Arte. Revista Universal:
centenario de su aparición

Cira Romero • La Habana, Cuba

Hace cien años vio la luz Arte. Revista Universal (La Habana, 1914-1921). Comenzó su publicación el 2 de marzo bajo la dirección de Luis A. Mustelier, hijo de Manuel María Mustelier, quien fue un ferviente defensor de la libertad de Cuba y, además, colaborador de publicaciones como El Fígaro, Azul y Rojo y Cuba y América. Su hijo siguió los mismos derroteros del padre e igualmente se vinculó a varias revistas de las primeras décadas republicanas.

Poco tiempo después de fundada asumió la jefatura de redacción Juan J. Remos (1896-1969), por entonces un joven de apenas dieciocho años y quien, con el tiempo, desarrollaría una amplia carrera como profesor y también en la vida política del país. Fue autor de una Historia de la literatura cubana en tres tomos, aparecida en 1945, entre numerosos títulos dados a conocer a lo largo de su vida. Poco después pasó En sus colaboraciones para la revista firmó generalmente bajo el seudónimo El Duque de Saint Simon. El cuerpo de redactores lo integraron, entre otros, el compositor, pianista y pedagogo de origen holandés Hubert de Blanck (1856-1932), que había realizado actuaciones en La Habana en varias oportunidades hasta que, finalmente, se instaló de manera definitiva en 1883. Realizó una notable labor como músico, profesor y fundador de varias instituciones, como la Sociedad de Música Clásica y fundó la revista mensual La Propaganda Musical. El conservatorio que fundó en 1885 fue uno de los más notables de Cuba, que a su muerte fue dirigido por su hija, la compositora y pedagoga Olga de Blanck. Hubert fundó también la Sala Espadero y fue un denodado defensor de la lucha de Cuba por separarse de España. De él expresó Eduardo Sánchez de Fuentes: “El maestro Hubert de Blanck fue el verdadero precursor, el apóstol, que supo descubrir el talento de sus mejores discípulos y forjarlos y encaminarlos dentro de las más puras doctrinas del Arte”. En la revista ahora comentada publicó trabajos sobre músicos europeos relevantes y algunos de carácter teórico sobre apreciación musical. Otros colaboradores fueron Isabel M. Ordext, Evelio Rodríguez Lendián, profesor de historia de la Universidad de La Habana y magistrado de la Audiencia  capitalina, Salvador Salazar, animador del arte teatral en la isla y profesor universitario y Arturo R. de Carricarte, también profesor y autor de una prolífica obra  ensayística, además de ser un empecinado fundador de revistas como Helio, El Mundo Artístico, Revista Martiniana, Revista Crítica y El Dictamen, estas dos últimas de Veracruz.

En sus primeros tiempos Arte fue una revista dedicada fundamentalmente a asuntos artísticos relacionados con la música, la pintura, aunque siempre dio cabida en sus páginas a trabajos de carácter literario hasta que, de manera definitiva, se convirtió en una revista literaria en la que aparecieron poesías, cuentos, críticas y otros trabajos debidos a una nueva hornada de escritores que se fueron incorporando a la vida cultural del país, aunque dedicaron espacio a notas sociales y a los deportes. Muchos colaboradores notables, o que lo serían posteriormente, poblaron sus páginas: el dominicano asentado en Cuba Max Henríquez Ureña, Manuel Márquez Sterling, el historiador y novelista Emilio Bacardí, Fray Candil (seudónimo de Emilio Bobadilla), Enrique Serpa. Emilia Bernal, Bonifacio Byrne, Ciana Valdés Roig y Gustavo Sánches Galarraga, entre otros.

De la camagüeyana Emilia Bernal (1884- 1964) publicaron poemas que posteriormente incluyó en su libro Alma errante (1916), caracterizados por su inspiración romántica y, según FélizLizaso y José Antonio Fernández de Castro, quienes la incluyeron en su antología La poesía moderna en Cuba (1882-1925), sus composiciones acusaban “finura y levedad en la expresión, aún en los temas más propicios al desbordamiento de sentimentalismos trillados”. Posteriormente su voz lírica evolucionó hacia nuevos rumbos hasta aproximarse a las inquietudes de los poetas entonces considerados novísimos. Uno de sus poemas incluidos en esta revista fue el titulado “En la noche del sendero”, de estirpe neorromántica:

    « ¡Dame aceite de tu odre
para la lámpara mía,
para mi lámpara pobre
que está de aceite vacía».
    Me dijo desde distante
un hombre que iba ambulante
por un angosto sendero.
Yo me detuve, y amante
le di aceite al caminero.
    Y acompañé al solitario,
que marchaba tardíamente,
por aquel largo calvario,
mientras que mi lampadario
se apagaba lentamente.
    «Dame aceite de tu odre
para la lámpara mía,
para mi lámpara pobre
que está de aceite vacía!
    ¡Dame aceite, caminero!»
con mi voz, que suspiraba
detenida en el sendero,
dulcemente repetía…
Y él, en tanto, se alejaba…,
se alejaba… y se reía…

Del cardenense Emilio Bobadilla, Fray Candil (1862-1921), novelista, y uno de los críticos literarios más ácidos de esos años, sobre todo de la poesía,  lo cual le proporcionó no pocas reyertas públicas e, incluso, duelos, dieron a conocer composiciones como la titulada “La campana”, que de haber sido escrita por otro poeta seguramente hubiera recibido de Bobadilla una reprobación total. Dice el autor del poemario Vórtice:

¡Oh campana lenta como la agonía,
cuánta poesía
brindas al ensueño que a tu voz despierta,
a tu voz que canta la melancolí
y el silencio tibio de la tarde muerta!
¡Con tañido alegre, gutural y grave
al nacer nos cantas y al morir nos lloras,
como canta el ave
a soles difuntos y a nuevas auroras;
y aun después de muertos, con dolientes sones,
en las pensativas, solitarias horas,
piedad por nosotros, de los corazones,
de los corazones contritos, imploras!

Al parecer la revista desapareció con el número correspondiente al 1º de marzo de 1921, tras  siete años de ininterrumpida labor, lo cual, para la época, era una verdadera hazaña, pues las revistas de esta naturaleza aparecían y desaparecían rápidamente por falta de apoyo económico. En el centenario de su aparición Arte. Revista Universal merece nuestro reconocimiento.

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato