24 Festival Internacional de Ballet

El bardo, la pareja, el amor: la danza

Romeo, Julieta, Otelo, una fierecilla domada, todos abandonarán los equilibrados y rítmicos versos de Shakespeare para subirse al escenario y ocupar las tablas del ballet. Del 28 de octubre al 7 de noviembre la magia de la danza, llega de nuevo a los teatros capitalinos gracias al Festival Internacional de Ballet.

El Bardo de Avon creó personajes románticos, dramáticos o hasta salvajes como Calibán, y las compañías de ballet clásico que llegarán por estas fechas a La Habana los devolverán con el espíritu de la danza, aliento “inseparable de la condición humana”, como alegara Carpentier.

Imagen: La Jiribilla

Entre las agrupaciones que se suman al homenaje a Shakespeare destacan nuestra compañía insigne y organizadora del festival, el Ballet Nacional de Cuba (BNC), dirigido por la prima ballerina assoluta, Alicia Alonso. El conjunto danzario, desde la misma noche inaugural, interpretará Shakespeare y sus máscaras, obra coreografiada por Alicia y con arreglos orquestales de Juan Piñera, propuesta singular, donde el propio dramaturgo inglés confluye como un personaje más. Estrenada hace más de diez años en la ciudad de Valencia, Shakespeare… se volvió una puesta indispensable en el repertorio del BNC, que interpretará además Prólogo para una tragedia, composición sobre la obra del dramaturgo inglés creada por Brian Mcdonald.

Otros conjuntos danzarios que se sumarán al homenaje del Festival son: el Ballet de la Ópera de Niza con La Pavana del moro, el Ballet Joburg de Sudáfrica con en el estreno en Cuba de una versión de Romeo y Julieta. Momento especial lo ocupará el Ballet Nacional de Uruguay Sodre, que estrenará La tempestad. La compañía, reincidente en el evento y que aún se encuentra preparando su último estreno de temporada, La Bayadera; llega a la Isla bajo la dirección artística de Julio Bocca, bailarín y coreógrafo que forma parte de la historia del ballet en Cuba, desde sus inicios.

Casi toda la obra teatral de Shakespeare, tiene su basamento en amores imposibles. La relación de pareja es centro para el dramaturgo, tanto como la constituye en el pas de deux para el ballet clásico, por eso no es de extrañar que en la curaduría de este festival se presenten, tanto las primeras como las segundas.

Para esto vienen a la cita importantes agrupaciones representadas por grandes bailarines. Muchos son hijos pródigos que regresan a los escenarios que los vieron crecer, una excelente costumbre que ha mostrado el BNC al dejar conocer al público cubano los triunfos de sus mejores bailarines.

Imagen: La Jiribilla

Así ocurrió con el Premio Nacional de Danza Carlos Acosta, cuando vino en 2006 como primer bailarín del Royal Ballet de Londres o más recientemente en la edición del año 2012, cuando bailó el afamado José Manuel Carreño con estrellas del ballet norteamericano, como la argentina Paloma Herrera y también la cubana Xiomara Reyes. Ambas bailarinas regresan en esta edición a despedirse de los escenarios cubanos, pues terminarán esta temporada con el American Ballet Theatre y se retirarán, según informó, el relacionista público del BNC, Heriberto Cabezas, en conferencia de prensa.

Este año regresan a los escenarios cubanos Yolanda Correa y Joel Carreño. Los dos jóvenes aún son bien recordados por el público nacional. Vienen como primeros bailarines del Ballet Nacional de Noruega e interpretarán El Lago de los cisnes. También regresa el joven bailarín Javier Torres, miembro del Northen Ballet, quien estrenará en Cuba dos coreografías de John Neumeier, director del Ballet de Hamburgo. Primero se presentará Otelo y seguidamente As you like. Torres acompañará a la bailarina Carolina Agüero del Ballet de Hamburgo.

El Festival de Ballet promueve la danza como una expresión de la comunicación humana y bajo esta máxima han desfilado por la cita compañías de diversos estilos: clásico, moderno, contemporáneo, folclórico, estéticas  diferentes, pero similares en cuanto a los deseos de expresar las dinámicas sociales en las que nos desenvolvemos.

Este año llega el bailarín y coreógrafo Pontus Lidberg, quien con su compañía estará estrenando mundialmente un ballet, con el título aún por definir; además presentará otros estrenos en Cuba como Tactile y WHITHIN Labyrinth Whithin.

Lidberg ha incursionado en el audiovisual con su segunda película de ballet La lluvia (2007) por la que recibió varios premios internacionales. Anteriormente, en 2003 había creado una película corta sobre ballet para la Televisión Nacional Sueca: Mirror (Espejo), que fue exhibida en el Festival Danza en Cámara de Nueva York, y en el Danza en Cámara Oeste en Los Ángeles.

El coreógrafo fue calificado por la prensa sueca en 2002 como “uno de nuestros más grandes talentos coreográficos”, y ha creado desde entonces más de 30 obras, tanto para Suecia como para la escena internacional.

Otra compañía de alto valor conceptual y estético que se presentará en el evento es Linga. Creada por los coreógrafos, Katarzyna Gdaniec y Marco Cantalupo, esta agrupación danzaria se ha definido, según su página web, como una compañía que explora los fenómenos sociales a través del lenguaje del cuerpo. Tienen en su haber ya más de 40 producciones. La coreografía con la que se presentará en esta edición 24 será: Concert-O.

Imagen: La Jiribilla

La cita de La Habana organiza además de las presentaciones escénicas, actividades colaterales que forman parte del universo danzario, tal es el caso de exposiciones fotográficas y de artes plásticas, donde el ballet es motivo de inspiración para los artistas de estas manifestaciones artísticas.

También se piensa y se fomenta la enseñanza del ballet en los días del evento. Este año llegan las jornadas “Fernando Alonso in memoriam” a las que han sido invitadas importantes figuras que impartirán clases magistrales en la Escuela Nacional de Ballet como una forma de recordar a ese grande de la danza cubana.

El Festival devino desde su primera edición en oportunidad ideal para que el auditorio cubano disfrute una parte del inmenso caudal dancístico nacional y foráneo. A lo largo de todos estos años bailarines y público se han encontrado en teatros donde el ballet ha sido el motivo para venerar el mundo de la danza. Esta vez no debe ser la excepción.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato