Declaran al cañonazo de las nueve
Patrimonio Cultural de Cuba

José Armando Fernández • La Habana, Cuba
Viernes, 12 de Diciembre y 2014 (12:24 pm)

El cañonazo de las nueve de la noche, una centenaria tradición de las noches habaneras que tiene por sede la fortaleza San Carlos de la Cabaña, fue proclamado Patrimonio Cultural de la Nación Cubana.

La declaratoria oficial fue entregada durante la ceremonia militar, por Gladys Collazo, presidenta del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, en reconocimiento a la trascendencia universal que ha alcanzado esta práctica, devenida símbolo de la capital cubana.

El tradicional cañonazo de las nueve, se inició en el siglo XVIII cuando desde esa propia fortaleza disparaban una salva para anunciar a los vecinos el momento de cerrar o abrir las puertas de la muralla o la colocación de la cadena que cerraba la entrada del puerto.

En aquel entonces la villa estaba rodeada por una muralla que definía sus límites; de aquella obra quedan algunos tramos en lo que hoy es la Habana Vieja.

Hace más de 300 años que se escucha el cañonazo, el cual también formó parte de una reglamentación militar para los marineros de las flotas españolas, luego alcanzó un valor de uso social y posteriormente se convirtió en una tradición, dijo a la AIN la museóloga Migleidis Escalona.

La especialista explicó que la ceremonia se ha dejado de efectuar en pocas ocasiones, entre ellas durante la II Guerra Mundial y la I intervención yanqui en Cuba, y que además de la fortaleza San Carlos de la Cabaña, se ha realizado desde el barco Infanta Isabel, anclado en la entrada de la bahía durante el siglo XIX.

En cada época la ceremonia se ha desarrollado de acuerdo con las prácticas en uso por parte de los ejércitos español y cubano, sin embargo en la actualidad se utiliza una fantasía militar que imita la técnica de la etapa colonial, agregó Escalona.

La Fortaleza San Carlos de la Cabaña forma parte del sistema de fortificaciones militares que junto al Centro Histórico de la Habana Vieja fueron declarados en 1982 Patrimonio Mundial de la Humanidad.

El reconocimiento del cañonazo como acervo cultural de la nación, evidencia todo lo que se ha hecho en esta institución para preservar la memoria histórica de los cubanos, aseveró Collazo.

Fuente: AIN

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato