Notas al fascismo corriente

Juegos de miedo

La Jiribilla • La Habana, Cuba

En el casino Horseshoe, de Council Bluffs, Iowa, descubrieron que uno de sus asiduos, Timothy M. Giardina, alias “Tim el Marino”, que se gastaba hasta 15 horas semanales en las mesas de póquer, se dedicaba a la fabricación de fichas falsas de 500 dólares para sostener su adicción, y le han prohibido volver allí y a toda una red de casas de juego.

Resulta que Tim el Marino, además de un jugador obsesivo, era hasta 2013 ni más ni menos que el segundo jefe de las fuerzas nucleares de EE.UU., con el rango de contralmirante. En manos como esas descansa la posibilidad de desatarse la muerte atómica de toda la humanidad.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato