Henri Djombo, un escritor congolés en Cuba

Pedro de la Hoz • La Habana, Cuba

Aunque viajó este diciembre a la isla al frente de una misión gubernamental, Henri Djombo halló espacio en su agenda para encontrarse con sus colegas y abrir una ruta para el necesario intercambio de los autores de su país, la República del Congo, con los que habitan y crean en Cuba.

“Debemos conocernos mucho mejor y explorar lo que cada cual tiene que decir ante las complejidades del mundo actual. Tendremos que superar distancias y aproximarnos a partir de las raíces que nos unen, pero sobre todo de las perspectivas por influir desde la literatura en el respeto a la dignidad humana y el estímulo a la imaginación”.

Imagen: La Jiribilla

Desde 1997 Djombo ocupa un puesto en el gabinete de su país, ahora como Ministro de Economía Forestal. Integra el Buró Político del Partido Congolés del Trabajo. En su gestión ministerial destaca la política de manejo responsable de los recursos naturales y la protección al medio ambiente, áreas en los que es reconocido como una de las más prominentes personalidades africanas.

Pero también es uno de los escritores de mayor calado en la literatura congolesa contemporánea, con una obra que abarca la novela, la poesía y la dramaturgia.

Nativo de la región de Likouala, donde nació hace 62 años, se nutrió de la rica tradición oral de sus coterráneos, a la vez que desarrolló u apasionado interés por la lectura de los clásicos de la francofonía. De ahí que su creación se distinga tanto por su rigor formal como por un vuelo poético que se expresa en tramas imaginativas que desbordan los cánones del realismo.

Imagen: La Jiribilla

Su novela más reconocida, El muerto viviente (2000) es una  buena muestra de ello. Narra las peripecias de José, un ciudadano común de un ficticio estado africano en el que la justicia se ha pervertido al punto que es acusado de un delito que no cometió. Su descenso a los infiernos de la tortura solo lo disminuyen físicamente, mientras su espíritu se separa del cuerpo y actúa con independencia, como para permitirle un encuentro con el enajenado jefe de estado que no tiene la menor noción delos que ocurre a su alrededor.

Otra novela suya, Morirás en diez días, publicada este 2014, guarda cierta relación con la trama de Crónica de una muerte anunciada, de Gabriel García Márquez. En la obra de Djombo un empresario congolés exitoso recibe una carta anónima en la que le dicen que dentro de diez días morirá. Entonces se encierra en una habitación y corta todo vínculo con la vida real, mientras repasa lo que ha sido y lo que pudo ser en una retrospectiva donde no faltan elementos fantásticos.

“Pienso que la literatura de mi país y la africana en general —afirmó Djombo en La Habana— debe defender su originalidad sin que por ello deje de orientarse hacia los problemas sociales. No hace falta hacer concesiones para llegar a públicos más amplios. No se puede subestimar al lector”.

En su condición de presidente de la Unión de Escritores y Artistas Congoleses, Djombo mostró interés por estrechar vínculos con la UNEAC en diálogo con el poeta Miguel Barnet. Aquí supo cómo Cuba es el país de América latina donde mayor cantidad de autores africanos han sido publicados, por lo que albergó la esperanza de que nuevas traducciones acerquen la literatura congolesa a los lectores cubanos de hoy. 

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.

Más información sobre opciones de formato