Notas al fascismo corriente

La pedrada de la libertad

La Jiribilla • La Habana, Cuba

El gobierno norteamericano, como la gatica famosa, sigue jugando a esconder la mano después de tirar la piedra. Este martes el secretario de prensa de la Casa Blanca, Josh Earnest, ha declarado: “el señor Gross debe ser liberado inmediatamente, su detención ciertamente no fue conveniente. No se justifica”.
De sus palabras se desprende que sí estuvo justificado que su gobierno lo enviara a violar las leyes cubanas y pagarle por entrar a la Isla, de modo clandestino, equipamiento para la subversión. Pero la verdad es que solo la Casa Blanca es responsable de la detención de Gross, y debería hacer más y en serio por su libertad, antes que continuar hablando por hablar.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato