Eyder Armas:

“Es un Examen de resistencia
hacer arte en Nuevitas”

Ailyn Martín Pastrana • La Habana, Cuba
Fotos del Autor

“Un país sin imagen es un país que no existe”. Así sentenció el cineasta Julio García-Espinosa en su revelador texto Algo de mí (Ediciones ICAIC, 2009), en el que el intelectual cubano hace referencia a la importancia de la memoria para preservar las raíces, la cultura de cada región.

Impulsados por este deseo de que no quede en el sueño de los justos su historia, pero sobre todo de redescubrirse como grupo de creación, jóvenes artistas del municipio camagüeyano Nuevitas emprendieron en los años 2000 la realización de la Trilogía del Desencanto, proyecto documental que incluye Costas extrañas (2009) y Los anocheceres son apacibles aquí (2010), ambos dirigidos por Eyder Armas y Dayron Porrúa.

Imagen: La Jiribilla

El discreto encanto de mirar(se)

Con la Trilogía… estos realizadores muestran a Nuevitas, una población industrial que prometía ser una de las zonas más productivas del país, y que hoy día se nos presenta en la pantalla como un pueblo fantasma, olvidado en el tiempo.

“Soy nuevitero. Nuevitas está en un conflicto constante en mi interior, se encuentra entre dos sentimientos muy fuertes, amor y odio. No sé cómo explicarlo: allí nací, allí se formó todo lo que soy, cómo no amarla, y al mismo tiempo, la ciudad es un gastado murmullo de euforias pasadas, uno de esos lugares que puede poner en dudas tus propias concepciones de fortaleza. En ella, las potencias esenciales de acción humana son anuladas por la frialdad del acero de sus fábricas, construidas al principio del triunfo revolucionario hasta la década del 80; de allí el calificativo de “ciudad industrial”, en semejanza a la “ciudad nuclear” en Cienfuegos. Esta dualidad me amarra a ese lugar, del cual no dejo de buscar intensas historias», posteó el artista en su cuenta personal en la red social Facebook.

Imagen: La Jiribilla

Basándose en material de archivo y entrevistas a artistas nueviteros —escritores, diseñadores, artistas plásticos, etc. — Costas extrañas dibuja el paisaje cultural que otrora tuvo el municipio costero, donde los obreros de las fábricas mantenían un fuerte movimiento de artistas aficionados, del cual ya sólo queda el recuerdo. Los jóvenes documentalistas interpelan su presente y se preguntan cómo es posible para su generación hacer arte en el árido entorno que heredaron.

También en la cuerda auto-referencial se desarrolla Los anocheceres…, en el que Armas y Porrúa tienen como foco de atención a su grupo etario, específicamente a los jóvenes que formaron el movimiento rocker de Nuevitas, muy activo años atrás, y en franca extinción cuando se filmó el material.

En comparación con su predecesor, Los anocheceres…apunta a un mayor riesgo estético y a una madurez en el planeamiento del tema. Si bien anteriormente los realizadores se situaron como espectadores, en el segundo documental se inmiscuyen de lleno en una problemática que les toca muy de cerca: cómo encausar la energía creativa de toda una generación que ha perdido su —aparente— único elemento común: la cultura del rock and roll. En este material «extrañamiento» y «autorreflexión» son las palabras claves.

Imagen: La Jiribilla

Cerrando el círculo

A las alturas de 2014 Armas emprendió solo —pues Porrúa vive fuera del país— la tercera parte del proyecto: Examen de resistencia, cuya intención es recoger la historia del Movimiento Audiovisual Nuevitero (MAN), donde él se formó como realizador.

MAN agrupa —a modo de cooperativa— a varios artistas con inquietudes por el cine. La mayor parte de la producción audiovisual, que ya cuenta con siete años de trabajo ininterrumpido, apunta hacia la ficción, con una marcada influencia del cine trash. Estos materiales desbordan sangre y violencia, tomando —sin prejuicios— recursos del terror, el horror y el suspenso. Tan inusual propuesta estética en el panorama audiovisual de la Isla ha encontrado su nicho en Hieroscopia, evento convocado por los propios realizadores nueviteros y que este año celebró su cuarto encuentro.

“La idea de Hieroscopia es que las personas que vengan detrás no tengan las mismas limitaciones que nosotros. La mayor importancia de este tipo de encuentros es que uno se asume como cineasta, uno siente que realmente hace algo que vale la pena. En mi caso me ha pasado que cuando regreso de algún evento tengo más ganas de crear”.

Armas, quien figura entre los fundadores del Movimiento, tomará como punto de partida el año 2007, pues “por esa fecha hicimos El oledor de pólvora, uno de nuestros primeros trabajos, y fuimos a la 8va Muestra Joven ICAIC. Los entrevistados van desde el principio de MAN: los invitados del primer Hieroscopia, aunque sé que es muy difícil dar con todos. Quisiera entrevistar a Fernando Pérez, quien vio el documental Costas extrañas y quiso ayudarnos. Él nos invitó a la Muestra Joven ICAIC cuando aún era presidente, eso nos alentó mucho. Creo que por esa experiencia estoy aquí”.

Imagen: La Jiribilla

Sobre el resultado de las entrevistas que tiene hasta el momento el realizador comentó que “ha sido muy alegre oír las historias de cada uno, porque a veces se distorsionan un poco, y al final se forman leyendas alrededor de lo que realmente pasó. Ya vimos esto cuando filmamos Costas extrañas, cómo se cambian los hechos”.

Examen de resistencia debe su nombre a una obra del también integrante de MAN, Javier Sánchez, llamada Prueba de resistencia. Según rememoró el documentalista, “es una foto donde el artista plástico se ve sumergido en una cloaca. La pieza representa cómo se sentía viviendo en Nuevitas, un lugar muy agresivo, donde no había espacio para la cultura. Creo que la obra refleja muy bien cómo nos sentíamos todos los que queríamos crear aquí, donde es un examen de resistencia hacer arte. Es una prueba, vamos a ver si la pasamos”.

Hasta el momento, Armas no cuenta con presupuesto para desarrollar el proyecto. “Lo que tengo son algunos amigos que me han facilitado sus equipos para filmar en Hieroscopia 2014. Liber Drey me prestó su cámara e hizo la fotografía; Gustavo Pérez me prestó su equipo de sonido, que terminé haciendo yo mismo”.

El documentalista Gustavo Pérez (Sola, la extensa realidad, 2003; Despertando en QuanTri, 2005) es de una generación anterior a la de los integrantes de MAN. Ha realizado toda su obra desde la ciudad de Camagüey, por lo tanto “sabe lo que es hacer audiovisuales fuera de un centro cultural importante”. Pérez colaboró anteriormente en la realización de Plegaria (2013), documental dirigido por Armas.

El entrevistado finalmente declaró que su proyecto demorará un tiempo largo en completarse, pues su intención es “recoger cómo se desarrolla el grupo. Quisiera ver cómo será el futuro”.

Comentarios

Hacer sangrar la llaga curala herida finalmente. Bravo por Eyder y su equipo que a base de sacrificios personales afilan las ideas y las colocan justo en centro de la diana. Esta obra, descalza y con vestidos rasgados por falta de presupuesto luce acicalada con elegantes trajes de verdades y nostalgias. Aplausos para ellos.

Deja que yo vaya de nuevo a Cuba... voy a filmar ese documental en un 2x3 vaya!! Y va a durar 2 horas, para quemar a los hipsters. ¡Saludos desde Locombia!

Creo q mirandolo desde mi punto de vista, siendo precisamente nuevitera y joven es una verdadera prueba de resistencia, esa en la que hemos tenido q crecer todos los de mi generacion con las limitaciones de estos años y ademas ser de un municipio q si es cierto en algun tiempo fue Nuevitas la bella hace mucho q solo la llaman asi nuestros abuelos.Lo que mas me llena de orgullo es que a pesar de todos los obstaculos q tiene la pista de carrera los valores y el amor a nuestra tierra es lo que prima en todas estas obras pq ya el solo hecho de sre hechas con amor las hace grandes y le otorga el titulo. Les deseo todo el exito del mundo.

Audacia y mucho corazón tienen estos muchachos para convertirse en quijotes de la cultura, con la convicción que derribarán los grandes molinos que en la actualidad hacen en extremo dificil su proyecto, máxime si se trata de un punto de nuestra geografía que se parece tanto a la inmensa mayoria de los pueblos cubanos de hoy y que en su momento hubiesen servido de inspiración a Serrat para su "Pueblo Blanco", con algunas salvedades.

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato