Diálogo con María Elena Soliño y Barbara Reiss

Creación femenina hispánica: dos mujeres,
un anhelo común

María Carla Gárciga • La Habana, Cuba
Fotos: Helen Hérnandez Hormilla

María Elena Soliño y Barbara Reiss no solo comparten la dedicación al estudio de la creación femenina y las labores docentes en la Universidad de Houston y el Allegheny College, respectivamente, sino, además, el empeño común de hacer realidad, junto a la investigadora Zaida Capote del Instituto de Literatura y Lingüística, un sueño aparentemente imposible: celebrar en Cuba el XXIV Congreso Anual de la Asociación Internacional de Literatura y Cultura Femenina Hispánica, con sede en los EE.UU.

Imagen: La Jiribilla
Barbara Reiss (al centro) y María Elena Soliño (derecha), en el XXIV Congreso Anual de la Asociación Internacional de Literatura y Cultura Femenina Hispánica dedicado el bicentenerario de Gertrudis Gómez de Avellaneda, celebrado en el Hotel Nacional de Cuba del 10 al 14 de noviembre 
 

“Zaida me comentó el pasado año que debíamos hacer algo para celebrar el bicentenario de la Avellaneda en 2014, entonces le propuse invitar a la Asociación para realizar el congreso en Cuba”, rememora Barbara. “Escribimos una propuesta y la aceptaron. Yo no pensé que la fueran a aprobar, ya que la cuestión es muy difícil. Tuvimos que pedir permiso al gobierno estadounidense y buscar alianzas, porque debíamos resaltar lo internacional del congreso para recibir la autorización de EE.UU., no puede ser que un organismo estadounidense organice el evento. Por ello contamos con la colaboración de la directora del Centro de la Mujer en la Universidad de Barcelona y la UNESCO, que también se unió a los  esfuerzos de Zaida”.

“Los congresos van rotando”, explica María Elena. “Cada año lo hacemos en un lugar diferente en coordinación con otro grupo cultural u otra universidad. La idea es que se celebre un año en EE.UU. y al siguiente en otro país, preferentemente hispano, pero no siempre recibimos propuestas, porque hacer un congreso es sumamente complicado y costoso. Con respecto a esta edición, debo destacar que todas las personas de Cuba con las que he trabajado han sido encantadoras, se ha producido una colaboración impresionante, un profesionalismo, una dedicación al trabajo… incluso, no nos fue tan difícil conseguir el permiso para venir”.

¿Qué importancia le conceden a la celebración por vez primera en Cuba de un congreso de la Asociación Internacional de Literatura y Cultura Femenina Hispánica?

Barbara: “Percibía en los congresos muy poca presencia cubana y pensé en unir la labor profesional que Zaida y el Instituto de Literatura y Lingüística realizan aquí con la de la Asociación y ha sido una mezcla fabulosa. Tuvimos una reunión donde vimos las problemáticas que existían en los dos ámbitos, que son muy distintos.Además, veo una gran solidaridad, una emoción tremenda de las personas por estar aquí, pues para muchos está vedado viajar a Cuba y el congreso fue un vehículoimportantísimo para hacerlo. La participación ha sido fenomenal, hay gente de muchos países latinos y también de Polonia, Korea, Irán. Creo que este congreso va amarcar la historia de la asociación, por eso estamos muy orgullosas del encuentro”.

María Elena: “Algo que se ha producido aquí y me parece muy interesante es que, por ser el bicentenario de Gertrudis, es como si fueran dos congresos. Los primeros días estuvierondedicados 100% a la Avellaneda y en los últimos se produjo una mezcla de todo. Los congresos suelen ser siempre variados con algún subtema que no está tan definido como en este, por eso me ha encantado lo que han hecho y, aunque no soy supersticiosa, creo que Gertrudis está aquí con nosotros y se siente contenta”.

Imagen: La Jiribilla

¿Cuáles son los principios y objetivos sobre los cuáles se fundamenta la labor de la Asociación?

M.E.: “Originalmente, la asociación era muy pequeñita. Se fundó a base de la exclusión de lo femenino en los congresos. Antes era muy normal que un profesor de literatura dictara un curso y no incluyera ninguna escritora, un canon puramente masculino. Ahora es muy común que se hagan tesis doctorales que incluyan a mujeres, pero antes no, entonces, para suplir esa carencia se creó la asociación, que en los inicios era solo de literatura y ahora incluye además, estudios culturales, de pintura, cine, etc.

“Uno de los grandes logros es que tenemos una revista, la primera en Estados Unidosque se dedica a los estudios feministas de la literatura hispánica. Consta de dos números anuales: uno tiende a ser monográfico, sobre un tema en específico, y el otro está formado por los diversos textos investigativos que se reciben y finalmente se aceptan, luego de una seria revisión. También se publican poemas y cuentos, reseñas sobre temas feministas en la literatura, el cine y la cultura en general”.

B: “La misión de la asociación es el apoyo a la difusión de los estudios sobre la producción cultural hispana femenina. Existen becas para que los más jóvenes puedan viajar a estos congresos y difundirsu estudio. También la asociación juega un papel muy importante para los jóvenes que quieren conseguir empleo como profesores de las universidades de Estados Unidos”.

M.E.: “Somos un grupo que colabora muy bien y nos encanta que cada vez haya más participación masculina. Un elemento muy importante para la organización es la entrega de premios. Tenemos un premio especial para estudiantes graduados al autor del mejor artículo del año; otrodestinado a una profesora que esté iniciando su carrera,con el objetivo de publicar su primer libro monográfico; el premio decreación, que puede ser en poesía, novela y cuento, y luego el premio principal que es el Victoria Urbano, en honor a una de las fundadoras de la asociación, que distingue la carrera completa de alguien que haya transformado el campo”.

Dentro del ámbito de la creación femenina hispánica, ¿qué temáticas abordan en sus investigaciones?

B: “Desde 1996, cuando leí un cuento de María Elena Llana en una clase de postgrado, he venido a Cuba a hacer mis investigaciones. He publicado varios artículos sobre la mujer en el cine cubano, sobre la presencia de la narrativa femenina y he investigado la gran paradoja entre los avances tremendos de la población femenina y la resistencia al cambio social y reacción machista hacia estas transformaciones.

“También me dedico a la traducción. Acabo de publicar el libro Address in Havana, una edición bilingüe de una antología de cuentos de María Elena Llana, y trabajo en otra obra que rescata a las narradoras de los 60 a 80 en Cuba, porque siento que en el panorama general de la crítica internacional hay un salto que va desde el 57 con Jardín, de Dulce María Loynaz, a ZoeValdés en el 93, y pienso que algo pasó en los 60, 70 y 80, entonces intento rescatar estas obras. La narrativa cubana femenina de estas décadas está marcada por la revolución, que la define, la encierra, la circunscribe, la apoya y la fortalece. La obra se encuentra condicionada por la cuestión histórica, racial, geográfica y religiosa de la Isla, y eso la distingue de otras literaturas”.

M.E.: “En cuanto a mi investigación personal, trabajo la voz de la mujer en la literatura española. Tengo un libro que se llama Women and children first, un estudio de cómo las autoras españolas de la postguerra reescriben los cuentos de hadas en novelas destinadas al público adulto y cómo utilizaron la literatura infantil para hablar en clave, burlar la dictadura y hacer crítica social.

“Ahora estoy preparando dos libros: uno acerca de las representaciones de la historia en el cine español y otro sobre la relación entre la pintura y el cine, centrándome en tres artistas: Francisco de Goya, el Greco y Francisco de Pradilla”.

Imagen: La Jiribilla

¿Qué figuras femeninas estudian en el caso específico de las ponencias que traen al presente congreso?

B: “Mi ponencia se llama ‘Es mucho hombre esa mujer: género y cuerpo en la prosa cubana femenina de los ‘60 y ‘70’. Quería conectar el estudio de una figura tan importante en la cultura cubana como la Avellaneda con lo que es hoy el lenguaje que utilizamos, las formas de expresión. Realizo una lectura de la frase “es mucho hombre esa mujer” y cómo para Gertrudis era un halago, pero si hoy te dicen en la calle “eres mucho hombre”, significa que te cuestionan la sexualidad y la feminidad, por tanto, no es un halago. En este sentido, hago un análisis de los discursos iniciales históricos de la revolución y cómo se propicia este cambio simbólico en la valoración varonil de una mujer”.

M.E.: “Por mi parte, presento un trabajo sobre la figura de la heroína española Agustina de Aragón, que realmente existió. Lo que estudio es cómo se ha fabricado una imagen en torno a la mujer guerrera: las primeras películas históricas españolas durante la época del cine mudo se enfocaron en Agustina, pero suavizando su imagen. Muchísimas mujeres lucharon en la guerra napoleónica, la guerra de independencia en España de 1808, pero dan miedo dos elementos: la imagen de una mujer guerrera y de un pueblo revolucionario. Desde el siglo XIX, e incluso hasta los 50 en España, se ha utilizado la imagen de Agustina de Aragón para suavizar eso, rescriben su persona como una mujer de la élitearistocrática, cuando ella era una mujer de pueblo, y recrean una historia de amor para mitigar la postura revolucionaria de que sí hubo mujeres que lucharon y sí se levantó un pueblo a falta de un gobierno que funcionara bien. Lo curioso es que esto empezó, no por los cineastas, sino por su propia hija Carlota Cobo, que escribió una novela publicada en el 58 sobre la vida de su madre como una historia de amor donde hay más lágrimas que balas”.

¿Se consideran feministas? ¿Cómo valoran el movimiento del feminismo en la contemporaneidad?

M.E.: “Me considero feminista por necesidad, nací así y no lo puedo evitar, es una actitud ante la vida. Creo que todavía no hemos alcanzado la igualdad de la mujer y el hombre en todos los ámbitos. Cuando lleguemos a esa igualdad, quizá no sea necesario el feminismo.

“Las primeras feministas, por necesidad, tenían que ser muy agresivas, porque estaban siendo atacadas continuamente. Lo que me encanta de esta última generación de feministas es que existe un proyecto en común,hoy día está presente mucho más este espíritu de colaboración porque hay muchos hombres entregados a la obra. Soy madre de dos niños varones y creo que ellos ya ven el mundo de una forma diferente.Por otra parte, la igualdad no se va a alcanzar si no trabajamos juntos, hombresy mujeres. Hay muchos hombres feministas, aunque no quieran la etiqueta”.

B: “Creo que toda mujer es feminista, aunque lo niegue, porque lucha por sobrevivir en este medio patriarcal. Lo que he descubierto en el trabajo es que lo niegan porque se tilda a las feministas de militantes, lésbicas, enojadas y no es así.

“El movimiento feminista internacional se ha fragmentado. Ahora se adoptan posturas muy distintas que hablan más de la justicia social, que del género. La justicia social es el aporte más importante del movimiento feminista internacional contemporáneo: luchar contra la inequidad,la pobreza, la degradación, no solamente en el caso de las mujeres. Ahora bien, esta visión más general también significa menos atención, por eso hay que tener mucho cuidado de que no se pierdan ahí los intereses particulares de las mujeres que tienen la particularidad de su género sexual.

“Esmuy importante recordar la labor de las feministas acá en Cuba y sus trabajos. Hay que cuidar mucho los recursos del estado para seguir apoyando a la mujer como la ha apoyado durante los últimos 50 años y no perderse en los cambios que se están trazando”.

¿Qué las une hoy en su vida profesional a la obra decimonónica de Gertrudis Gómez de Avellaneda?

B: “Uso a la Avellaneda en las clases de castellano, porque tiene una prosa muy asequible, detallista y de gran riqueza para el discurso pedagógico. La poesía es muy entrañable yhay muchas ideas en ella que quizás sepuedan trabajar en investigaciones”.

M.E.: “También dicto una clase deintroducción a la literaturahispánica dondeincluyo la poesía de la Avellaneda. Un tema muy importante en la Universidad de Houston es la emigración, el dolor que causa vivir en dos mundos simultáneos como ella,¿cubana?,¿española? Era las dos cosas a la vez, y tiene un poema que describe lo que siente al partir de Cuba y eso a mis estudiantes les encanta y les toca el corazón”.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato