfico, después de su desaparición física se incorporó al equipo Gabriel Hierrezuelo, que continuó la línea de austeridad del Teatro del Viento en la visualidad de sus espectáculos. Hacer El millonario y la maleta ha sido una escuela para Teatro del Viento, me siento muy feliz.

En este montaje pediste colaboración de especialistas de diversos signos. Algunos como Norge y Gabriel trabajan contigo por primera vez.

El millonario y la maleta es un texto que exige un gran formato. Estoy acostumbrado a trabajar en el pequeño formato, y ahora suben diez actores al escenario. Hasta este momento yo diseñaba el espectáculo, realizaba la banda sonora, montaba las coreografías, dirigía a los actores. Esta vez quería concentrarme en el trabajo de puesta en escena y, también, quería darme la posibilidad de trabajar con estos especialistas. Ha sido un aprendizaje trabajar con Norge; Nieves, prácticamente, se mudó a Camagüey, siguió muy de cerca el proceso de elaboración del vestuario. Jesús, en su momento, y luego Gabriel trabajaron muy duro en la escenografía. Eso ha servido para el crecimiento profesional del equipo técnico del grupo. El millonario y la maleta ha marcado un antes y un después en la trayectoria de Teatro del Viento. Ya pienso abordar otros textos, como El becerro de oro, de Luaces, y otros del teatro universal.

¿Qué distingue a la 15 edición del Festival del Teatro Cubano?

Es el momento de madurez del Festival y se ha organizado por segmentos. El "De la buena memoria" trae de regreso al evento espectáculos que marcaron pautas, como Delirio habanero, de Teatro de la Luna, y Mundo de muertos, del Estudio Teatral Macubá. El segmento "Pálpito y realidad" acoge los montajes más relevantes de los últimos dos años. Hay exposiciones y encuentros teóricos. También se presentan espectáculos en la calle, la geografía camagüeyana, repleta de plazas y callejuelas, es propicia para este tipo de representaciones.

Al Festival asisten grupos de La Habana, Matanzas, Villa Clara, Pinar del Río, la Isla de la Juventud, Cienfuegos, Ciego de Ávila, Granma, Las Tunas y Santiago de Cuba. Los teatristas camagüeyanos se suman a la fiesta con varias propuestas.

Quiero significar que la presencia camagüeyana es la más grande de las diez últimas ediciones del Festival. Esta vez hay cinco grupos de la ciudad sede en el programa del evento. Está Teatro del Espacio Interior, una compañía emblemática como el Guiñol de Camagüey, el Ballet Folclórico de Camagüey se suma a los festejos por el bicentenario de la Avellaneda con una versión de Sab, y La andariega también participa con sus niños.

Imagen: La Jiribilla

¿Te atreverías a afirmar que el teatro que se hace hoy en la ciudad de Camagüey goza de buena salud? ¿Su presencia en el evento es consecuencia del trabajo cotidiano?

Eso responde al trabajo consecuente del Consejo Provincial de las Artes Escénicas, a partir de la gestión de su presidente José Elías Gomero. Sabemos que la creación artística exige tiempo y esfuerzo, y él ha promovido acciones a favor del teatro que han posibilitado llegar a este punto. Yo llevo 20 años haciendo teatro en Camagüey, y creo que este es uno de sus mejores momentos.

Las sedes teatrales de la ciudad han renovado su imagen y su funcionabilidad para el Festival. ¿Cuál es su opinión?

Los camagüeyanos esperan el Festival con ansias, deseosos de participar en la gran fiesta del teatro, y ha sido gran preocupación de las autoridades de la ciudad la preservación de las instalaciones teatrales. Esta vez la sede de Teatro del Espacio Interior se suma al evento y la sala Avellaneda se abre para el Festival. En la sede de Teatral Teatro se presenta La Andariega.

Siempre el pensamiento teórico acompañó las jornadas del Festival. ¿Cómo se inserta la crítica en el Festival esta vez?

Cuando comencé mi andar por el Festival me fascinaba la dinámica de los Encuentros con la Crítica, por la posibilidad de dialogar abiertamente. Eso sufrió cambios, hubo un momento en que desapareció del programa, y ahora vuelve. Creo que el Encuentro con la Crítica debe ser diario, es mi propuesta para la próxima edición, no hay que tener miedo a dialogar con la crítica, y hay que sumar el nuevo pensamiento sobre el teatro. La crítica se publica en revistas de papel o en espacios digitales, pero a mí me parece más interesante cuando se hace frente a frente, de manera interactiva.

¿Qué espacio reserva el Festival para los jóvenes teatristas?

Aquí estarán representados dos de los jóvenes dramaturgos de mayor impactoen el país. Aleja a tus hijos del alcohol, de Rogelio Orizondo, por Teatro El Público, y Teatro El portazo trae Semen, de Junior García. Kafé verde es un dossier de la nueva generación teatral, allí se revisitarán sus espectáculos. El Festival apuesta por el futuro, de ahí que la presencia de los más jóvenes sea amplia y diversa.

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato