Mateo invita a pensar en el futuro

Aylín Martín Pastrana • La Habana, Cuba
Fotos: Yander Zamora

A la colombiana María Gamboa se le nota a la distancia que es latina: habla con todo su cuerpo, y habla mucho. Cuenta con pasión sobre su opera prima, Mateo (2014), en la que trata de dar su visión acerca del conflicto armado que golpea a su país desde hace varias décadas.

Imagen: La Jiribilla

Contraria a otras cintas que tratan esta temática, Mateo pone su foco de atención en las personas involucradas en la tragedia, apostando por una alternativa esperanzadora. El largometraje muestra la vida de un joven colombiano que se debate entre la violencia social y su gusto por el teatro. “Está basada en múltiples historias, no encontramos nunca al Mateo de la película, pero hay muy poco inventado”, apuntó la también guionista.

Actualmente el país sudamericano vine un proceso de paz sin precedentes. Delegaciones del gobierno y las FARC concretan en la mesa de negociaciones, ubicada en La Habana, el futuro de la nación. En medio de este contexto la Organización de Naciones Unidas (ONU) ha lanzado la campaña “Colombia respira paz”. Mateo fue elegida por la institución mundial para generar debates entorno a un posible escenario de posconflicto.

“Es una campaña que invita literalmente a respirar cuando estamos con rabia y no agredir al otro. Es un paso muy difícil, pero accesible a todos. Para promover esta idea ellos querían llevar el cine a zonas afectadas por el conflicto, y estaban buscando una película que fuera familiar. Se pusieron en contacto con nuestra productora, quien se las propuso y les pareció muy bien, porque habla de paz”.

La cinta ha sido proyectada en comunidades de todo el país, gracias a la gestión de cinco cinemóviles. “Ha sido una gran sorpresa porque la gente ha reaccionado de una manera muy positiva. Luego nos empezaron a llamar escuelas, fundaciones… todo el mundo quiere utilizarla para hablar del posconflicto. Producto de las solicitudes, las presentaciones de Mateo continuarán un mes más”, dijo Gamboa.

La entrevistada argumentó que uno de los principales retos del cine colombiano es la promoción, pues muchas veces las producciones “no tienen mucha plata, entonces no llegan al público. La película está en cartelera una semana y ya. En cambio, con esta alternativa podemos llegar a otros lugares, otros públicos. Solo el 4% de la población en Colombia va al cine. Cuando Mateo estuvo en salas alcanzamos una aceptación muy grande, pero igual la sacaron de las carteleras, fue muy frustrante”, rememora la directora.

Mateo se estrenó en marzo de 2014 en el Festival Internacional de Cine de Miami. Ha ganado cinco premios internacionales y tres nacionales y es la película que representa a Colombia en los Premios Oscar de 2015.

Imagen: La Jiribilla

Gamboa estudió producción y dirección de cine en New York University (TischSchool of theArts); Historia y teoría del cine en la Sorbonne y guión en La FEMIS, ambas instituciones ubicadas en París, Francia. “Me fui de Colombia a los 18 años, y regresé a los 32. Creo que toda esa ‘viajadera’ me ayudó a conocer más a mi país. Adoro vivir allí. No cambio por nada estar en chalupa por el río Magdalena”.

Aunque se formó como profesional fuera de Colombia, cuenta que “cuando comencé no eran academias muy fuertes, creo que hoy en día sí lo son. Tenemos escuelas importantes como la Universidad Nacional; la del Valle, de donde están saliendo los nuevos realizadores; y la recién creada Escuela Nacional de Cinematografía, donde muchos profesionales del medio están dando clases. Igualmente, muchos colombianos vienen a Cuba a estudiar en la Escuela Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano (EICTV), es muy famosa”.

El staff de Mateo está formado casi exclusivamente por colombianos. En los últimos años esta cinematografía ha experimentado un alza en su producción. En criterio de la directora esto se debe a la Ley de cine. “El gobierno generó un Fondo de fomento muy grande para comenzar a promover el cine colombiano. La verdad es que se nota: en  2003 se hacían tres películas y ahora se hacen 18 al año aproximadamente. Yo he sido de las que se ha beneficiado totalmente de ese sistema. Sin ese fondo sería muy difícil”.

Sobre su próximo filme María Gamboa prefirió no hablar. Solo adelantó que comenzará a escribir en enero de 2015. “Será una historia muy distinta. Me parece importante la esperanza y también las almas torturadas que se revindican”.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato