Un santiaguero enciclopedista

Jorge Sariol • La Habana, Cuba
Fotos de Archivo

Sus contemporáneos lo consideraron un científico de tradición enciclopedista, aunque naciera en Cuba el 4 de agosto de 1914, en el poblado de Palmarito de Cauto, en la entonces provincia de Oriente.

Y es que Fernando Boytel Jambú, santiaguero por adopción, como impenitente indagador fue multifacético: naturalista, agrimensor, arqueólogo, físico, historiador, botánico, meteorólogo, urbanista y navegante; fue apasionado de la astronomía, la fotografía, la pintura, la música, la taxidermia y la química.

Imagen: La Jiribilla

Dominaba varios idiomas como el inglés, el francés, el alemán, el italiano, el sueco y el ruso.

En 1944 fue nombrado director del museo Emilio Bacardí, viajó por el mundo y se interesó por el estudio de los restos arqueológicos localizados al sur del territorio.

Hasta su muerte, ocurrida el 13 de noviembre de 1986, perteneció a diversas sociedades científicas entre ellas la Sociedad de Geografía e Historia de Oriente, la Alianza Francesa y al Grupo de Investigadores Indo-hispanos Arqueológicos de Cuba.

Seguramente mucho tuvo que ver el magisterio que sobre él ejercieron personalidades como los doctores Francisco Pratt Puig y Pedro Cañas Abril.

Los santiagueros han dedicado a Boytel un sitial en la populosa calle Enramada. Detalles de su obra pueden verse en una vidriera-escaparate, porque la memoria colectiva necesita a veces de señales en los lugares menos pensados, para ayudar a mantener presencias y obras en la contemporaneidad, pues la velocidad moderna arrincona vidas y patrones.

Imagen: La Jiribilla
 Teodolito francés perteneciente a Boytel, usado en su juventud en proyectos arqueológicos y de prospección de la refinería Hermanos Díaz, la termoeléctrica Renté y la Estación Meteoroló
 

Entre los objetos mostrados a los viandantes está un póster con fragmento de la carta eólica que el insigne santiaguero destinara al Instituto de Planificación Física. Para su estudio tomó como base el mapa del Instituto Cubano de Cartografía y Catastro; empleó información, datos y testimonios de pescadores, marinos de cabotaje, gente del puerto santiaguero, trabajadores del carbón vegetal, personal de la salud, obreros forestales, agricultores, fogoneros industriales y operadores de aeropuertos de fumigación agrícola.

Imagen: La Jiribilla

Cálculos y frecuencias de alisios, brisas y terrales fueron parte de sus investigaciones. El resultado fue una obra que hoy sirve como material de consulta a la agricultura, la reforestación, la higiene vegetal, animal o humana y el  conocimiento y manejo de la navegación costera.

Y sobre todo —y como muestra de vigencia— sirve para el estudio y posible uso de la energía eólica, algo que entones era remoto y es ahora prioridad en la estrategia cubana, vital en un «contexto cubano y oriental diferentes, porque exponen la importancia de la  movilidad de los vientos, sus consecuencias favorables o desfavorables al ser humano, su vivienda, comunicaciones, cultivos»[1].

Pero además de su “Geografía Eólica”, de “Hombres y Huracanes” y la “Carta de Sismicidad Histórica de Cuba”, es posible evaluar sus estudios sobe contaminación ambiental, en momentos en que tales preocupaciones no eran prioridad. Entonces habló de la polución que provocaba la fábrica de cemento José Mercerón y la dispersión de contaminantes tales como humo de mazut, petróleo, gas carbónico y polvo de cemento, con un alcance organoléptico de tres kilómetros en una producción de olor y polvo durante las 24 horas del día.

En las actuales concepciones de la relación ciencia, tecnología, investigación, desarrollo local e innovación, el profesor  Boytel sería como un líder social, el clásico actor relevante en los procesos sociales, de esos que luchan toda una vida y por eso son imprescindibles.


[1] Ortiz Blanco, Adriana. Aportes epistemológicos de Fernando Boytel Jambú.

 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato