Cantores...

Charly García: El alma que piensa

Fidel Díaz Castro • La Habana, Cuba

Me echó de su cuarto gritándome: “No tienes profesión”.
Tuve que enfrentarme a mi condición, en invierno no hay sol,
y aunque digan que va a ser muy fácil es muy duro poder mejorar.
Hace frío y me falta un abrigo y me pesa el hambre de esperar.

“Somos del grupo Los Salieris de Charly, le robamos melodías a él” dice en una canción León Gieco, aludiendo a ese fenómeno del rock nacional argentino que es Charly García.

Carlos Alberto García Moreno de Lange nació el 23 de octubre de 1951 en Buenos Aires, Argentina. Es considerado por todos el padre del Rock Nacional Argentino. Fue integrante de Sui Géneris, y de las bandas PorSuiGieco, La máquina de hacer pájaros, Billy Bond and the Jets y Serú Girán. 

Imagen: La Jiribilla

Desde muy niño los padres le regalaron un pianito de juguete y apenas con cinco años comenzó a tocar música clásica. Mozart, Chopin y Bach. Estudió en un conservatorio y a los 12 años esbozó sus primeras composiciones (clásicas) y participó de varios conciertos colectivos. Cuando Charly escuchó a Los Beatles, quedó impactado cambiando su formación clásica para tocar rock n' roll para siempre. 

Quién me da algo para fumar, o casa en que vivir.
Sé que entre las calles debes estar, pero no sé partir;
y la radio nos confunde a todos, sin dinero la pasaré mal.
Si se comen mi carne los lobos no podré robarles la mitad.

En su amplia obra resaltan piezas como “Los dinosaurios”, “Canción para mi muerte”, “Desangra y arma”, “Viernes 3 a.m.” “Rezo por vos”, “Inconsciente colectivo”, “No llores por mi Argentina”, “Yendo de la cama al living”, “Nos siguen pegando abajo”, “Filosofía barata”, “Parte de la religión”, “Raros peinados”, entre muchísimas otras.  

Dios es empleado en un mostrador: da para recibir.
Quién me dará un crédito, mi Señor, sólo sé sonreír.
Y tal vez esperé demasiado, quisiera que estuvieras aquí,
cerrarán las puertas de este infierno y es posible que me quiera ir.

“Confesiones de invierno” es una de sus primeras y más emblemáticas canciones. Entre los primeros conciertos filmados, aparece el Charly con un frac blanco y gran bombín, con barba blanca de un lado y negra de la otra. Son días de represión y enfrenta con su canto a los militares. El público, rebelde, delira.

Conseguí licor y me emborraché, en el baño de un bar;
fui a dar a la calle de un puntapié y me sentí muy mal.
Y si bien yo nunca había bebido en la cárcel tuve que acabar.
La fianza la pagó un amigo, las heridas son del oficial.

Canto del paria, del olvidado que se aferra a su poética, vida enajenada, como si su corazón no cupiera en este mundo. La calle no nos reconoce, somos nada, sombras entre el sinsentido, el sin dinero, el sin amor. Él no sabe si sale, si se queda, o acaso ya está afuera; pide un abrazo, u otro trago, y antes de que le importe o no la propia existencia, tira un puntapiés verbal al oficial que lo tiene encerrado. Acaso es este el más profundo Charly, y es esta canción su síntesis autobiográfica.      

Hace cuatro años que estoy aquí y no quiero salir.
Ya no paso frío y soy feliz, mi cuarto da al jardín.
Y aunque a veces me acuerdo de ella, dibujé su cara en la pared,
solamente muero los domingos y los lunes ya me siento bien.

Han pasado por sus agrupaciones o actuado con él en conciertos y discos, músicos como Nito Mestre, Fito Páez, León Gieco, Andrés Calamaro, Luis Alberto Spinetta, Pedro Aznar, Gustavo Cerati y Mercedes Sosa, por citar algunos. 

Imagen: La Jiribilla

Su extensa e intensa vida musical lo han convertido en todo un mito vivo de la canción argentina, a lo que hay que sumar su irreverencia consustancial, que lo ha llevado a acciones realmente provocadoras en sus espectáculos, en ocasiones con chistes mordaces a su público, altercados con fanáticos o periodistas; ha destrozado instrumentos musicales, se ha desnudado en una presentación, se ha lanzado a una piscina desde un noveno piso en un hotel, en fin, sucesos diversos por los que en algunos países no le tienen permitido actuar. Charly ha sufrido varios ingresos por adicciones. Tras concluir uno de sus tratamientos ironizó la situación entrando en ambulancia a su recital en Ferro. En 1988 durante un recital en River, le dijo a Bruce Springsteen: "Acá el jefe soy yo". Ese día Charly tocó junto a Peter Gabriel, Sting, León Gieco y Bruce Springsteen.

La indómita luz
se hizo carne en mí
y lo dejé todo por esta soledad.
Y leo revistas
en la tempestad.
Hice el sacrificio,
abracé la cruz al amanecer.
Rezo, rezo, rezo, rezo.
Morí sin morir
y me abracé al dolor
y lo dejé todo por esta soledad.
Ya se hizo de noche
y ahora estoy aquí,
mi cuerpo se cae.
Sólo veo la cruz al amanecer.
Rezo, rezo, rezo, rezo por vos.
Y curé mis heridas
y me encendí de amor
y quemé las cortinas.
Y me encendí de amor, de amor sagrado.
Y entonces rezo.

Los seguidores de Charly suelen llamarse "los aliados" o el "ejército say no more". Muchas veces los aliados le perdonan a Charly García todo, que llegue tarde a los recitales o incluso que ni siquiera vaya. La respuesta que dan los aliados a eso: "Charly es Charly, es un genio, es Dios".

Escucho el beat en el tambor,
entre la desolación de una radio
en una calle desierta.
Están las paredes cerradas
y las ventanas también
¿no será que nuestra gente está muerta?

Más allá de cualquiera de estos sucesos, que le dan a Charly el carácter de personaje literario, sobre el que gravitan relatos y leyendas, estamos ante uno de los creadores más notables de la música de nuestro continente; exquisita sensibilidad, muy querido y admirado por muchos otros notables músicos.

Yo no quiero vivir paranoico,
yo no quiero ver chicos con odio,
yo no quiero sentir esta depresión.
Voy buscando el placer de estar vivo,
no me importa si soy un bandido,
voy pateando basura en el callejón.
(Yo nunca quise estar loco...
yo creo que todo es una mentira).

Las dictaduras militares se expanden el terror por el Sur, la Operación Cóndor, es un macabro plan de la CIA para exterminar la resistencia de nuestros pueblos. La Argentina sufre las dictaduras militares, oponerse es morir, los jóvenes no pueden siquiera encontrarse en la calle, ni opinar, siquiera pensar en voz alta, ser joven simplemente es vivir a punto de desparecer.

Los amigos del barrio pueden desaparecer
los cantores de radio pueden desaparecer
los que están en los diarios pueden desaparecer
la persona que amas puede desaparecer.
Los que están en el aire pueden desaparecer en el aire
los que están en la calle pueden desaparecer en la calle.
Los amigos del barrio pueden desaparecer,
Pero los dinosaurios van a desaparecer.

La verdad es que Charly García es el símbolo de la rebeldía —irreverente hasta la anarquía—, del cantor que ha enfrentado las dictaduras militares diciendo en voz alta lo que todos quieren decir y no pueden.

Imagen: La Jiribilla

Una de las más hermosas imágenes es la Charly, con la negra Mercedes Sosa, en el CD DVD Cantora. Se abrazan y se besan, esos dos grandes de Argentina, de la América, tras grabar juntos una de las más hermosas canciones de ese loco-dios argentino.  

 

Desarma y sangra

Autor: Charly García
 

Tu tiempo es un vidrio
tu amor un faquir,
mi cuerpo una aguja
tu mente un tapiz.
Si las sanguijuelas no pueden herirte
no existe una escuela que enseñe a vivir.

El ángel vigía descubre al ladrón
le corta las manos,
le quita la voz,
la gente se esconde

o apenas existe,
se olvida del hombre,
se olvida de Dios.

Miro alrededor,
heridas que vienen,
sospechas que van
y aquí estoy
pensando en el alma que piensa
y por pensar no es alma,
desarma y sangra.

Comentarios

Estoy totalmente de acuerdo charly es un genio, es Dios !!!!!!! AGUANTE CHARLY !!!!! SAY NO MORE !!!!

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato