Lidia Segni, directora del Ballet Estable del Teatro Colón

“Amo la danza y todo lo que hago
es para ella”

Eyder La O Toledano • La Habana, Cuba
Fotos del Autor

Que el Ballet Estable del Teatro Colón de Buenos Aires esté en La Habana es un hecho que prestigia a la danza. Se trata del conjunto de su tipo más antiguo de América Latina, 80 años, y del cual han salido figuras de renombre como Julio Bocca y Paloma Herrera.
 

Imagen: La Jiribilla

Lidia Segni, guía de la compañía, lleva 50 años en la danza y al ballet ha entregado su vida, primero como excelente bailarina, en el trayecto se convirtió en una de las glorias del ballet argentino de la cual aún se habla con orgullo, y posteriormente como directora que bien merece el título de experimentada.

“Fui primera bailarina del Teatro Colón. También  durante diez años dirigí la compañía de Julio Bocca, el Ballet del Teatro Argentino de La Plata, es una hermosa compañía y hace seis que estoy con el Teatro Colón”, dice un momento antes de que empiecen los ensayos en la sede del Ballet Nacional de Cuba, a donde llegó con 14 bailarines, que resaltan por su estatura y buen porte físico.

Para Lidia llevar la responsabilidad de un conjunto que es referencia en la danza en Latinoamérica y en el mundo, como el Teatro Colón, es un mérito y al mismo tiempo un compromiso con la cultura argentina, pues se trata de una de las compañías de referencia en el panorama del ballet en Latinoamérica.

Aunque su expediente danzario la acredita dice andar siempre con mucho cuidado. Ingresó al Estable del Teatro Colón en 1970 y en 1977 ya era una de las primera bailarina, tuvo el privilegio de bailar Apollon y Las sílfides con Rudolf  Nureyev. Luego Alexander Godunov la llama para protagonizar Carmen, un privilegio que constituyó determinante en su carrera artística y que la ubicó en la cúspide de las bailarinas argentinas.

Con esas credenciales viaja, se presenta en teatros de su país y Europa, comparte con otras compañías como invitada. De versátil y elegante bailarina se convierte, con el tiempo, en maestra y coreógrafa, experiencias que la llevan a dirigir el más importante conjunto de su país.

En 1989 se crea el Teatro Argentino, la llaman para dirigirlo y con él estrena su obra Hernán Cornejo, en 1997, con la que participó en el VIII Concurso Internacional de Ballet de Moscú, donde obtuvo Medalla de Oro. Al año siguiente se entrega a la docencia.

“Soy una mujer que me debo a la danza. Tengo 50 años en el ballet, amo la danza y todo lo que hago es para ella”, dice.

Imagen: La Jiribilla

A propósito de Ballet Estable del Teatro Colón,  refiere: “Mantenemos la tradición de la danza clásica pura, pero asimismo incursiono en coreografías contemporáneas o  neoclásicas como Rodin, de Boris Eifman, pero sin perder la escuela clásica, es algo que nos caracteriza”.

Refiere que el ballet en Argentina se parece al país, es una mezcla muy rica de culturas y razas: “Es una mezcla de muchas escuelas, es igual a nuestro pueblo, tenemos el legado ruso, francés, italiano e inglés, todo eso lo hace más libre que las escuelas muy estructuradas”.

El Teatro Colón siempre ha estado presente en el Festival Internacional de Ballet de La Habana, pero esta vez llegó con un número significativo de bailarines: “Desde que estoy hace seis años al frente del conjunto he venido tres veces a La Habana, pero con pocos bailarines, dúos o tríos, esta vez decidimos traer un número mayor —14— porque entiendo que es de gran importancia una cita como esta. Para el próximo será mucho mayor”.

A la cita habanera el Ballet Estable trajo clásicos como el pas de deux Diana y Acteón, Tangos, con música de Astor Piazzola y Esmeralda.

“El festival sirve para que la gente se conozca entre sí, los bailarines de distintos países y compañías intercambien, eso eleva el nivel de todos, porque ven el trabajo de otros y eso los incentiva a seguir y mejorar.”

Lidia Segni interrumpe la conversación, dice estar apresurada, queda poco tiempo para el ensayo, llama insistentemente a sus muchachos, pero entre gratitudes por su estancia habanera y el diálogo, confiesa: “No lo he dado todo todavía”.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato