El teatro de títeres se adueñó del Premio
de Diseño Rubén Vigón 2014
 

Xiomara González • Cuba
Jueves, 18 de Diciembre y 2014 (12:25 pm)

El enunciado del título es una verdad concreta. La tarde del sábado 13 de diciembre, la hermosa galería Raúl Oliva, del Centro Cultural Bertold Brecht, en la capital, acogió el acto de premiación del Concurso Nacional de Diseño Escénico Rubén Vigón, auspiciado por la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, en el bienio 2013-2014. Mediante una sencilla ceremonia, el jurado compuesto por los diseñadores Violeta López, Carlos Maseda y Nieves Laferté, decidió galardonar en las categorías de escenografía a Cristiane de Armas (Cris Cris), del proyecto “Mujeres fuente de creación”, por su escenografía para la obra Las lágrimas no hacen ruido al caer.

Imagen: La Jiribilla

En el teatro de figuras el trofeo fue para Zenén Calero, diseñador del espectáculo Cuento de amor en un barrio barroco, del matancero Teatro de Las Estaciones, por “la integración en el ámbito escénico de la música en vivo, de manera imaginativa y estrechamente vinculada  al diseño espectacular de la puesta en escena,  dando lugar a una composición  de altos valores plásticos y estéticos con gran maestría en el manejo del color y las texturas”, según aparece en el acta final. En el mismo documento se decidió entregar un premio especial a Christian Medina, de Títeres Retablos, en Cienfuegos, por alcanzar en el montaje La muchachita del mar “la sencillez y multiplicidad de imágenes con un reducido empleo de recursos, el uso impecable del espacio en que el diseñador recrea  atmósferas de gran fuerza expresiva, la utilización  adecuada de materiales y la candidez visual de su propuesta”. Las categorías de vestuario y luces, fueron declaradas desiertas.

Imagen: La Jiribilla

El esperado acto de reconocimiento a los responsables de la imagen teatral en el país, contó con la actuación del dúo de guitarras Contrastes, que ofrecieron un exquisito repertorio de música instrumental nacional e internacional; mientras en la pantalla colocada al fondo del espacio de exhibición, se  proyectaron fragmentos de la revista digital “D” , dedicada al diseño escénico. La segunda salida de este material especializado, fue dedicada al teatro de títeres, incluyendo enjundiosos artículos de maestros, investigadores, críticos y conocedores del arte del retablo; todos ilustrados con bocetos y fotos del trabajo de los creadores citados.

Entre música, imágenes promocionales, saludos, flores y la característica alegría de diciembre, concluyó la más reciente edición del concurso de los diseñadores cubanos, certamen ocupado  esta vez  por la gracia y el misterio de los títeres, un arte de origen milenario que se resiste a desaparecer en plena era tecnológica.
 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato