Lázaro García

Siempre será el amor

Joaquín Borges-Triana • La Habana, Cuba

Quien no conozca con antelación la importante obra creativa del cienfueguero Lázaro García, puede hacerse una idea bastante acertada de la personalidad de este otrora miembro del Movimiento de la Nueva Trova, tan solo con escuchar el disco Siempre será el amor, canciones de Lázaro García. Los 14 temas compilados en la grabación dejan claro que Lázaro es uno de los más sobresalientes hacedores de canciones en Cuba en las últimas décadas.

No se trata de que García haya sido una figura popular o que sus melodías, ya fuese en sus propias interpretaciones o en las voces de otros cantantes, resulten del dominio del gran público cubano. Lamentablemente eso nunca ha sucedido ni creo que a estas alturas llegue a ocurrir. Empero, quien escuche con detenimiento el fonograma que aquí les presento, no podrá menos que concluir que estamos ante un extraordinario compositor. Lázaro es alguien que domina como pocos las formas del verso al poner texto a sus melodías, las cuales desde el prisma musical poseen una remarcada belleza, con la peculiaridad de que no se aprecian en ellas las repeticiones de giros que se detectan en otros muchos compositores, sobre todo cuando han dedicado tantos años a la profesión, como ocurre en su caso.

Por supuesto que mi anterior afirmación no es algo que uno venga a descubrir con la audición de este fonograma. Quienes siguen con atención el devenir del panorama musical en Cuba saben que ya durante la década de los 80, a propósito del nunca demasiado bien ponderado Concurso “Adolfo Guzmán”, uno de los nombres que de forma recurrente aparecía entre los finalistas del certamen o aún más, entre la lista de los galardonados, era justo el de Lázaro García.

Varias piezas de aquellas surgidas a propósito del desaparecido “Guzmán” se recogen ahora en este álbum, que de algún modo quiere rendir tributo al sobresaliente trovador cienfueguero.

De ese modo, disfrutamos en el disco de temas como “Siempre será el amor” (Eduardo Sosa), “Soneto al amor” (Ivette Cepeda), “Como si fuera ayer” (Kiki Corona), “Inclina el cetro a la flor” (Vania Borges), “Tejiendo un rostro en la canción” (Maureen García) y “Si de tanto soñarte” (Augusto Enríquez), por mencionar varios de los 14 cortes registrados en esta producción musical.

Dos cosas más desearía agregar, antes de finalizar mi comentario. Es una pena que un trabajo como este llevado a cabo en torno a la obra de Lázaro García, apenas se promueva por los medios de comunicación en Cuba, que siguen de espaldas a buena parte de lo mejor que en música se hace hoy en nuestro país. En segundo lugar, escuchar un disco como este, contentivo de tantas y tantas buenas canciones, me lleva a pensar en lo lamentable de que entre nosotros se haya perdido la figura del repertorista. Si existiera, de seguro muchos de los temas del presente álbum serían interpretados por no pocos cantantes cubanos, que en la actualidad desgastan sus potencialidades al asumir obras menores por falta de un criterio orientador al conformar sus repertorios.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato